DEPORTES › INDEPENDIENTE SE SALVó DE IR AYER AL DESCENSO, PERO...

Es una misión que parece imposible

En los últimos 112 partidos, con siete entrenadores distintos, Independiente sumó apenas 128 puntos y quedó al borde del abismo. El empate de San Lorenzo lo salvó anoche de quedar condenado al descenso, pero su salvación parece altamente improbable: debe ganar los dos partidos que le restan en la temporada (San Lorenzo, de local, y Colón, en Santa Fe) y esperar que San Martín de San Juan no sume más de un punto hasta el final y que Argentinos pierda los dos partidos restantes.

“Veo muy difícil que no se vaya Independiente”, pronosticó el presidente de la AFA, Julio Grondona, con el peso que siempre tienen sus palabras. El máximo dirigente del fútbol argentino reconoció que la crisis del club de Avellaneda lo tiene “muy dolido y angustiado. Estoy muy golpeado, pero el fútbol es así, le tocó a River en su momento”.

El entrenador Miguel Angel Brindisi insistió con su mensaje de fe, que ya no parece surtir efecto. “Se achicaron las posibilidades pero todavía no hay nada definido”, se esperanzó el entrenador. “Nosotros no vamos a bajar los brazos, tenemos la obligación moral y profesional de entrenarnos y entregar todo hasta el último instante”, se comprometió. De todas maneras, sugirió que puede continuar al frente del equipo en caso de perder la categoría. “Estoy a la orden y con contrato por un año más, y dispuesto a seguir adelante con la responsabilidad que tengo.”

Con Brindisi, el equipo sacó la mitad de los puntos en juego: ganó tres partidos, empató tres y perdió dos (ante Rafaela y River). Brindisi no es el personaje de máxima responsabilidad en esta triste historia. De los siete técnicos que dirigieron al club en las últimas tres temporadas, Américo Rubén Gallego y Daniel Garnero fueron los que menos efectividad tuvieron.

Gallego, que asumió su tercer ciclo en el club a fines de agosto del año pasado, dirigió al equipo en 24 oportunidades y consiguió la misma cantidad de puntos, un 33,33 por ciento de efectividad.

Sin embargo, antes estuvo Garnero, ex jugador del club, que apenas estuvo en el banco de suplentes los primeros siete partidos del torneo Apertura 2010 y no pudo ganar. Con él como guía, el equipo empató tres y perdió cuatro, reuniendo el 14 por ciento de las unidades en juego.

Ramón Díaz, actual entrenador de River y quien desde la previa del partido del domingo intentó desligarse de responsabilidades en la debacle, también está implicado. El riojano llegó en reemplazo de Cristian Díaz en la séptima fecha del Apertura 2011. Estuvo durante 17 partidos (cinco triunfos, cinco empates, siete derrotas), y se fue tras perder las cuatro primeras fechas del Clausura 2012, con el 39,20 por ciento de los puntos.

En su lugar retornó Cristian Díaz, lateral izquierdo que vistió la camiseta roja entre 1995 y 2000. Sumando los dos partidos del interinato del Apertura 2011 (un triunfo y una derrota), debutó con un triunfo histórico en la Bombonera, 5-4 sobre Boca, en la quinta fecha del Clausura 2012, pero terminó su ciclo en la cuarta jornada del Inicial 2012. Fueron 21 cotejos en los que el equipo obtuvo el 40,32 por ciento de los puntos.

El equipo tuvo mejor rendimiento cuando lo dirigió Antonio Mohamed, logrando el 41,40 por ciento de eficacia. Campeón de la Copa Sudamericana 2010, estuvo desde el Apertura 2010 hasta el Apertura 2011, cuando dirigió los primeros cuatro partidos y luego renunció. “La decisión de mi renuncia la tomó la barra brava”, disparó en su momento. Dirigió al equipo en 33 partidos del torneo local (nueve triunfos, catorce empates y diez derrotas).

Antes de la llegada de Mohamed, dos glorias del club como Elbio Pavoni y Francisco Sá dirigieron dos partidos y consiguieron el 50 por ciento tras ganar uno y perder el otro.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.