UNIVERSIDAD › EL PRIMER OBSERVATORIO DE GEODESIA LATINOAMERICANO FUNCIONA EN LA PLATA

Una lupa sobre el planeta

El Observatorio de Geodesia fue desarrollado por el Conicet y la Agencia de Cartografía de Alemania. Su objetivo es aportar datos de alta precisión sobre la Tierra para el estudio de procesos geodinámicos. También buscará atraer a jóvenes hacia la disciplina.

Etimológicamente, la palabra geodesia significa “medir la tierra”. La medición del planeta vivo y siempre cambiante en el que vivimos y el registro de sus variaciones resultan fundamentales si de entender sus dinámicas y mejorar la relación con los seres que la habitan se trata. En pos de este objetivo, y a los fines de generar datos desde diferentes puntos de la Tierra que puedan integrarse a una red de información global, fue inaugurado en el Parque Pereyra Iraola, en La Plata, el Observatorio ArgentinoAlemán de Geodesia (AGGO, por sus siglas en inglés). Este observatorio, que surge de la cooperación entre el Conicet y la Agencia Federal de Cartografía y Geodesia de Alemania (BKG), es el único de Latinoamérica y uno de los pocos del hemisferio sur. Tendrá como misión proporcionar datos geodésicos de tiempo, espacio y gravitación de muy alta precisión para el estudio de los procesos geodinámicos y, al mismo tiempo, buscará atraer a jóvenes estudiantes hacia esta ciencia.

Según explicó el coordinador científico general del proyecto, el doctor en Astronomía Claudio Brunini, la geodesia tuvo en nuestro país tres etapas históricas. Una primera etapa, a finales del 1800, cuando la Argentina empieza a consolidarse como una república federal y tiene necesidad de cartografiar el territorio, de elaborar mapas. La segunda etapa tuvo lugar durante la década de 1990 y se relaciona con las grandes transformaciones socioeconómicas que se produjeron entonces en todo el mundo. En particular, responde al hecho de que el territorio adquirió un valor más significativo como bien, como recurso no renovable, e hizo que los gobiernos comenzaran a demandar más información espacial. En ese momento, la idea tradicional de mapa se modificó y pasó a ser una base de datos diseminada en Internet, a la que se podía acceder desde diversos dispositivos electrónicos. La geodesia se convirtió entonces en el soporte de esa infraestructura de datos espaciales. La tercera etapa, que es la que vivimos actualmente, tiene que ver, según Brunini, con la posibilidad de lograr a partir de instrumentos geodésicos de alta sensibilidad como los que se instalaron en el nuevo observatorio medir el cambio global, producir información para “auscultar” el planeta. “El cambio del clima es probablemente la manifestación más conocida, pero no es sólo el clima lo que cambia en la Tierra. Nuestro planeta está vivo: los océanos se mueven, hay terremotos, volcanes, tormentas. Y también está vivo en otro sentido: está vivo porque está habitado por seres humanos que vivimos y queremos seguir viviendo y nos estamos dando cuenta de que tenemos que entender mejor a nuestro planeta para mejorar la relación”, redondeó Brunini.

En ese plan se enmarca AGGO, que es la contribución conjunta de Argentina y Alemania a la red internacional de instrumentos geodésicos que soporta la infraestructura global de datos espaciales y contribuye a monitorear los procesos tectónicos y de cambio. El observatorio fue desarrollado y construido en Alemania con una inversión de 20 millones de euros, en tanto que las obras de infraestructura fueron abordadas por el Conicet con una inversión cercana a los 10 millones de pesos.

El observatorio reúne todas las técnicas de medición de la geodesia moderna. “Los más conocidos son los instrumentos GPS, pero además hay un radiotelescopio que permite observar objetos astronómicos muy lejanos y hay un telescopio láser que permite mediante pulsos láser medir usando satélites artificiales. Hay instrumentos de gravimetría, que miden la gravedad de nuestro planeta y relojes atómicos de altísima precisión”, detalló Brunini.

Si la pregunta que surge a partir de la atención al instrumental del observatorio es ¿cómo puede medirse la Tierra proyectando la mirada hacia el espacio?, el coordinador científico del proyecto lo explica de un modo simple: “Si queremos estudiar el cambio, si algo cambia, hay que decir con respecto a qué cambia. La idea de cambio alude directamente a algo que no cambia, que es la referencia. Y en la Tierra no hay nada que no cambie, entonces tenemos que buscar lo que está quieto en el universo”.

La operación del observatorio estará a cargo de un plantel de cuatro científicos (dos aportados por el Conicet y dos alemanes), cinco ingenieros y ocho técnicos (todos del Conicet), radicados en el observatorio y con dedicación de tiempo completo. Estarán en estrecha cooperación con los organismos internacionales que operan observatorios similares en otras partes del mundo, todos bajo la coordinación de la Asociación Internacional de Geodesia.

Para convertir los datos generados en productos útiles para la infraestructura de datos espaciales del país, el AGGO trabajará junto al Instituto Geográfico Nacional y otros organismos del Estado involucrados en la generación y administración de información. Por último, para procesar esos datos y hacer aportes a la comunidad científica nacional e internacional, el observatorio se apoyará en una red de investigadores del Conicet –que son también docentes de la Universidad Nacional de La Plata– y becarios.

El presidente de la Agencia Federal de Cartografía y Geodesia de Alemania (BKG), Hansjörg Kutterer, presente en la inauguración que se realizó a fines de julio, manifestó: “AGGO es una estación que por su equipamiento y ubicación será un elemento sustancial de la geodesia mundial. Estamos contentos de haber encontrado en el Conicet un socio que aprecia la importancia de la geodesia, que es la medición y proyección de la superficie de la Tierra, aggiornándola a la época y a los cambios sustanciales que introducen los avances tecnológicos”. El ministro de Ciencia, Lino Barañao, señaló entonces que el nuevo emprendimiento “es una muestra clara del apoyo que tiene la ciencia aquí en Argentina y la importancia que le asigna nuestro país a la colaboración internacional”.

Compartir: 

Twitter
 

El AGGO reúne desde instrumentos GPS y de gravimetría hasta un radiotelescopio y un telescopio láser.
 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.