DEPORTES › PASO A LOS CUARTOS DE FINAL DE LA COPA SUDAMERICANA

Ahora River aloja otra ilusión

Superó a los ecuatorianos de la modesta Liga de Loja con goles de Gutiérrez y Lanzini, se sobrepuso a la caída 2-1 de la semana anterior y Lanús será su próximo rival en los cuartos de final del torneo continental.

 Por Adrián De Benedictis

Con una leve mejoría en su juego, River pudo revertir la serie ante Liga de Loja y accedió a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. El 2-0 final le sobró para seguir adelante y ahora tendrá a Lanús como próximo obstáculo. La tarea de Leonel Vangioni fue fundamental para que River pudiera encontrar los caminos ante los ecuatorianos que, a pesar de sus buenas intenciones, no tuvieron los recursos necesarios para dar el gran golpe en el estadio Monumental.

River inició el partido volcado en el campo rival, debido a la necesidad de convertir un gol. La búsqueda del equipo local era por los costados, con Carbonero por la derecha y Vangioni por el otro lado. El equipo se fue acercando con peligro, y en los primeros minutos tuvo tres oportunidades para convertir.

Vangioni, de frente al arco, remató de zurda y la pelota salió al lado del palo. Enseguida, Pezzella cabeceó anticipándose luego de un tiro de esquina y el arquero atrapó la pelota cerca de la línea. Más tarde, Lanzini llegó por derecha y remató por arriba. Como las chances no se concretaban, River confundió audacia defensiva con desesperación, y a la aceleración que trataba de imprimirle le faltaba claridad.

Pero cuando el nerviosismo iba ganando su lugar, Gutiérrez apareció para convertir con un toque de zurda: la jugada se inició con un pase largo de Rojas, se anticipó bien Lanzini a Fernández y le cedió la pelota al colombiano para que anotase.

Luego del descanso, River jugó sorpresivamente diez metros más retrasado y dejó que los ecuatorianos pudieran tener el control de la pelota. Los ingresos de Ponzio y Kranevitter le quitaron dinamismo al mediocampo local, y de esa manera no podía acercarse con profundidad.

Vangioni era uno de los pocos que se destacaba, subiendo con frecuencia por la izquierda y superando a su marcador. Y cuando el partido no ofrecía muchos atractivos, Lanzini hizo una gran jugada individual que terminó con el segundo gol de River. El volante fue de izquierda a derecha eludiendo rivales y terminó anotando con un derechazo cruzado que el arquero no pudo controlar.

Los minutos finales mostraron al equipo visitante lleno de impotencia para llegar al descuento que lo depositara en los penales. Con pocos argumentos futbolísticos, sin embargo, provocaron algún susto en el área de River, y el equipo local terminó el encuentro esperando el pitazo final del árbitro. Algunos rebotes en el área de River hicieron que la incertidumbre envolviera a todo el estadio.

Compartir: 

Twitter
 

El remate de Manuel Lanzini, autor del segundo gol contra los ecuatorianos.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.