DEPORTES › RAFAEL DI ZEO Y OTROS CATORCE IMPUTADOS FUERON ABSUELTOS POR LA JUSTICIA

Auténtico canto a la violencia

El ex líder de la barra brava de Boca y sus seguidores estaban acusados de asociación ilícita y tenían pedidos de prisión de hasta ocho años. Sus seguidores festejaron el fallo, cortaron Lavalle y prometieron venganza contra la actual conducción de La Doce.

“Domingo sí, nos vamos a ver a Boca, y a todos los traidores los vamos a matar”, cantaron ayer unos 50 barras de Boca en la esquina del Palacio de Tribunales, luego de que el Tribunal Oral Criminal número 6 (TOC6) dictara la absolución del ex líder de La Doce Rafael Di Zeo, acusado de ser jefe de una asociación ilícita por el fiscal Diego Nicholson, quien por la mañana había pedido a los jueces una condena de ocho años de prisión y que esa sanción se unificara con otra anterior en la pena única de 11 años de encierro. Rodeado de sus festivos seguidores, Di Zeo se refirió al fallo: “Se hizo justicia porque soy inocente”.

Enterados por la tarde del fallo absolutorio para Di Zeo y otros barrabravas imputados en la causa que llevó adelante el fiscal, un grupo de seguidores del ex líder de La Doce se acordaron en sus cantos y amenazas del actual jefe de la barra, Mauro Martín, quien ocupó el lugar de Di Zeo cuando éste estuvo detenido en prisión por la agresión a un grupo de hinchas de Chacarita durante un partido amistoso, en el que no debía haber hinchas, disputado en la Bombonera.

En horas del mediodía, Nicholson había solicitado al TOC6 una condena de ocho años para Di Zeo, que debían unificarse con otros tres años por otra causa penal, y en su alegato el representante del Ministerio Público también solicitó cuatro años de prisión (y pena única de siete años) para Fernando Di Zeo, hermano de Rafael, y penas menores para otros once imputados, además de la absolución de tres de ellos, entre ellos la ex policía Viviana Parrado, madre de mellizos cuya paternidad se atribuye a Di Zeo, quien estaba acusada de haber favorecido a su ex compañero cuando estaba prófugo de la Justicia.

Frente a los jueces, Nicholson hizo referencia a acciones en las que la barrabrava de Boca, a la que calificó como “banda” en diversos tramos de su alegato, mostraba un accionar “organizado y con objetivos comunes”. Según el fiscal, los integrantes de La Doce tenían objetivos comunes y cumplían órdenes de los hermanos Di Zeo y remarcó el “temor que genera en la sociedad el accionar de agrupaciones como ésta, a las que la gente les tiene miedo y pánico”. Nicholson puntualizó que los hermanos Di Zeo ejercían “muestras de liderazgo y una suerte de primacía y preeminencia” sobre los otros integrantes de la barrabrava y que eran quienes “podían generar los hechos de violencia y también pararlos cuando quisieran”.

Tras dos horas de exposición ante los camaristas Guillermo Yacobucci, Leonardo De Martini y Alejandro Noceti Achával, el fiscal concluyó que los Di Zeo eran “autores penalmente responsables del delito de asociación ilícita”, delito al que Rafael debía agregar la “tenencia ilegítima de arma de guerra”.

El hecho juzgado ocurrió el 31 de agosto de 2003 durante un partido en la Bombonera entre Boca y Chacarita cuando integrantes de La Doce, comandados por Di Zeo, atravesaron varios sectores internos del estadio para llegar hasta la tribuna visitante para agredir a los barrabravas visitantes.

Enterado del fallo, en medio de la euforia de sus seguidores, Di Zeo reconoció que volverá a la tribuna cuando “se den las circunstancias” y admitió que “por ahora no” será jefe de la barra.

Los otros absueltos fueron Fabián Krueger, Diego Rodríguez, Gustavo Pereyra, José Fernández, Juan Castro, Roberto Ibáñez, Hugo Zalazar, Carlos Amenedo, Juan Alejo y Leonardo Chávez.

Compartir: 

Twitter
 

Los seguidores de Di Zeo celebraron el fallo y amenazaron al grupo de Mauro Martín.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.