DEPORTES › GUERRA DE MARCAS EN LA EUROCOPA

La elegancia del triunfo

 Por Stefan Bauer

Desde Zurich

En la Eurocopa 2008 la empresa de indumentaria deportiva que por lejos lleva la delantera es Nike: poco después de terminada la fase inicial, la empresa estadounidense tiene cuatro equipos en cuartos de final: Turquía, Portugal, Croacia y Holanda. Al contrario, las selecciones de la República Checa y Suiza (ambas de Puma), lo mismo que Grecia (Adidas), quedaron ya en el camino. Igual que Nike, Puma y Adidas visten cada una a cinco equipos. Y si bien el conjunto sueco lleva el logo Umbro en las camisetas, la empresa de origen británico pertenece a Nike desde principios de año.

Todos los fabricantes tratan de acaparar la atención. Adidas apuesta a acciones llamativas, como la imagen de 42 metros del portero checo Petr Cech, bajo contrato con la marca alemana, en Viena. Y en la estación central de Zurich reciben a los viajeros once jugadores sobredimensionados que replican a las estrellas de nueve naciones participantes, todos vestidos de Adidas. Nike apuesta a su sitio de Internet: allí pueden verse videos donde estrellas del fútbol europeo como Wayne Rooney y Jens Lehmann cuentan secretos del juego, pensados para el gusto de jóvenes futboleros. Puma, por su parte, instaló en la ciudad vieja de Viena un área de bares, un escenario y puestos de venta de sus productos.

La rivalidad es especialmente áspera entre Adidas y Nike. Ambos quieren que se los considere la marca líder en fútbol. Nike llegó en 1994, y desde entonces creció a gran velocidad. Los 40 millones de dólares de facturación inicial se multiplicaron a 2300 millones en el ejercicio 2006/07. Pero Adidas es el patrocinador oficial, el que viste la Eurocopa y posee la licencia del campeonato, lo que la transforma en la marca favorita del torneo. Todos los ayudantes, recogepelotas y árbitros circulan con las tres tiras.

En 2006, Puma festejó su hasta ahora mayor éxito en fútbol: Italia ganó el Mundial vistiendo las camisetas azules con la silueta del puma que da el salto. No hay cifras sobre cuánto contribuye el fútbol al éxito económico de Puma, porque la empresa no distingue en su facturación los artículos de fútbol.

Además del equipo italiano, tienen contrato con Puma los dos locales, Austria y Suiza, junto con Polonia y República Checa. La firma esperaba, como proveedor de la indumentaria de los equipos locales, que alguno de ellos llegara lejos en el campeonato, para así reducir la distancia que lo separa de los dos grandes. Sólo le quedó Italia.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.