UNIVERSIDAD › LA DEMORA DE LOS ESTUDIANTES EN EL PRIMER AñO DE LA UBA

El largo camino del CBC

La universidad evaluó los resultados del Ciclo Básico Común y encontró que, a tres años de comenzar a cursar, sólo concluye el 65 por ciento de los alumnos. Proponen fortalecer la orientación.

 Por Julián Bruschtein

“Nos sorprendió el tiempo que demora gran cantidad de estudiantes en terminar el Ciclo Básico Común: tres años. Este es un problema serio que estamos tratando de mejorar”, dijo la secretaria académica de la UBA, Edith Litwin. La universidad realizó un estudio sobre el CBC para evaluar sus resultados y observar posibles mejoras. Los especialistas buscarán imprimirle una mayor profundidad en el aspecto de la orientación vocacional y la articulación con la enseñanza media. No se lo institucionalizará con estructuras formales, pero intentarán resolver este año la problemática de los docentes que reclaman un espacio de representación en el gobierno (ver aparte).

“No es tanto el problema de la deserción, sino más bien el tiempo real de cursada, que no es el tiempo teórico. Muchos estudiantes demoran tres años en finalizar el CBC. Esto sí es una dificultad”, contó Litwin, que está a cargo del área académica del rectorado de la UBA. Según el informe al que tuvo acceso este diario, de un total de 42.930 alumnos con actividad académica, inscriptos para cursar el ciclo básico en 2005, a marzo de 2008 sólo el 65 por ciento había finalizado su cursada en el ciclo básico. El programa de estudios prevé que la cursada de las seis materias del CBC se realice en un año. Pero “el promedio nos da un año y medio, casi dos años, para que finalicen la cursada, pero el tiempo real es de tres años”, agregó Litwin.

Creado en 1984 por el Consejo Superior mientras se normalizaba la actividad académica luego de la dictadura, el CBC fue concebido como el primer año de todas las carreras de la UBA, una instancia de formación y articulación entre la enseñanza media y los estudios universitarios. De aquel tiempo hasta ahora se crearon facultades nuevas y el ciclo básico se fue adecuando a las novedades académicas. Entre sus objetivos se encontraba trabajar fuertemente sobre la orientación vocacional de los aspirantes durante la cursada para que pudieran cambiar de carrera y no perder tiempo de estudio, ni las materias, una dificultad que para Litwin es “muy frecuente, porque los jóvenes de entre 17 y 18 años, en general, no tienen una clara decisión vocacional. En este momento los profesores del CBC están abocados a una revisión curricular importante donde se reúnen en las direcciones de departamento en la búsqueda de la actualización” de los contenidos pedagógicos.

La problemática que surge del informe, Litwin la ubica en que “el oficio de alumno los estudiantes lo adquieren lentamente. Sin duda, la puerta de entrada a la vida universitaria es una instancia que cuesta asimilar”. Como contraste, después de los primeros años de la carrera, una vez que el alumno se aclimata a los tiempos del estudio universitario “la tendencia se revierte”. La población anual del primer ciclo promedia los 100 mil estudiantes, de los que el 60 por ciento son nuevos inscriptos y el 40 restante alumnos remanentes. La articulación con la escuela media es central en el abordaje del tema, porque “el curso cada vez requiere una mayor conexión con la escuela media –explicó la funcionaria–. Por eso, una de las conclusiones es que lo más importante del CBC es enseñarle a los chicos a estudiar, a generar una línea de pensamiento, de procesos analíticos, a entender lo que es la perspectiva crítica”.

Uno de los puntos que detallan en el documento los especialistas indica que para mejorar el funcionamiento del CBC hace falta “asesorar a los docentes en la valoración de las tutorías para contribuir a mejorar la retención” de los alumnos y evitar la deserción. La secretaria académica explicó que las tutorías “generan un vínculo de nuevo tipo que les permite sentirse más orientados con la prosecución de sus estudios a los alumnos”. Los programas tutoriales ya están en funcionamiento en el CBC y también en algunas facultades. En los últimos años se ha sumado un refuerzo importante en esta práctica a través de programas que impulsa el gobierno nacional. En ese sentido, para Litwin es fundamental el aporte de las nuevas tecnologías: “A través del correo electrónico o de los foros se implementan con facilidad vínculos de distinto tipo, no presencial, pero con seguimiento personalizado”.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.