DEPORTES › EL COMITé OLíMPICO INTERNACIONAL DESIGNó A LA CIUDAD BRASILEñA COMO SEDE PARA 2016

Río de Janeiro, carnaval, playa y Juegos

Con una gran contundencia en la elección final, Río superó a Madrid y consiguió que el mayor evento del deporte mundial llegue por primera vez a Sudamérica, argumento clave para el triunfo brasileño. Pese a Obama, Chicago fue la primera eliminada.

 Por Sebastián Fest

Desde Copenhague

Río de Janeiro logró ayer lo que parecía imposible hace apenas unos años, derrotar a una ciudad europea para conquistar la sede de los Juegos Olímpicos y llevar por primera vez en la historia la máxima cita del deporte mundial a Sudamérica. La ciudad brasileña se impuso con contundencia, 66-32, a Madrid en la ronda final de la elección celebrada en Copenhague y será ciudad olímpica en 2016. Así, los Juegos regresan a Latinoamérica, que veía ya lejano el recuerdo de México ’68. Chicago había sido eliminada en la primera ronda de votación al recibir sólo 18 votos y Tokio en la segunda, con 20.

“Los Juegos de la trigésimo primera Olimpíada son para la ciudad de... ¡Río de Janeiro!”, dijo con una importante dosis de suspenso el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, en el final de un largo y emocionante día en Copenhague. Los gritos en la sala dieron paso enseguida a un desenfrenado festejo con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en el centro de una montaña humana que mezclaba al ex futbolista Pelé, el escritor Paulo Coelho y diferentes dirigentes y deportistas brasileños.

Las lágrimas de Pelé confirmaban que el pedido de Lula para que el COI no ignorara a Sudamérica, que jamás albergó los Juegos, había sido tenido en cuenta. De los cuatro países candidatos, Brasil era el único al que los Juegos no habían llegado aún.

Madrid llegó más lejos de lo que se esperaba, pero tuvo que aceptar su segunda derrota consecutiva tras haber sido tercera en 2005 en Singapur en la carrera por 2012 ganada por Londres. José Luis Rodríguez Zapatero, jefe del gobierno español, y Alberto Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, se abrazaron sentidamente tras escuchar la sentencia de Rogge. El alcalde madrileño se abrazó luego, triste y emocionado, con su colega de Río, Eduardo Paes, que tiene también la nacionalidad española. “El deporte es así, hay que saber perder”, dijo Zapatero, que fue generoso con la ganadora. “También hay razones para elegir a Río. Su candidatura es muy buena”.

Ayer, en el día final, Río de Janeiro se movió con la misma seguridad con que lo había hecho en los últimos meses y brilló por encima de las otras tres candidatas en la ronda de presentaciones finales de cara a la elección de la sede. “La presentación de Río fue muy buena. Cuando terminó y nos fuimos a la comida, ya todo el mundo pensaba que iba a ganar Río”, comentó a la agencia dpa el puertorriqueño Richard Carrión, el hombre a cargo de la tesorería del COI e influyente miembro de su comité ejecutivo.

En una fría mañana en la capital escandinava, la ciudad brasileña exhibió un impecable reparto de papeles entre sus ponentes, equilibrio entre lo emotivo y lo técnico y un claro mensaje al COI: no sigan dándole la espalda a Sudamérica.

Chicago aburrió en la primera media hora y sólo levantó el vuelo gracias al dúo integrado por Michelle y Barack Obama, en tanto que Tokio sorprendió con arrebatos de pasión, compromiso con un planeta mejor y una apuesta por la tecnología con toque humano.

Madrid, bien organizada, vendió su candidatura con videos de gran factura técnica y una apelación a la universalidad del deporte. En el turno de preguntas debió responder a dudas acerca de la ley antidoping, bien resueltas por Rodríguez Zapatero.

Tercera en el turno de ponencias, Río de Janeiro fue la candidatura que articuló de forma más clara su apuesta. “No son sólo Juegos para nosotros, sino para Sudamérica, con 400 millones de personas y 170 millones de jóvenes”, señaló Lula, en un discurso cada vez más vibrante a medida que avanzaba. “Se abre una nueva frontera para el COI”, añadió el mandatario, que instó a “expandir los Juegos a nuevos continentes”, a un “país tropical, a la más linda de las ciudades”. El COI lo escuchó y sus miembros no dudaron a la hora de elegir el futuro del movimiento olímpico.

Obama, que se enteró de la derrota en el Air Force One que lo llevó de regreso a Washington, fue generoso al pisar nuevamente suelo estadounidense. El triunfo de Río, dijo, representa una “extraordinaria señal de progreso” para la región. La historia olímpica, incluyendo los Juegos de invierno, registra treinta Juegos en Europa, cinco en Asia, dos en Oceanía y doce en Norteamérica, con ocho en los Estados Unidos.

Lula resumió con acierto la histórica decisión de ayer al recordar la desilusión de sus pares de España, Rodríguez Zapatero; de Estados Unidos, Obama; y de Japón, Yukio Hatoyama. “Les pido disculpas porque estoy feliz mientras ustedes están tristes, pero no-sotros ya estuvimos tristes muchas veces, y ustedes ya estuvieron felices muchas más”.

Compartir: 

Twitter
 

La delegación brasileña, con Lula y Pelé a la cabeza, celebra el éxito conseguido en Copenhague.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.