SOCIEDAD › UNA SOBREVIVIENTE DICE QUE IDENTIFICO AL QUE TIRO LA BENGALA

Recuerdos de la noche de Cromañón

La testigo aseguró ante el juez haber reconocido en una foto a quien provocó el fuego. Y dijo que es el hijo de José Iglesias. El abogado rechazó la identificación y acusó a Aníbal Ibarra.

 Por Raúl Kollmann

La noticia estalló ayer, pero tiene más efecto político que judicial. Una joven sobreviviente de Cromañón habría identificado judicialmente a quien lanzó la bengala la noche de la tragedia. Tomando como base una foto que vio en el santuario ubicado donde estuvo el boliche, la chica dijo que se trató de Pedro Iglesias, hijo del abogado José Iglesias, uno de los más activos en la causa. Otro testigo que estaba con la chica aquella noche declarará hoy ante el juez Julio Lucini y el fiscal Juan Manuel Sansone. Los familiares de las víctimas que pertenecen al grupo de Iglesias rechazaron ayer mismo la identificación, a la que consideraron una “maniobra”. Iglesias acusó a Aníbal Ibarra de haberla montado.
La joven testigo participó de una ronda de declaraciones que se realiza en la Unidad de Delitos contra la Salud de la Policía Federal. El viernes pasado identificó a Pedro Iglesias como quien tiró la bengala, por lo que el juez Lucini la citó para el lunes. Ese día la chica no apareció por el despacho del magistrado, por lo que Lucini la mandó a buscar ayer por la fuerza policial. Ya en el juzgado y acompañada por su madre, la chica ratificó la identificación y sostuvo que aquella noche no estuvo sola, sino acompañada por amigos. Uno de los integrantes de ese grupo ya fue llamado a declarar y lo hará hoy ante el juez.
Iglesias sostuvo que su hijo estaba en el primer piso de Cromañón, lejos del lugar desde el que se tiró el elemento pirotécnico conocido como “tres tiros” y que supuestamente inició el incendio que terminó en el desastre. También aseguró que Pedro “desde chiquito le tenía miedo a los fuegos de artificio. Una vez, en una fiesta, cuando tenía 15 años se orinó encima porque alguien tiró un fuego de artificio cerca de él”. Iglesias aseguró que la testigo reconoció al joven de la bengala “principalmente por el pelo enrulado del rostro de la foto que vio, pero mi hijo fue al recital con el pelo corto”.
Los familiares dicen que es sospechoso que una joven haya callado durante once meses y recién ahora identifique a Pedro Iglesias. Al mismo tiempo sostienen que en la causa judicial existe un identikit realizado por un grupo de sobrevivientes. Los rasgos de la persona señalada de esa manera como la que tiró la bengala no coinciden, según los familiares, con ninguna de las víctimas.
En una conferencia de prensa, Iglesias acusó directamente a Ibarra de “haber montado esta operación”. “Pero te equivocás, Ibarra. Nos querés cortar las piernas, pero esto nos pone más sólidos”, dijo frente a las cámaras dirigiéndose al jefe de Gobierno. En el entorno de Ibarra rechazan a su vez esa acusación (ver aparte).
Desde el punto de vista judicial, la identificación no tiene efectos de importancia, dado que no se puede hacer ningún reproche penal contra una persona fallecida. Además, no se alivianan las acusaciones contra los demás considerados responsables de lo ocurrido. El empresario Omar Chabán fue imputado por estrago doloso, que significa provocar de hecho un incendio que deriva en muertes. Y en esa acusación la clave no está en las bengalas, sino en la puerta de emergencia clausurada con candados, el exceso de público y la responsabilidad de no tomar ninguna medida sabiendo que hubo tres incendios previos, dos de ellos en los días anteriores al recital.
Las acusaciones contra el grupo musical Callejeros tampoco se alivianan. Los músicos están acusados por estrago culposo, que es provocar el incendio pero no intencionalmente. El rumor extendido en tribunales es que el juez Lucini está evaluando agravar la acusación contra Callejeros por considerar que incentivaban el uso de bengalas. La acusación podría ser por homicidio doloso, pero este cambio no tiene relación con la identificación hecha por la joven.
Según varios criminalistas consultados por este diario, la identificación de quien arrojó la bengala es muy difícil. Aquella noche se tiraron decenas de bengalas, el local de Cromañón estaba a oscuras y es casi imposible señalar cuál fue la que provocó el incendio y quién la tiró. Los familiares sostienen que se trata de una maniobra política e incluso Iglesias acusó al jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra. El objetivo sería quitarle autoridad a los padres.
Mas allá de la polémica, lo cierto es que en el juzgado le dan importancia a la identificación y al menos por ahora consideran que el testimonio de la joven es sólido. Por eso la mandaron a buscar con la policía y citaron a su amigo para hoy.

Compartir: 

Twitter
 

Iglesias dijo que su hijo odiaba los fuegos artificiales.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.