EL PAIS › LA PRESIDENTA TRASLADO AL PARLAMENTO EL DEBATE POR LOS DERECHOS DE EXPORTACIONES

Las retenciones, en manos del Congreso

Cristina Fernández envió un proyecto de ley para defender la democracia “con más democracia”. La propuesta entró anoche en Diputados. Hoy el oficialismo se concentra en Plaza de Mayo.

 Por Daniel Miguez

“La democracia se defiende con más democracia y las instituciones se defienden con más instituciones”, dijo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como preámbulo. Y después fue al nudo de la cuestión: “Esta medida de las retenciones móviles que tanto revuelo ha causado a un sector que hace 90 días corta rutas, voy a enviarla al Parlamento como proyecto de ley por si no les basta con esta presidenta, que hace seis meses obtuvo el 46 por ciento de los votos”. Así anunció que la polémica resolución 125 del 10 de marzo y sus posteriores modificaciones iba a ser tratada en el Congreso como pedían las cámaras agropecuarias y dirigentes de la oposición. El proyecto ingresó a la Cámara de Diputados anoche, pasadas las 20, y el oficialismo descuenta que tendrá mayoría para aprobarlo tal cual fue enviado (ver “Contando los porotos”).

Para hacer el anuncio, la Presidenta utilizó la cadena de radiodifusión por segunda vez en ocho días, ahora en el marco de un acto recordando a las víctimas del bombardeo a Plaza de Mayo en 1955. La Presidenta recordó que darle participación al Congreso es una decisión política, porque en realidad “es una facultad que, de acuerdo al Código Aduanero, le corresponde al Poder Ejecutivo”.

La decisión de CFK pareció descomprimir la situación un día después de que mucha gente de la clase media hizo sonar cacerolas en distintos barrios de la Capital, el Conurbano y diversas ciudades del país. De hecho, dirigentes de la oposición se manifestaron favorablemente, aunque lamentando que el Gobierno haya demorado en hacerlo y también fueron positivas las primeras reacciones de las entidades rurales.

El proyecto, que firman la Presidenta, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Carlos Fernández, expresa que hasta que se expida el Congreso siguen vigentes las medidas dictadas y propone la creación del Fondo de Redistribución Social (ver “El proyecto...”), como había anunciado la Presidenta la semana pasada.

El contenido del anuncio fue guardado en secreto por los pocos que lo sabían y fueron muchas las especulaciones desde la mañana de ayer, cuando se supo que CFK hablaría en cadena. La pista que pocos imaginaron la había dado el domingo a la noche el vicepresidente Julio Cobos, quien había pedido que el Congreso intervenga para buscar una salida al conflicto con los ruralistas. Cobos había sido partícipe ese domingo en la Quinta de Olivos de la idea de la Presidenta, a la que el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, le dio forma ese mismo día. Nadie puede saber si la decisión era anunciarlo el primer día hábil después del fin de semana largo, como ocurrió, o si incidió la protesta del lunes a la noche y la dimensión mediática que tuvo.

En el discurso en que presentó el proyecto de ley, la Presidenta hizo clara alusión a los dirigentes agropecuarios que piden un cambio del modelo económico. “La clave está en presentar los modelos de país de cada uno ante la ciudadanía, y cuando ésta elige y vota, si ese voto no nos ha sido favorable, a mejorar la propuesta y esperar el próximo turno electoral”, respondió. Pero párrafos más adelante retomó la idea al que decir que “aquellos ciudadanos que están en desacuerdo con esas políticas (de los poderes institucionales), porque creen afectados sus intereses, pueden recurrir a la Justicia, pero si además quieren cambiar el modelo económico de país lo que deben hacer es organizar un partido político, presentarse a elecciones y ganarlas”.

Rodeada de las máximas autoridades del Congreso y de los gobernadores oficialistas –con excepción del cordobés Juan Schiaretti y el chubutense Mario Das Neves–, la Presidenta hizo referencia al cacerolazo del lunes, al señalar que no quiere “una democracia corporativa impuesta por la Sociedad Rural Argentina, las cacerolas, el corte de ruta o las bocinas”. Y remató: “Así no se gobierna un país”.

También hizo un llamado a la Justicia para que actúe frente a los cortes de ruta que provocan desabastecimiento. “Me acordaba hace días de algún militante social que por pedir comida en un supermercado o cortar una calle, fue condenado y cumplió cárcel. Dos años en Batán. Con los jueces de la Constitución y las leyes de la Constitución. También me acuerdo de vendedores ambulantes o travestis en la puerta de la Legislatura porteña. Un año presos. Me gustaría también la misma Justicia para cuando un estanciero corta la ruta o desabastece, o no deja pasar combustible. Yo quiero vivir en un país libre en serio, donde pueda transitar por todas las rutas, y que si alguien no me deja haya un juez de la Constitución, un fiscal de la República, que me garantice el derecho que tengo.”

Respecto del llamado al diálogo al sector agropecuario que, al menos hasta hoy, mantiene el lockout, la Presidenta afirmó: “Siempre hemos estado y estaremos dispuestos al diálogo, pero el diálogo debe ser a partir de que definitivamente y para siempre no se corten más rutas ni se entorpezca la vida de los argentinos”.

Luego del discurso, CFK se reunió en su despacho con el vicepresidente Cobos, los titulares de ambas cámaras, Eduardo Fellner (Diputados) y José Pampuro (Senado), y varios senadores y diputados para acordar detalles del envío del proyecto. Más tarde se sumó a una reunión que una sala cercana estaba teniendo el presidente del PJ, Néstor Kirchner, con los gobernadores oficialistas. Mientras tanto, Zannini esperó que Alberto y Carlos Fernández firmaran el decreto, mandó a hacer fotocopias y se las repartió personalmente a gobernadores y legisladores, mientras el original viajaba hacia el Congreso.

Si hoy no hay cambios en la decisión tomada el domingo, como anticipó Página/12, la Presidenta volverá a hablar esta tarde. Será en la Plaza de Mayo, en un acto al que finalmente ella misma convocó “a todos, no importa de qué partido” y “aun cuando mañana tengamos opciones electorales diferentes”, para expresar “lo importante que es tener en común ese hilo conductor de respeto a la democracia y a la voluntad popular”.


El proyecto llegó a Diputados

La presidenta de la Nación envió ayer a la Cámara de Diputados el proyecto de ley que pretende ratificar las políticas adoptadas por el Gobierno en cuanto a las retenciones móviles, las compensaciones para los pequeños y medianos productores de soja y girasol que cosechen hasta 500 toneladas y las compensaciones a los fletes. El proyecto consta de ocho artículos. El primero solicita al Congreso “ratificar la resolución 125 (retenciones móviles), su modificatoria 141 del 13 de marzo de 2008 y las complementarias 284 y 285 del 18 de abril. Con este proyecto, el Congreso también discutirá sobre el Fondo de Redistribución Social. El artículo 3 establece la creación del fondo, cuyo objetivo es financiar la construcción, ampliación, remodelación y equipamiento de hospitales públicos y centros de atención primaria de la salud; la construcción de viviendas populares, y la construcción y reparación de caminos rurales. El artículo 4 estable que el Fondo estará compuesto por el dinero recaudado y a recaudarse correspondientes en los años 2008 y 2009 en concepto de derechos de exportación a las distintas variedades de soja y sus derivados que superen el 35 por ciento neto de las compensaciones que fijan las resoluciones 284 y 285. “Para poder dar una solución a los problemas de desigualdad del país, hay que procurar una mayor equidad en las relaciones económicas”, puede leerse en los fundamentos del proyecto de ley.

Compartir: 

Twitter
 

“Voy a enviarla al Parlamento como proyecto de ley por si no les basta con esta Presidenta.”
Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.