CIENCIA › DOBLE HELICE

Universidad, ciencia aplicada y tecnología

 Por Eduardo N. Dvorkin*

La universidad no es el ámbito natural de un desarrollo tecnológico, pero en el mundo es común que empresas financien programas en las universidades.
- ¿Le conviene a una universidad hacer ciencia aplicada “por encargo”?
La ciencia “por encargo” no debe anular a la ciencia basada en la curiosidad pues estancaría el desarrollo científico. Pero la investigación “por encargo” propone desarrollos científicos novedosos, y formaliza relaciones ciencia-tecnología que tienen un alto potencial para incrementar el valor agregado de la producción nacional. El éxito de la transferencia de conocimientos universidad-empresa se basa en el trabajo conjunto de los científicos de la universidad y los científicos-tecnólogos de la empresa.
- ¿Cómo se negocia la relación económica universidad-empresa?
Como primer paso la empresa debe financiar los recursos utilizados por la universidad. También un desarrollo “por encargo” debe siempre servir para sustentar a becarios de grado y doctorado.
La publicación de los resultados es un tema urticante para las empresas, y un posible equilibrio se puede lograr asegurando la libertad de publicar previa espera del tiempo necesario para no inhabilitar una posible patente y asegurando la no publicación de datos concretos propiedad de la empresa.
De desarrollarse una patente, se puede usar el esquema utilizado por el MIT: la propiedad de la patente es de la universidad que, por su parte, se obliga a licenciar su uso y otorgar a la empresa que financió el desarrollo derechos prioritarios en la negociación del licenciamiento.
- Las objeciones ideológicas.
Suele parecer que este esquema significa poner recursos universitarios al servicio de las empresas privadas más poderosas, lo que es objetable. Sin embargo, el argumento es falaz pues las empresas, lo que no hagan en el país lo harán en el exterior y el país perdería puestos de trabajo de alta calificación, la posibilidad de desarrollar internamente conocimientos, habilita el giro de divisas al exterior y fomenta la emigración de materia gris. Todo termina siendo funcional al argumento neoliberal de que Argentina debe especializarse en commodities y productos de baja tecnología y no en desarrollos tecnológicos de base científica.

* Doctor en Ingeniería.

Compartir: 

Twitter
 

 
CIENCIA
 indice
  • DIALOGO CON EL BIOQUIMICO E. CECCARELLI
    Proteínas en su salsa
    Por Leonardo Moledo
  • DOBLE HELICE
    Universidad, ciencia aplicada y tecnología
    Por Eduardo N. Dvorkin

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.