DEPORTES › TENIS ARGENTINA SE IMPONE 2-0 A ALEMANIA TRAS LA PRIMERA JORNADA DE LA SERIE

Un día perfecto para quedar a un paso

Pico Mónaco arrancó con solidez y venció en tres sets a Petzschner y puso el 1-0. Un rato después, Nalbandian no comenzó bien y perdió el primer set, pero luego se recuperó, superó a Mayer y colocó el 2-0. Hoy se puede definir con el dobles.

 Por Pablo Sanguinetti

Desde Bamberg

Un gran David Nalbandian venció ayer en un duelo apasionante a Florian Mayer y dejó a Argentina ganando 2-0 a Alemania en el cruce por la primera fase de la Copa Davis. El cordobés se impuso 2-6, 6-0, 6-1, 7-6 (7-5) al número uno alemán, reivindicando su papel de singlista clave en la Davis y poniendo a Argentina a un punto de los cuartos de final. En el primer partido de la serie disputada en la ciudad de Bamberg, Juan Mónaco había superado sin problemas a Philipp Petzschner con un triple 6-3. Apenas dos meses después de perder la final contra España en Sevilla, los visitantes dejaron así encaminado el cruce, que podrían definir hoy si Juan Ignacio Chela y Eduardo Schwank ganan el punto de dobles a Petzschner y Tommy Haas, desde las 9.30 y con transmisión de TyC Sports.

Luego de un primer partido sin grandes emociones por el dominio aplastante de Mónaco, el choque entre Nalbandian y Mayer tuvo todos los condimentos que hacen de la Davis un certamen especial. El alemán arrancó justificando de entrada su papel de primer singlista: al contrario que Petzschner frente a Mónaco, salió de entrada disputando cada punto como si fuese el último y sin mostrar la menor señal de presión, ante un Nalbandian fuera de foco. El resultado: 4-0 a favor del alemán en menos de media hora de partido, ante un público encendido con su equipo. Nalbandian ganó sus dos saques siguientes, que no alcanzaron para remontar el primer set, pero sí para dar indicios de que el cordobés comenzaba a sentirse mejor. Los visitantes venían avisando que sentían extraña la superficie, un parquet cubierto con polvo de ladrillo a último momento y que ya había sorprendido a Mónaco en el primer partido con piques muy bajos.

Por adaptación o cambio de mentalidad, Nalbandian fue otro en el segundo set. En el saque, subiendo a la red o lanzando desde el fondo pelotas milimétricas a la línea anuló a Mayer, que fue perdiendo la estrella del inicio a medida que el cordobés se agigantaba para llevarse el set con un contundente 6-0. Ante ese cambio de identidades, el tercet set se planteó como una incógnita. Pero el argentino no dio opción al cambio: quebró para ponerse 3-1 con una espectacular derecha ganadora, volvió a romper el siguiente saque de Mayer y definió el parcial con un ace.

Hubo que esperar al cuarto set para que el ambiente de Davis explotara en el Stachert Arena por primera vez en toda la tarde. Nalbandian sacaba 1-0 abajo, cuando un aficionado local gritó “no” en una pelota que era buena. El argentino y el capitán Martín Jaite, que debutó ayer al frente del equipo, se quejaron al árbitro, lo que desató una potente silbatina del público y obligó a Mayer a hacer un gesto pidiendo calma.

La situación se repitió cuando el juego estaba 4-0 iguales. Los dos capitanes se pusieron de pie para seguir puntos de máxima tensión. El juego terminó siendo para Mayer, que se puso 2-0 y recuperó la iniciativa del partido por primera vez desde el parcial inicial. Nalbandian pudo remontar la desventaja en el siguiente game, pero desperdició un triple break point. Los gestos de nervios y los errores no forzados volvieron a apoderarse del cordobés, hasta que igualó en cuatro, rompiendo el servicio de Mayer y ganando el suyo.

Así se llegó al tiebreak que definiría un quinto set, posiblemente muy adverso para el físico sensible de Nalbandian, o su victoria directa. El argentino arrancó con un minibreak y ganó su saque hasta colocarse 6-1, con cinco puntos para ganar el partido. Desperdició los primeros cuatro, pero definió el quinto con un tiro ganador y un poco de fortuna luego de un rebote en la faja. La victoria tiene sabor a revancha para Nalbandian, que volvió como singlista tras jugar sólo el punto de dobles en la final perdida ante España, y es clave para las opciones de Argentina, que hoy afronta un punto complicado en dobles.

Compartir: 

Twitter
 

El festejo de Nalbandian, que jugó de menor a mayor y puso el 2-0.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.