EL MUNDO › EL PARLAMENTO ELIGIO A LA LIDER CONSERVADORA ANGELA MERKEL

Alemania tiene su primera canciller

Merkel viaja a París, primera señal de continuidad con la política exterior de su gobierno en alianza con los socialdemócratas.

 Por Tony Paterson*
Desde Berlín

Angela Merkel, hija de un pastor protestante y fruto de la ex era comunista de Alemania del Este, fue electa ayer como la primera mujer canciller de su país, cuando tomó el mando de un controvertido gobierno de gran coalición que se enfrenta a la difícil tarea de reanimar la mayor economía de Europa. Durante una sesión parlamentaria que terminó con meses de incertidumbre sobre el futuro político de Alemania, la líder conservadora de 51 años de edad fue elegida octava canciller de su país desde la Segunda Guerra Mundial por 397 votos contra 202, con 12 abstenciones y un voto nulo.
Pero en lo que parecía ser un anticipo de las dificultades con las que se verá su gobierno de alianza entre conservadores y socialdemócratas de centroizquierda, 51 miembros del Parlamento en la gran coalición de 448 miembros votaron contra Merkel en una votación secreta. Merkel, cuyo partido no logró ganar una mayoría suficiente para gobernar por sí solo o con sus preferidos socios de la coalición en las elecciones generales de Alemania del 18 de septiembre, parecía abrumada cuando fue confirmada como canciller. Norbert Lammert, el presidente parlamentario de Alemania, declaró: “Querida señora Merkel, usted es la primera mujer elegida democráticamente como jefa de gobierno en Alemania. Esta es una señal fuerte para las mujeres y por cierto para algunos hombres también”, añadió, provocando la risa de los miembros del Parlamento. “Acepto el resultado del voto. Me siento bien”, respondió Merkel después de ser felicitada por su predecesor, Gerhard Schroeder, el canciller saliente. Por su parte, el presidente federal, Horst Köhler, dijo: “Es bueno que Alemania tenga de nuevo un gobierno capaz de actuar; necesitamos un gobierno que persiga sus objetivos con insistencia y continuidad”, afirmó. El voto de ayer fue un triunfo personal para Merkel, cuya carrera política comenzó hace 15 años, cuando le dieron el puesto de vocera para el primer gobierno democráticamente electo de la ex Alemania del Este. Creció bajo el comunismo y se unió a los democratacristianos sólo después de la reunificación en 1990. A su elección como canciller le siguieron meses de peleadas negociaciones entre los dos principales partidos de Alemania sobre las políticas que debía adoptar su “gran coalición”. Los críticos describieron a la alianza, bajo las cuales Merkel tuvo que descartar muchas de sus políticas conservadoras, como “un matrimonio forzado”. Merkel se vio obligada a entregar varios puestos claves de gabinete (ver aparte), incluyendo el ministerio del Exterior, a manos del socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier. También desechó los planes para limitar el poder de los sindicatos y aceptó las exigencias de los socialdemócratas de un especial “impuesto para los ricos” para los que perciben altos salarios.
Más controversiales son los planes de su gobierno para aumentar el impuesto al valor agregado (IVA) en un tres por ciento. Los líderes empresariales han condenado el aumento y sostienen que su programa de gobierno hará poco para ayudar a Alemania a superar su paralización económica o para reducir el desempleo de 4,5 millones. En política exterior, los críticos también sembraron dudas sobre la habilidad de Merkel para lograr un cambio drástico en las problemáticas relaciones con Estados Unidos, dada la fuerte presencia de los socialdemócratas en su gobierno.
En un esfuerzo para demostrar que Alemania está “de vuelta en el ruedo” después de dos meses de estancamiento, Merkel y su ministro de Exteriores, Steinmeier, se embarcarán hoy en una gira por las capitales de Europa que los llevará a París, Bruselas, Londres y Varsovia. Este viaje se interpreta como un intento de destacar la importancia de la relación de Alemania con Francia, considerada uno de los pilares de la Unión Europea. Además, Steinmeier visitará Holanda, España e Italia antes de Navidad, resaltando la importancia que tiene todo el continente europeo para la gran coalición, y Merkel viajaría a Estados Unidos el año que viene.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

“Acepto el resultado del voto. Me siento bien”, dijo la canciller tras ser felicitada por Schroeder.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.