UNIVERSIDAD › JUAN CARLOS VIEGAS RENUNCIO Y FUE REEMPLAZADO POR HECTOR PASTORINO

Final anunciado para el rector del Pelle

A seis meses de ser designado en el Pellegrini, tras las amenazas de bomba y mientras persistía el malestar interno, Viegas dejó el rectorado de la escuela. El rector de la UBA nombró a una persona de su confianza. Crisis en la universidad.

 Por Julián Bruschtein

Y la historia llegó a su fin para Juan Carlos Viegas. Después de seis conflictivos meses designado como rector de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, el contador presentó ayer su renuncia ante las autoridades de la Universidad de Buenos Aires (UBA). El rector de la UBA, Rubén Hallú, la aceptó y nombró a Héctor Oscar Pastorino, un hombre de su confianza, como reemplazante. Después del malestar que había generado en la comunidad académica el nombramiento de Viegas, la noticia de su salida fue bien recibida, aunque un sector de los padres, docentes, no docentes y estudiantes exigió también que se desplace a vicerrectores y preceptores que acompañaron a Viegas durante su corta gestión. Como coletazo, la crisis del Pellegrini abrió heridas en la cúpula de la UBA: el rector Hallú le pidió la renuncia a la titular de la Secretaría de Asuntos Académicos, el único espacio que el centroizquierda de la universidad tiene en el gabinete del rectorado (ver aparte).

“Viegas presentó este jueves su renuncia al cargo de rector entendiendo que finalizó un ciclo en su aporte al establecimiento”, informaron desde el rectorado de la UBA. El inicio de su paso por la escuela tampoco había sido halagüeño: todavía se recuerda la imagen de Viegas intentando infructuosamente ingresar al edificio en el mes de junio, mientras era increpado por los estudiantes que mantenían el colegio tomado. La renuncia formal fue aceptada por Hallú ad referéndum del Consejo Superior.

El alejamiento del ahora ex rector “no nos sorprendió, porque era algo que veíamos inevitable. Pero ahora se tienen que ir con él las personas que trajo con su gestión”, aseguró el profesor Julio Bulacio, integrante de la comisión interna de la AGD, uno de los gremios docentes que funcionan en el colegio. La Ctera, el otro sindicato con representación entre los profesores, se proclamó en “estado de alerta y movilización”: el delegado Marcelo Creta afirmó que ignoraba “cuál será a partir de ahora la política del rectorado para resolver la crisis”, y aseguró que el gremio “respalda a los dos vicerrectores que creemos debieron haber sido designados en reemplazo de Viegas”.

El conflicto en el colegio comenzó cuando las autoridades de la UBA resolvieron elegir en mayo nuevos rectores para los colegios preuniversitarios, ante la caducidad de los mandatos. En el caso del Pellegrini, se decidió reemplazar a Abraham Gak, quien llevaba catorce años al frente de la escuela. Como parte de los acuerdos de reparto de espacios alcanzado por las autoridades de la universidad, el rectorado de la escuela con orientación comercial correspondía a la Facultad de Ciencias Económicas. De allí surgió el nombre de Juan Carlos Viegas, quien había ejercido en esa casa como vicedecano.

La designación fue ampliamente resistida por docentes y estudiantes del Pellegrini. Un proceso menos conflictivo se vivió en el otro colegio de la UBA, el Nacional de Buenos Aires, donde fue nombrada como rectora Virginia González Gass. Pero en el Pellegrini, los estudiantes, con el apoyo de un grupo de padres, docentes y no docentes, mantuvieron una toma del edificio ubicado sobre Marcelo T. de Alvear al 1800 por más de veinte días, hasta que se firmó un acta-acuerdo entre la UBA y los representantes de las comunidades académicas de ambos colegios. Pese a aquel acuerdo, la situación nunca se normalizó en la escuela. Para peor, durante los últimos dos meses se sucedieron casi sesenta amenazas de bomba, con la consecuente y repetida evacuación del colegio. Además, a fines de octubre hubo gresca en el bar de la escuela, que terminó con algunos alumnos heridos y con preceptores acusados.

Tras el traspié de Viegas, el nuevo rector, Héctor Pastorino, llegó de la mano del rector de la UBA, con quien ya había trabajado en la formación de docentes en la Facultad de Ciencias Veterinarias, cuando Hallú era decano. Pastorino cumplió 50 años como maestro normal y ocupó cargos directivos y de supervisión en establecimientos públicos de enseñanza desde 1968 hasta 2004. Según informó la UBA, acumula experiencia en la gestión pública: fue supervisor general de Educación de la Secretaría de Educación porteña entre 1983 y 1984, y director general de Educación del mismo distrito desde 1994 hasta 1995.

Ahora fue elegido para intentar entablar un diálogo entre los distintos sectores de la comunidad escolar y destrabar la situación interna del Pellegrini. “A mí me designaron rector, pero yo digo ‘transitorio’, porque pongo un término cuando se ponga en funcionamiento el Consejo Resolutivo”, aseguró ayer en sus primeras declaraciones. Se refería a uno de los puntos del acta-acuerdo firmada a mitad de año: crear consejos de cogobierno, con participación de docentes y alumnos. El proyecto pedagógico puesto en marcha por Gak fue uno de los puntos centrales que los padres defendieron desde el inicio del conflicto: Pastorino afirmó que el proyecto “ya está instalado y forma parte de la escuela y tendrá que continuar en las nuevas condiciones institucionales. Nada vuelve a foja cero –agregó–. Esta crisis trae aparejado un cambio institucional importante”. Destacó que su paso por el Pellegrini será “una parte más de mi lucha por la escuela”.

Esta semana, el Consejo Superior de la UBA aprobó la titularización de los docentes y auxiliares con más de cinco años de antigüedad, uno de los puntos que contiene el acta firmada a mitad de año. En la negociación paritaria había intervenido directamente Pastorino. Entre sus primeras medidas, ayer confirmó que el martes se reunirá el Consejo Asesor del Pellegrini “para tratar la carrera docente y el reglamento de concursos” y mantendrá también reuniones con las “entidades gremiales de la escuela para unificar criterios en relación con diversos proyectos”.


Compartir: 

Twitter
 

En la escuela fue bien recibida la dimisión de Viegas. Se pidió también la salida de sus colaboradores.
Imagen: Bernardino Avila
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.