DEPORTES › CRíTICAS CRUZADAS A PROPóSITO DE LA POBRE CAMPAñA EN EL CLAUSURA

Boca es un mar de confusiones

La dirigencia acusa a los futbolistas de “no entender lo que es este club” y defienden el trabajo de Falcioni, al que Riquelme había cuestionado de manera elíptica tras el empate contra Tigre. Como si fueran pocos para criticar, cayó Macri.

A Boca no le va muy bien en esta era de trabajo, disciplina y orden táctico, pilares de la administración técnica que encabeza Julio Falcioni, pero la decisión es profundizar la dirección, a juicio de las declaraciones del vicepresidente José Beraldi, que puso la lupa sobre “los jugadores, que no entienden lo que significa estar en este club y la mística de esta camiseta”.

Mientras el técnico sigue sin encontrar el equipo, y éste continúa sin rendir, se acentúan los cruces políticos. Ayer se sumó el jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, afirmando que “antes ganábamos siempre y ahora festejamos un empate”, en abierta crítica a la conducción encabezada por el ex macrista Jorge Amor Ameal.

Con Falcioni como entrenador, Boca perdió cinco de los diez partidos que jugó, pero el técnico no se considera amenazado y el dirigente afirmó que su tarea “no tiene fecha de vencimiento”. Mientras tanto, el técnico se dedica a suspender jugadores por faltas de disciplina, acaso para disimular las verdaderas carencias del equipo, de las cuales dio cuenta Juan Román Riquelme el mismo domingo, después del empate 3-3 con Tigre.

“Ya estamos en la mitad del torneo, sabíamos que el nueve de ellos es un jugador peligroso que está pasando un buen momento y no nos pueden marcar tres goles en casa”, se quejó el astro, en lo que pareció una crítica elíptica al entrenador y su manera de plantear los partidos.

Riquelme, en algún momento cuestionado por Falcioni, convirtió tres goles en los últimos cuatro partidos, todos decisivos: contra Colón y Estudiantes, de tiro libre, y el del domingo ante Tigre.

En esa enorme confusión que es Boca hoy, Beraldi reclamó que los jugadores del equipo funcionen en proporción al “mucho dinero” que se gastó en la conformación del actual plantel.

“Estamos cansados, incómodos y nos sentimos muy mal por lo que le está pasando a este club –agregó el dirigente–. Estoy seguro de que no es cuestión de cambiar de esquema, sino de estilo de jugadores. Es evidente que hay jugadores que no entienden lo que significa jugar en Boca y ponerse esta camiseta, y no entienden al entrenador.”

El técnico ya cambió varias veces, en lo que va del torneo, de esquema y de táctica, sin dar en la tecla. Llegó a ensayar una formación con un solo delantero, Martín Palermo, a la que enterró tras la derrota con Lanús. Palermo no ha convertido un solo tanto en lo que va del certamen.

“Estamos perdiendo la mística de la Bombonera, eso nos duele y nos molesta mucho”, dijo el vicepresidente de Boca. “El que siga sin entender todas estas cuestiones tendrá que irse. Es así de simple. El entrenador y su cuerpo técnico hacen una gran tarea y no tienen fecha de vencimiento.” Este alineamiento dirigencial con Falcioni y su gente puede tener fuertes repercusiones en el plantel.

Compartir: 

Twitter
 

El empate 3-3 contra Tigre estuvo lejos de tranquilizar al Mundo Boca.
Imagen: Julio Martín Mancini
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.