DEPORTES › DEFINICIONES MANO A MANO DE LOS MAS PEQUEÑOS

Cuando los grandes no están, los chicos saben divertirse

El título que se definirá entre Lanús y Tigre es el quinto que se resolverá sin los grandes en la última fecha de un torneo de todos contra todos.

 Por Daniel Guiñazú

Por quinta vez en 76 años de profesionalismo, dos o más equipos que no son considerados entre los grandes definen entre sí el título de campeón en la última fecha de un torneo de todos contra todos. Hoy, el duelo es entre Lanús y Tigre. Pero en el Metropolitano de 1984, la lucha a dos ruedas se dio entre Argentinos Juniors y Ferro Carril Oeste. En el Clausura de 1992, fueron tres los aspirantes: Newell’s Old Boys, Deportivo Español y Vélez. En el Clausura 1996, Vélez y Gimnasia y Esgrima La Plata, y en el Apertura de 2004, Newell’s y Vélez. En todos los casos, terminó consagrado el equipo mencionado en primer lugar.

El Metro del ’84 contuvo un hecho excepcional: fue el primero y el único, de todos los disputados a partido y revancha, en el que tres equipos chicos, Argentinos, Ferro y Estudiantes, ocuparon los tres primeros lugares. Llegó a ser tan intensa la pelea que en la 33ª fecha, los tres compartían la punta con 43 unidades, y en la 35ª y penúltima, Argentinos y Ferro igualaban el primer puesto con 49 y Estudiantes estaba segundo con 47. En la 36ª y última, Argentinos venció 1-0 a Temperley, Ferro igualó con Estudiantes 0-0, y de esa manera el equipo armado por Roberto Saporiti logró su primer título por un punto de diferencia (51 a 50). El gran público, de todos modos, se mantuvo alejado de una definición tan apasionante. Por la pésima campaña de los grandes (River terminó a 8 puntos, San Lorenzo a 13, Independiente a 20 y Boca a 21), el torneo tuvo un bajísimo promedio de venta de entradas por partido: apenas 4311 generales.

Casi ocho años más tarde, en el Clausura de 1992, el Newell’s de Marcelo Bielsa arribó a la última fecha con una luz de dos puntos (28 a 26) sobre Español y de tres sobre Vélez. Su consagración fue angustiosa: visitaba a Platense en Vicente López, le bastaba un empate para coronarse campeón, y recién lo pudo conseguir a diez minutos del final con un gol de Ricardo Lunari. Español y Vélez terminaron compartiendo el subcampeonato con 27 unidades.

En el Clausura de 1996, el Vélez que empezó dirigiendo Carlos Bianchi y terminó conduciendo Osvaldo Piazza llegó al cierre con un punto de ventaja (39 a 38) sobre aquel Gimnasia de Carlos Timoteo Griguol. Y lo pudo mantener tras haber empatado 0-0 en Liniers con Independiente, porque en ese partido Chilavert le atajó un penal a Burruchaga. Si se lo hubieran convertido, el campeón habría sido Gimnasia, que igualó 1-1 con Estudiantes. Ese certamen tuvo, además, otra particularidad: los cuatro primeros fueron otros tantos chicos: Vélez (40 puntos), Gimnasia (39), Lanús y Estudiantes (34).

La definición del Apertura 2004 está más fresca: al cabo de la penúltima fecha, eran Newell’s con 36 puntos y Vélez con 33 los únicos que podían aspirar al título. Los rosarinos terminaron coronándose, pese a su derrota 2-0 ante Independiente en Avellaneda, porque Vélez sólo alcanzó a empatar 1-1 ante Arsenal luego de aquel grave error de Sessa que derivó en el gol de Hirsig. Si Vélez hubiera ganado, hubiera habido un desempate. Pero todo quedó como estaba y Newell’s es, hasta hoy, con 37 puntos, el campeón que menos sumó en los campeonatos cortos.

Compartir: 

Twitter
 

Lanús y Tigre, entre ellos saldrá un nuevo campeón.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.