UNIVERSIDAD

MEDICINA

Para reclamar un refuerzo presupuestario urgente y un plan de infraestructura, la Facultad de Medicina (UBA) cumplió ayer una jornada de protesta, a puertas cerradas y sin actividades académicas. El desencadenante del reclamo fue el estado en que se encuentra el edificio central de la facultad, sobre Paraguay al 2100, con graves problemas de infraestructura que afectan a los ascensores, las redes de gas y de agua, el sistema eléctrico, entre otras áreas, como se informó el viernes pasado. El decano de Medicina, Alfredo Buzzi, dio ayer una conferencia de prensa con el propósito de “concientizar a las autoridades universitarias, gubernamentales y a la sociedad toda, para solicitar la correspondiente asistencia”. El centro de estudiantes se sumó al reclamo y llamó a firmar un petitorio “por la salud de la universidad pública” y “por un presupuesto digno”. “En estas condiciones edilicias y ante la falta de nombramientos docentes no podemos seguir trabajando”, advirtió, a su vez, el gremio docente AGD. El malestar en la facultad es muy grande y se expresó en las últimas semanas con asambleas de docentes y alumnos. En comunicación con Página/12, un investigador señaló que, pese a la restauración este martes del servicio de gas, permanecen las dudas sobre la condición de las instalaciones, averiadas al menos desde diciembre: “La verdad que es riesgoso para uno entrar todos los días al edificio sabiendo que hay una pérdida y que las autoridades están dispuestas a poner gas sin habilitarlo”.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.