CIENCIA › STEFAN HELL COMPLACIDO POR EL POLO CIENTíFICO

El Nobel mandó saludos

 Por Ignacio Jawtuschenko

Stefan Hell, último Premio Nobel de Química, manifestó desde Göttingen: “Estoy complacido de que el Laboratorio Máximo Planck de Rosario se establezca como un polo científico de relevancia en el estudio de moléculas de las enfermedades neurodegenerativas. Estoy convencido de que la combinación de experiencia y equipamientos harán de Rosario un lugar muy competitivo. De hecho, mi grupo ya posee una relación de colaboración científica con la Argentina”.

En este sentido, Roberto Salvarezza, presidente del Conicet, afirmó que “la integración de la Argentina al sistema de ciencia y tecnología del mundo no sólo se observa a través de la producción de conocimiento, sino también por el interés que despierta como socio destacado en países como Alemania, Estados Unidos o Francia. La cooperación con Alemania es una de las más fuertes para nuestro país. En particular la cooperación con la Sociedad Max Planck ha permitido a lo largo de 20 años realizar ciencia de alto nivel y formar recursos humanos de excelencia”.

El director del Instituto Max Planck de Göttingen, Christian Griesinger, relató a Página/12 que “la Sociedad Max Planck tiene contactos y colaboraciones con las mejores instituciones científicas en todo el mundo. En este caso nos beneficiamos mutuamente con el intercambio de científicos en todos los niveles, desde estudiantes de doctorado a líderes, directores de grupo, basados en los intereses comunes por la tecnología y la ciencia básica”.

–¿Cuáles son los objetivos que esperan alcanzar con este instituto?

–Esperamos excelente investigación básica en el campo de la biología estructural, biología molecular, biología química, biología celular y microscopía. También espero que, a través de la integración de los métodos en un mismo lugar, surja un valor añadido más claro, de forma que los científicos en Rosario puedan elaborar importantes avances desde investigación básica hasta su aplicación. Pero también espero que el instituto trabaje activamente en otras posibles aplicaciones, tales como la propagación de enfermedades infecciosas en América del Sur. Asimismo, espero que el laboratorio atraiga a través de su plataforma tecnológica integrada a jóvenes científicos que puedan trabajar en cuestiones innovadoras con los equipos más modernos, que luego saldrán al mundo y volverán a la Argentina con otras impresiones para seguir trabajando allí en el más alto nivel. La trayectoria de Claudio Fernández debería ser tomada como un ejemplo para muchos más científicos en la Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CIENCIA
 indice
  • SE ABRIó UNO DE LOS LABORATORIOS MáS AVANZADOS DEL MUNDO BAJO EL ALA DE LA SOCIEDAD MAX PLANCK DE ALEMANIA
    Rosario en el mapa mundial de las neurociencias
    Por Ignacio Jawtuschenko
  • OPINIóN
    La ciencia argentina en Francia
    Por José Eduardo Wesfreid

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.