EL PAíS › REUNION ENTRE DE VIDO Y CEBALLOS POR LAS VIVIENDAS

Que el agua no llegue al techo

Las organizaciones sociales kirchneristas le reprochan al ministro de Planificación que privilegia a las empresas privadas para la construcción de viviendas. La pelea tiene trasfondo político.

 Por Martín Piqué

Fue hace una semana. Al costado de la Plaza de Mayo, detrás de las vallas que había colocado la Federal sobre la calle Hipólito Yrigoyen, se veían unos cuatro mil manifestantes con banderas. Eran militantes de Barrios de Pie. Se habían juntado allí para protestar por la discriminación que, según ellos, sufren las organizaciones sociales en general, y Barrios de Pie en particular, en la creación de cooperativas de viviendas. La protesta no pasó desapercibida dentro del kirchnerismo. Era la primera vez que una organización que adhiere al Gobierno se movilizaba contra un funcionario, nada menos que el ministro de Planificación, Julio De Vido. Aquel hecho pasó, pero los tironeos siguieron esta semana: anteayer se reunieron De Vido y el dirigente de Barrios de Pie, el subsecretario de Capacitación y Organización Popular, Jorge Ceballos, para intentar salvar las diferencias. “Se abrió un compás de espera, nada más”, comentó a Página/12 uno de los participantes de la reunión.

La movilización del jueves 6 de julio reflejó un hecho inédito en el gobierno de Kirchner. Muchos manifestantes que hace menos de dos meses participaron del acto del 25 de mayo se juntaron frente al Ministerio de Planificación para protestar por la política de construcción de viviendas. Según Ceballos, el Gobierno privilegia a las empresas privadas en la ejecución de las obras. “A las organizaciones sociales nos pagan 35.600 pesos por cada casa. A las empresas, en cambio, 48 mil”, reclamó. No fue la única crítica del funcionario y dirigente de Barrios de Pie. También cuestionó “la demora en el desembolso de fondos” para las cooperativas y reclamó que las obras, una vez finalizadas, no sean entregadas por los intendentes. “Usufructúan el esfuerzo de los trabajadores”, advirtió.

Desde el Ministerio de Planificación aseguraron que las viviendas del Plan Federal construidas por empresas privadas son un 18 por ciento más baratas que las que levantan las cooperativas de desocupados. Según Planificación, a pesar de que el costo total por cada casa es superior en el caso de los privados (52 mil a 35 mil), la vivienda que construyen las empresas es de 55 metros cuadrados, mientras que la de las organizaciones sociales tienen 44 metros. Hasta aquí los argumentos de ambas partes en lo que parece una discusión sobre políticas públicas. Pero la movilización de la semana pasada a Planificación –que no fue la primera, diez días antes hubo otra que pasó desapercibida– obedece también a otras causas.

Desde Barrios de Pie vienen reclamando mayor participación en la coalición oficialista que se prepara para 2007. “Si nosotros somos aliados queremos que nos traten como aliados. Y si no, bueno, nos consideramos con libertad de acción”, fue el argumento que Ceballos y Humberto Tumini, dirigente de Libres del Sur, le plantearon hace una semana al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, en la Casa Rosada. En la visión de Barrios de Pie, algunos hechos recientes revelan que hay una decisión de “no dejar crecer a las organizaciones sociales”. Se refieren, por ejemplo, a la decisión de dejar en manos de los gobernadores la logística del acto del 25, como también a la negativa que recibió Evo Morales cuando propuso hacer un acto en la cancha de Boca con la comunidad boliviana y las organizaciones. Kirchner contraofertó con un acto en Hurlingham.

Una primera señal de cómo procesaba Barrios de Pie los acontecimientos quedó a la vista en un editorial de la revista de Libres del Sur firmada por Tumini. Allí planteó una lista de cuestionamientos que comienzan con la “incorporación” de Luis Barrionuevo y Ramón Saadi al kirchnerismo, continúa con la posible candidatura de Daniel Scioli a jefe de Gobierno, sigue con la crítica a que los protagonistas del acto con Evo hayan sido “intendentes ¿ex duhaldistas?” y se extiende con una crítica a “la política de Planificación para la construcción de viviendas populares”.

“A nosotros no nos parece que, con el argumento de no debilitar al gobierno de Kirchner, haya que barrer la basura debajo de la alfombra”,argumenta Tumini. Entre los dirigentes de las demás organizaciones que adhieren al kirchnerismo hay una combinación de crítica y comprensión. Luis D’Elía fue uno de los más críticos: “Barrios de Pie no tiene abierto ningún expediente de tierras en la Subsecretaría. Y les quiero recordar algo que decía Jauretche: ‘Cuando me peleo con Perón no me paso al bando del enemigo, sino que me corro’”.

Otro dirigente del sector que pidió resguardar su identidad reconoció que hay miradas distintas en la política de viviendas. Aunque subrayó que las diferencias van más allá. “El Gobierno no quiere avanzar más con cooperativas, prefiere las licitaciones con las empresas. Los costos son bastante parecidos, lo importante es si podemos hacer que crezca el trabajo y la organización popular. Entre Barrios de Pie y De Vido nunca hubo buena sintonía. En el kirchnerismo tenemos que acostumbrarnos a que puede haber disenso entre nosotros. Y que se puede movilizar y al mismo tiempo tener propuestas para el Estado”, aseguró el dirigente, un habitual interlocutor de Kirchner cuando de organizaciones sociales se trata.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Planificación Julio De Vido y el subsecretario de Capacitación, Jorge Ceballos.
Imagen: DyN & Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.