DEPORTES › SE NIEGAN A JUGAR CONTRA HOMOSEXUALES

Quedaron en off-side

Mientras el presidente de la Unión Europea de Fútbol (UEFA), Michel Platini, cree que después de extensas e infructuosas gestiones políticas “el fútbol puede llevar la paz a Medio Oriente”, en su país, Francia, el deporte genera sentimientos opuestos a la tolerancia. Un equipo amateur, el Creteil Bébel, integrado por jugadores que se definieron como musulmanes practicantes, se negó a jugar contra otro, el Paris Foot Gay, compuesto por homosexuales y creado hace seis años para combatir la homofobia en el fútbol. El Creteil Bébel sería expulsado de la liga en la que milita, la Commission Football Loisirs (CFL), en las afueras de París, y podría terminar en los juzgados por conducta discriminatoria.

“El fútbol es mucho más que un juego, junto al fútbol vienen de la mano la paz, la amistad y el conocimiento de la vida. Sin este juego la vida sería distinta”, afirmó Platini tras una reunión con el presidente de Israel, Shimon Peres, en Jerusalén. Quizá debió haberlo subrayado en París.

El partido debió haberse jugado el domingo, pero un día antes, el sábado, el Paris Foot Gay recibió un correo electrónico: “Lo sentimos, pero por lo que respecta al nombre de su equipo y conforme a los principios del nuestro, que es un equipo de musulmanes practicantes, no podemos jugar contra ustedes, ya que nuestras convicciones son, de lejos, más importantes que un simple partido de fútbol. Una vez más, perdón por haber avisado tan tarde”.

El presidente del Paris Foot Gay, Pascal Brethes, indicó que en el tiempo en que llevan jugando nunca se habían “encontrado con algo así” y que estudian presentar una denuncia por homofobia. “Es algo surrealista”, opinó. “Es un acto de racismo ordinario, como hay tantos en el fútbol. Es inaceptable. En el fútbol no hay ni color ni religión”, afirmó Brethes. El Paris Foot Gay es apadrinado por el ex futbolista del Paris Saint Germain Vikash Dhorasoo, subcampeón mundial con Francia en el Mundial 2006 y que se retiró de las canchas el año pasado.

“Si hay alguien que se ha sentido vejado, pedimos disculpas”, dijeron ayer en el Creteil Bébel, club de la banlieue parisina, reiterando que no están de acuerdo en ser obligados a jugar un partido con otro que se presenta como “portaestandarte” de la causa homosexual. La CFL les comunicó que serán expulsados del torneo si no se enfrentan.

“El nombre del equipo fue lo que originó el problema y no que jueguen homosexuales”, afirmó el presidente del Creteil Bébel, Zahir Belgharbi. “No soy homofóbico, no soy integrista, no me molesta jugar contra gays, pero sí con un club que tenga un nombre así. Nosotros hicimos esfuerzos para mantenernos neutrales, no nos llamamos Club de Fútbol Islámico, ¿por qué otros se adjudican una representación tal?”

En Le Figaro, Belgharbi cargó las tintas. “Tenemos nuestras convicciones sobre la homosexualidad, ,pero parece que no tenemos derecho a afirmarla. La sociedad debate y nos prohíbe el uso del velo islámico o la construcción de mezquitas. Constato que no somos la misma categoría de franceses, no tenemos los mismos derechos.”

La Federación Francesa de Fútbol, de la que no dependen los clubes, reafirmó la “determinación de luchar contra todas las formas de discriminación y, por supuesto, contra la homofobia”.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared