DEPORTES › MATIAS ALMEYDA DEJO DE SER EL TECNICO DE RIVER

Le dieron una patada en el orgullo

La CD encabezada por Daniel Passarella decidió prescindir del DT. “Me voy con dignidad”, aseguró el Pelado, que prometió volver. Suena Ramón Díaz, que está dispuesto a asumir antes del domingo.

 Por Facundo Martínez

A medianoche, por teléfono, a raíz de una llamada de uno de sus colaboradores, mientras recibía un premio en una cena de entrenadores, el DT de River, Matías Almeyda, se enteró de que el club no iba a esperar a la finalización del torneo Inicial para finiquitar su ciclo como entrenador. En un principio, Almeyda iba a dirigir un partido más, el próximo domingo frente a Lanús en el Monumental, donde el joven técnico iba a aprovechar para despedirse de los hinchas. Pero no, no habrá tal despedida. Almeyda, el mismo que descendió a la B Nacional como capitán del equipo de Juan José López y que luego le pidió al presidente Daniel Passarella dirigir a sus propios compañeros en el duro certamen de la B Nacional, donde logró el ascenso y el campeonato, se irá por la puerta chica, sin fanfarrias.

Fueron 60 partidos los que el ex volante central estuvo sentado en el banco de suplentes, entre la B Nacional y las 17 fechas del torneo Inicial, y pese a que, tras las abruptas salidas de Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez, no logró encontrar nunca el equipo, sus números no fueron del todo malos, ya que obtuvo el 60 por ciento de los puntos que disputó: con 29 triunfos, 22 empates y nueve derrotas (66 goles a favor y 28 en contra). El problema para el DT, que también condujo a River hasta las semifinales de la Copa Argentina, donde perdió ante Racing por penales, fue que en la vuelta a Primera, apenas cosechó un 45 por ciento de los puntos y el equipo se encuentra 9º en la tabla de posiciones, fuera de la lucha por el título y sin el apoyo de los hinchas.

Luego del llamado, Almeyda se reunió con el presidente de River, Daniel Passarella, a quien le solicitó despedirse frente a Lanús ante los hinchas. Pero no hubo caso, incluso a pesar de que el DT llegó a deslizar ante la prensa esa posibilidad, por la tarde terminó descartándola. En principio, Gustavo Zapata, DT de la reserva, se hará cargo del plantel profesional y dirigirá al equipo el próximo domingo y, seguramente, hasta la finalización del Inicial. Eso le dará tiempo a la dirigencia para encontrarle un reemplazante. Ramón Díaz es el principal candidato, también suenan Ricardo Gareca y hasta Reinaldo Merlo, pero aún no hay nada dicho.

“Vamos a hablar con tres o cuatro candidatos, uno es Ramón”, anunció Passarella desde el interior de su automóvil cuando se retiraba del predio de Ezeiza donde presenció el último entrenamiento de River con Almeyda como conductor. Un rato después, en ESPN Radio, el representante de Díaz, Adrián Castellanos, aseguró que el técnico está dispuesto a dirigir el domingo mismo si llegan a un rápido acuerdo.

Acompañado por el vicepresidente primero del club, Diego Turnes, Passarella aseguró: “La salida de Matías es consensuada”. Por la tarde, el ex entrenador dialogó con la prensa y expuso sus impresiones. “River es grande y acá se tejen un montón de telas de arañas. Yo no hice nada de eso. Jamás actué de mala fe. Esa gente, creo yo, no quiere a River. Yo me voy con dignidad, orgulloso y con tranquilidad”, manifestó el DT, y luego apuntó su deseo de volver a dirigir a River en el futuro. “Como hijo legítimo de esta institución deseo algún día volver como entrenador y, cuando sea más grande, como dirigente. No considero que éste sea mi fin en el club. Ahora lucharé desde afuera, para algún día tener la chance de volver a esta institución que realmente amo.”

Luego, respecto de cómo se decidió su salida, agregó: “Surgió una reunión y nos pusimos de acuerdo en que yo me tenía que ir. Yo no quería dramatizar demasiado, porque ante todo está la institución. Tratamos de buscar lo mejor para River. Hoy cuando me despedí de la dirigencia sólo había dos presentes, Passarella y Turnes, y también hablé por teléfono con (Omar) Sola-ssi. Teníamos un gran proyecto, pero los proyectos se hacen con elementos, con jugadores. No creo que yo haya sido el problema, pero ahora espero que vuelva la paz”.

La decisión de la Comisión Directiva que preside Passarella despertó críticas tanto en la oposición política del club (ver aparte) como en ídolos de la institución como Norberto Alonso quien, fiel a su estilo lacónico y apocalíptico, apuntó: “El que se tiene que ir de River ya es Passarella. Al club lo está manejando un hincha de Boca”. Y para rematarla, agregó: “River sale en los diarios sólo por estos escándalos, no por el fútbol. Ninguno de los anteriores presidentes de River se hubiera ido a la B”.

Compartir: 

Twitter
 

Para Passarella, la salida fue “consensuda”. Almeyda no quiso estorbar.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared