DEPORTES › OPINION

La semana más exitosa

 Por Daniel Guiñazú

El boxeo argentino cerró la semana más exitosa de los últimos años.
En el breve lapso de seis días, tres boxeadores de primera serie combatieron en el exterior. Y los tres ganaron, todos antes del límite, dos de ellos en el primer round. A la victoria por nocaut técnico en 11 asaltos que el lunes consiguió Omar Narváez en París ante el francés Bernard Inom reteniendo su título mundial mosca OMB, se le sumaron otros dos éxitos contundentes que vislumbran una recuperación de los peleadores nacionales después de años de fracasos en cadena, cada vez que sus puños se asomaban más allá de las fronteras.
Walter Matthysse, el tremendo welter santafesino, inició el jueves su campaña en los Estados Unidos, con un triunfo acorde a su estilo explosivo: en San Diego noqueó en un round al moreno Xavier Tolliver, ratificó las cifras impresionantes de su record (25 peleas, con 24 victorias, 23 antes del límite) y deslumbró a Oscar de la Hoya, quien de ahora en más conducirá su carrera como promotor. La idea de Mario Arano, su manager local, es clara: en 2006, Matthysse hará base en EE.UU. Si los triunfos por fuera de combate siguieran sucediéndose y la poderosa TV estadounidense se encandilara con el poder comercial de su pegada, no habría que descartarlo como aspirante a un título mundial antes de fines del próximo año.
También pisó fuerte Javier Mamaní. El salteño noqueó ayer en la vuelta inicial al fijiano Zulfikar Joy Alí en Suva, retuvo un título regional, obtuvo otro y dio un gran paso adelante que lo pone en carrera rumbo a la corona superwelter de la Asociación Mundial. Valen mucho estos triunfos. Sobre todo que en los casos de Matthysse y Mamaní fueron conseguidos en lugares difíciles, a menudo inexpugnables, y ante rivales que, si bien no son superdotados, tienen records interesantes. Además, cuentan con el plus de una definición categórica que siempre agrega lustre. Después de años y años de salir a perder en cualquier lado y ante cualquiera, daría la impresión de que los mejores peleadores nacionales (y también sus managers) han recuperado algo que les hacía falta: convicción para atreverse a ganar como visitantes. Queda bastante trecho aún por recorrer y es conveniente no afiliarse a un optimismo demasiado prematuro. Pero éxitos como los de esta semana le devuelven el alma al golpeado cuerpo del boxeo argentino. Y son el anticipo de tiempos necesariamente mejores.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.