EL PAíS › INFORME DE ALBERTO FERNANDEZ EN LA CAMARA BAJA

Una visita de lo más apacible

En su último informe como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, Fernández defendió los logros de la gestión y criticó a Macri y a Carrió. Justificó la necesidad de mantener la emergencia económica para que no aumenten las tarifas.

 Por Miguel Jorquera

El resultado electoral convirtió a la sesión informativa de ayer, en la Cámara de Diputados, en la más apacible visita del jefe de Gabinete al Congreso. “Estoy orgulloso de haber sido el jefe de ministros del presidente que cambió el país”, dijo Fernández después que recibió las felicitaciones de varias bancadas por el triunfo del oficialismo en las elecciones presidenciales de octubre. Repasó los cuatro años de gestión de Néstor Kirchner, aseguró que “los argentinos hemos elegido a la mejor candidata” y que el gobierno de Cristina Fernández “seguirá con la misma política”. No faltó una larga lista de cuestionamientos opositores, a los que Fernández refutó con duras críticas a Mauricio Macri y Elisa Carrió. Y sostuvo la necesidad de mantener la emergencia económica para que no se dolaricen las tarifas de las empresas de servicios públicos.

“No somos un gobierno que se disfraza de mítico y pobre, en medio de la frivolidad que reina en muchos otros lados”, argumentó el jefe de Gabinete para luego afirmar que Kirchner logró “una revolución porque hizo lo que dijo que iba a hacer y actuó con lo que nos comprometimos”. Fernández ingresó al recinto con su brazo en alto para responder a los aplausos de la bancada oficialista. Los diputados del Frente para la Victoria ya habían aplaudido cuando el tablero electrónico marcó 129 diputados presentes, el quórum necesario para comenzar la sesión, aunque muchas de sus propias bancas estaban vacías.

Repasó, “porque la fecha lo amerita”, los cuatro años del gobierno de Kirchner a modo de balance. Esta fue la última vez que rendirá cuentas al Parlamento como jefe de ministros de Néstor, aunque volverá el año que viene para defender desde el mismo cargo el gobierno de Cristina.

Antes, Fernández había recordado los números macroeconómicos de la gestión de Kirchner, comparándolos con los guarismos de cuando asumió. Aunque luego justificó la prórroga de la Ley de Emergencia Económica en la capacidad negociadora que otorga la norma en la renegociación de los contratos con las privatizadas. “Muchos de esos contratos tienen tarifas en dólares, si éstas se disparan perjudicarían a mucha gente”, esgrimió. También recurrió a la metáfora religiosa que el Presidente utilizó durante su mandato cada vez que se refirió a la situación del país. “El camino que hemos recorrido va desde el infierno al purgatorio, aunque ahora el Papa y la Iglesia ponen en duda su existencia. Todavía tenemos que pagar algunos pecados menores y todos estamos con la lupa para ver si San Pedro nos abre la puertas del cielo”, afirmó con una sonrisa.

El balance incluyó otros “logros” del Gobierno. Enumeró la anulación de las leyes de perdón que abrió los juicios a los genocidas en la Justicia ordinaria para que “las sentencias caigan sobre ellos”, y nombró los casos del ex policía Miguel Etchecolatz y del ex capellán Christian von Wernich.

Cuestionario

El reconocimiento del triunfo oficialista en las elecciones desarticuló el intento de un grupo opositor de faltar a la sesión y hasta disminuyó el tono de las críticas de las bancadas opositoras. Minutos antes de la sesión, funcionarios de la Jefatura de Gabinete repartieron a los diputados un libro con cientos de páginas con las respuestas de Fernández a cientos de preguntas formuladas con un mes de antelación y por escrito.

Eduardo Macaluse y Fernández reprodujeron un diálogo calcado al que mantuvieron en abril. El jefe de la bancada del ARI Autónomo insistió en el cambio de metodología de los informes: conservar el cuestionario por escrito y ampliar con preguntas y repreguntas aspectos puntuales de temas consensuados previamente “para no hacer una competencia de discursos”. Fernández volvió a acceder, pero dejó el tema en manos de la Cámara, que nunca discutió las modificaciones al sistema.

Algunas de las preguntas se reformularon desde las bancas. Los macristas Federico Pinedo y Paula Bartol pidieron “neutralizar la emisión monetaria” y “liquidar la inflación”, expresaron su “preocupación por la falta de respeto a las instituciones”. Muchas de las cosas que Fernández planteó como logros, ellos lo enrolaron en las críticas como la modificación del Consejo de la Magistratura, el manejo del presupuesto y los superpoderes.

Los radicales Miguel Giubergia, Fernando Chironi y Silvana Giudici armaron un rosario de reclamos. La lista incluyó prórroga de la Ley de Emergencia con los actuales indicadores económicos y la “interminable” renegociación de los contratos con las empresas concesionarias de servicios públicos. También pidieron que el Parlamento discuta el destino que se le asignará al incremento presupuestario de 2600 millones de pesos que generará el aumento a las retenciones agropecuarias. La legisladora porteña sumó el traspaso a la ciudad de la Policía Federal con su presupuesto y la limpieza del Riachuelo. Chironi, repasó los casos de “corrupción” como Skanska y el grupo Greco.

“Que el 34 por ciento de la población se mantenga en la pobreza y en la indigencia no enorgullece a nadie”, marcó Macaluse. Recordó los hechos de corrupción y pidió una nueva discusión de la coparticipación federal, antes de reclamar unos 400 millones de pesos en ATN para que la gobernadora arista de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, pueda hacer frente a los salarios de diciembre ante el “desastre económico que deja la administración del PJ”.

Fernández tuvo respuesta para todo y la palabra final. El jefe de Gabinete se fue satisfecho. La oposición, de nuevo, decepcionada.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, presentó su último informe de Diputados.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.