EL PAíS

A la planta, por el agua

Uruguay anunció que no cerrará la frontera, pero vigilará que no haya protestas en Botnia. La asamblea planea una marcha por el río.

 Por Laura Vales

Uruguay mantendrá abierta la frontera con la Argentina, aunque montará un “fuerte dispositivo de seguridad” para controlar a los que planean protestas contra Botnia. Así lo anunció ayer el vocero de la Armada Marcelo Larrobla, mientras en Gualeguaychú se preparaban para cruzar en lanchas al balneario Las Cañas, cercano a la pastera. Los vecinos ratificaron la marcha náutica pero todavía no decidieron si van a desembarcar o no en territorio uruguayo, porque un decreto-ley del siglo XIX, reflotado por Tabaré Vázquez, prohíbe a los argentinos hacer manifestaciones en el departamento de Río Negro, sede de Fray Bentos. El peligro: que los detengan apenas desenrollen la primera pancarta.

En la protesta se anotaron entre veinte y treinta lanchas, que prevén reunirse primero en la isla Inés, frente a Botnia. “La idea es salir con las embarcaciones que no hayan sido multadas por la prefectura uruguaya, para que no las confisquen, aunque todavía no sabemos si vamos a bajar en Las Cañas; siempre buscamos que las protestas sean pacíficas y no haya detenidos”, señaló José Pouler. La prohibición de realizar manifestaciones fue dispuesta por el presidente Vázquez el 8 de octubre pasado. “Vamos a hacer regir en todos sus términos la legislación vigente y no vamos a autorizar en ese lugar (Fray Bentos) ninguna concentración, ni asamblea ni nada que se le parezca”, sostuvo la ministra del Interior, Daisy Tourné, al anunciar la medida. El argumento oficial fue que se pretendía evitar enfrentamientos entre los pobladores de Fray Bentos afectados por el corte del puente y los vecinos de Gualeguaychú. Sin embargo, está vinculada especialmente al Tratado de Protección de Inversiones que Uruguay firmó con Finlandia como condición para que Botnia se instalara en el país; ese convenio dejó atado de pies y manos al Uruguay, y estableció entre otros puntos que el Estado deberá indemnizar a la empresa si ésta sufre algún tipo de perjuicio por manifestaciones.

Por orden del presidente Vázquez, Uruguay cerró el anterior fin de semana los tres puentes internacionales para impedir el cruce de los vecinos a Las Cañas, donde iban a hacer una suerte de picnic de protesta. El cierre tuvo una repercusión indeseada para los uruguayos y finalmente ayer el vocero de la Armada dijo que este fin de semana las aduanas de Colón y Concordia estarán abiertas. “Aquellas personas cuya documentación las habilite a realizar los trámites migratorios y aduaneros no tendrán dificultad para el acceso al país”, aseguró. Pero advirtió que la estadía de los argentinos estará “bajo un minucioso control sobre personas y vehículos coordinado por los servicios de Inteligencia”.

Puede haber, además, manifestaciones por tierra. Esta semana hubo vecinos que estuvieron en Buenos Aires para averiguar sobre los viajes de Buquebús y cruzar por esa vía. Pero no hay nada anunciado y en estos días es más difícil anticipar cuáles serán las actividades de la asamblea. Antes de que Botnia entrara en funcionamiento, cada acción se anunciaba porque se discutía y votaba en asamblea. Ahora los vecinos crearon comisiones (de agua, de tierra, de prensa, de ley de la madera, etc.) que trabajan con un voto de confianza previo. A las marchas náuticas, por ejemplo, las decide y realiza la comisión de agua. Al mismo tiempo, la asamblea sigue sesionando tres veces por semana. En su última reunión realizada en la noche del viernes votó suspender suspendió el corte de la ruta 14, conocida como del Mercosur, hasta que los abogados de la ciudad hablen con la Cancillería sobre una nueva presentación ante la Corte de La Haya. El encuentro se realizará el miércoles, en el Palacio San Martín.

Compartir: 

Twitter
 

Los vecinos decidieron ir en lanchas a protestar a Botnia.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.