DEPORTES

En la polémica sobre el arco de la Selección, vuelan de palo en palo

Roberto Abbondanzieri se quejó de que “hablan en lugar de bancar a los que ya están”, Carlos Navarro Montoya volvió a defender su derecho a ser convocado y los veteranos dicen que así está bien.

 Por Pablo Vignone

La polémica está definitivamente instalada y tardará algún tiempo en resolverse, si es que lo hace: en definitiva, se acabará el día en que José Pekerman nomine formalmente a los tres arqueros que la Selección Argentina llevará al Mundial de Alemania, aunque, probablemente, no arrancará de cuajo el debate. Lo inició Carlos Navarro Montoya, el veterano arquero de Gimnasia que tras su actuación frente a San Lorenzo se autopostuló para integrar el equipo nacional, y la continuó Roberto Abbondanzieri, hoy el arquero titular, y que ayer volvió a avivar el fuego de la discusión. “Hay que apoyar a los que están, pero siempre hacemos lo mismo –se quejó ayer Abbondanzieri por radio–. Hablamos de los que están afuera en lugar de bancar a los que ya están. No sé si tuve partidos malos, pero no se puede atajar para diez en todas las fechas. Fueron actuaciones regulares”, se defendió. Los viejos arqueros consultados por Página/12 opinan, en general, que ya pasó el tiempo de la experimentación.
Navarro Montoya defendió su derecho a sentirse parte del equipo argentino. “Considero que tengo las condiciones técnicas y futbolísticas necesarias como para ser el arquero de la Selección Argentina o, al menos, para tener una oportunidad –aseguró ante la consulta de este diario–. Jugar para la Selección es el último gran sueño que me queda por cumplir, ya que aún no he tenido mi oportunidad. Voy a seguir con este sueño hasta que existan posibilidades.”
Según el ex arquero de Boca, “nadie duda de que tengo las condiciones necesarias como para ser el arquero de la Selección. Hace quince años que vengo batallando para serlo y aún guardo esperanzas de un llamado, pese a que hasta el momento no tuve contacto alguno”.
Para Abbondanzieri, las críticas en su contra se producen porque los encuentros del Seleccionado tienen mayor repercusión. “En el 2002 y en el 2003 estaba en un mejor nivel, pero son cosas que pueden pasar –señaló–. Pero creo que hace un mes también estaba bien. Con un partido puede cambiar todo nuevamente.”
Desde que Ubaldo Matildo Fillol cumpliera tan destacada actuación en el Mundial de 1978, la Argentina no ha vuelto a tener un guardameta ciento por ciento confiable en los campeonatos mundiales, salvo quizás en la época de Carlos Roa en el Mundial de Francia.
Fillol prefirió no opinar, pero Nery Pumpido, arquero en el Mundial de México, cuando sufrió varios goles convertidos en su propia área chica, no está muy de acuerdo con la postulación de Navarro Montoya. “A mí para el Mundial me gustan Abbondanzieri, Franco y Lux”, sostuvo el domingo ante la agencia DyN. “Creo que todos los arqueros tienen un buen nivel; la Argentina siempre ha contado con grandes arqueros. Pero siempre depende de las características técnicas de cada uno y del trabajo que realiza diariamente para poder ser el mejor de todos.”
A Pumpido, fracturado en el Mundial de Italia, lo sucedió Sergio Goycochea, un atajador con gran capacidad para contener penales, pero con fallas cuando salía de la raya y en las pelotas aéreas, un déficit este que también mostró su sucesor en el Mundial de Estados Unidos, Luis Islas. Roa jugó bien el Mundial ’98, pero no tuvo continuidad en el fútbol, y Pablo Cavallero, el arquero elegido por Marcelo Bielsa para el Mundial 2002, no pasó de un rendimiento discreto, sin brillar en los momentos en que se necesitaron sus atajadas.
Otro ex arquero de la Selección, Héctor Rodolfo Baley (suplente de Fillol en los Mundiales de 1978 y 1982), no está en desacuerdo con la postulación de Navarro Montoya. “Al estar la Selección ya clasificada, Pekerman podría tranquilamente convocar a otros arqueros –sugiere–. Sería interesante tener la posibilidad de ver a otros jugadores porque hasta el inicio del Mundial puede pasar cualquier cosa.” El ex arquero de Colón, Huracán y Talleres pide una oportunidad “para Cristian Lucchetti, de buen nivel en Racing y Banfield”.
Abbondanzieri comparó ayer las exigencias de atajar para Boca y la Selección. “Es bastante similar el arco del Seleccionado y el de Boca, los dos equipos siempre tienen que salir a ganar y le llegan poco.” Pero Baley no opina lo mismo: “Abbondanzieri está teniendo muchas dudas con los centros, y por más que el Pato tenga la experiencia necesaria, es muy distinto jugar en Boca que en la Selección”.

Producción: Carlos Altea.

Compartir: 

Twitter
 

Roberto Abbondanzieri, el arquero de la Selección, y su “desafiante”, Carlos Navarro Montoya.
 
DEPORTES
 indice
  • En la polémica sobre el arco de la Selección, vuelan de palo en palo
    Por Pablo Vignone

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.