EL PAíS › HERMES BINNER, GOBERNADOR ELECTO DE SANTA FE, A UNA SEMANA DE ASUMIR

“Tenemos que aportar propuestas y no denuncias”

Ya tuvo una reunión con la presidenta electa y está listo para tomar la Casa Gris, que encuentra gris por dentro y por fuera. Dice que la campaña terminó y ahora hay que “aportar, no con denuncias sino con propuestas”. Planea una reforma constitucional que incluirá autoimponerse límites. Un diálogo en las vísperas del primer gobierno socialista en una provincia argentina.

 Por Werner Pertot

Hermes Binner hace un culto de la moderación. Pese a que nunca abandona sus modales suizos para hacer política, se lo escucha más suelto ahora que ya prueba el despacho en la Casa Gris (“Es tan gris por dentro como por fuera”, comenta). En diálogo con Página/12, el gobernador electo de Santa Fe indica que “los tiempos electorales ya pasaron. Hoy tenemos que aportar no con denuncias sino con propuestas”. ¿Un mensaje para Carrió? Nunca lo dirá. Catapultado como el primer gobernador socialista, luego de su gestión en la intendencia de Rosario que fue reconocida por la ONU, Binner indica que hará una reforma constitucional y que se autolimitará en el nombramiento de jueces de la Corte Suprema provincial.

–Hace poco tuvo una audiencia con Cristina Kirchner. ¿Le sorprendió la rapidez con la que se la concedieron?

–Me resultó muy gratificante tener una respuesta tan rápida.

–¿Eso habla de su sintonía con el gobierno nacional?

–Yo creo que habla de la necesidad de construir una Argentina mejor, entre todos. Y aceptar que hay diferencias, pero también que la diferencia no es una dificultad sino una oportunidad.

–Para Macri puede ser una dificultad: hace tiempo que viene pidiendo una audiencia y sigue en la lista de espera...

–Bueno, bueno, por eso...

–¿Cómo ve el gabinete que conformó Cristina, con la continuidad de la mayoría de los ministros?

–Eso era algo esperado. Lo que me sorprendió es el nuevo ministerio que está vinculado a la Ciencia y la Técnica, con una personalidad que es un destacado de las ciencias argentinas, Lino Barañao. Nosotros habíamos pensado en el mismo sentido, por eso pusimos bajo la secretaría de Estado un área de Ciencia y Tecnología. Hoy avanzamos hacia una sociedad del conocimiento o nos quedamos en la historia.

–¿Piensa que expresa la concertación plural que proponía el oficialismo?

–Creo que, de alguna manera, sí. No me sorprendió el gabinete que conformó Cristina. Me parece que era el gabinete esperado.

–Hay un sector del socialismo que está con el Gobierno y otro, con Carrió. ¿De cuál se siente más cerca?

–Lo que ocurre en el socialismo ocurre también en otros partidos políticos. Nosotros creemos que hay que llevar adelante, como Partido Socialista, una política independiente, pero comprometida con el país. Hay tiempos electorales y tiempos de construcción. Los tiempos electorales ya pasaron. Hoy estamos ante una necesidad de aportar no con denuncias sino con propuestas.

Lilita, no tan cerca

–¿Cómo evalúa el desempeño de la fórmula Carrió-Giustiniani?

–La verdad que han sacado cuatro millones, 600 mil votos. Es para tenerlo en cuenta.

–¿Y cuál debería ser la construcción a futuro de la Coalición Cívica?

–En realidad, estamos en un tiempo distinto. Los espacios de fidelidad extrema hacia una propuesta política se han reducido enormemente. Y hay una gran volatilidad del electorado: la propia Ciudad de Buenos Aires ha sido una prueba de ello. Después de la crisis de 2001, todavía estamos en un período de reconstrucción de las fuerzas políticas que deben encontrar su espacio y su identidad. No se va a dar de un día para el otro.

–¿Qué rol va a jugar el socialismo en la CC?

–Nosotros hemos resuelto en el congreso partidario nuestra posición independiente. En Santa Fe, se dio una situación favorable para la construcción de la Coalición, que es el Frente Progresista Cívico y Social. Y, como un hecho sorprendente..., luego de las elecciones sigue funcionando. La búsqueda de consensos es uno de los caminos fundamentales para poder emular procesos similares como la Concertación chilena o el Frente Amplio uruguayo.

–¿Y la CC se puede acercar a esto?

–No, no quiero generalizar. Pero creo que este es el camino.

–¿A Carrió la ve como una “líder de la oposición”?

–Indudablemente que tiene su liderazgo...

–Ella dijo que podría volver a ser candidata a presidente, pese a que hace un mes lo había negado.

–Eso es parte del descreimiento que existe en la sociedad acerca de nuestros mensajes que te mencionaba antes. Tenemos que hacer los esfuerzos para que la gente vuelva a creer.

–Hay un grupo de disidentes del ARI que se alejaron por la incorporación de figuras de centroderecha a la CC, como Prat Gay o Patricia Bullrich.

–Es parte también de ese desafeccionamiento que se da de las opiniones acerca de la realidad y, consecuentemente, de las propuestas a futuro.

–Para usted, ¿qué rumbo debe tomar la CC?

–Eso lo tendrá que resolver la Coalición Cívica.

–Este grupo del ARI Autónomo planteó que sus presidenciables podrían ser Fabiana Ríos o usted. ¿Está pensando en presentarse en 2011?

–No, no. Nosotros tenemos esta situación que nos genera mucho entusiasmo, que es que esta provincia rica, que es Santa Fe, pueda tener una disminución real de los índices de pobreza.

–¿O sea que no piensa la gobernación como una plataforma para la presidencia?

–No, para nada.

–¿Qué construcción política pueden hacer con Fabiana Ríos?

–Hoy por hoy, tenemos que demostrar en nuestro territorio que nuestra propuesta es válida. A Fabiana la conocemos mucho, porque estudió Farmacia en Rosario. Y conocemos su militancia universitaria. Es una persona excelente para llevar un proceso transformador en Tierra del Fuego. A veces nos cuesta trabajo entender estas cosas si no las vinculamos con la realidad concreta de cada lugar: porque el mismo día gana Macri en Capital. ¿Qué es lo común que tenían ambos? Un proyecto de solucionar los problemas concretos de su territorio. La gente cuando ve la posibilidad de un cambio, lo vota.

Macri, no tan lejos

–¿Sigue pensando que Macri “va a mejorar la Ciudad”?

–Fue hace bastante que dije eso. Algunas cosas va a hacer Macri. No pensemos que Macri va a ser peor que lo que hoy pasa en Buenos Aires, con los conflictos que tiene. Para él, es un gran desafío.

–¿Lo ve como candidato a presidente en 2011?

–Primero tiene que transitar estos cuatro años. Que mejore algunas cosas no quiere decir que va a ganar la popularidad que lo catapulte a la presidencia de la Nación.

–¿Qué otro presidenciable tiene el centroderecha?

–Bueno, está bien... Pero gran parte de Chile la hizo el centroderecha. No la menospreciemos. Hablar de centroderecha no quiere decir que esté todo mal lo que hacen. Tienen conceptos claros, que hay que tenerlos en cuenta. Hay muchos elementos del centroizquierda que se los comió el centroderecha. Hay aspectos que el centroizquierda tomó muy livianamente y el centroderecha hizo carne en esos temas.

–¿El gobierno de Cristina de qué signo va a ser? ¿De centroderecha o de centroizquierda?

–Va a ser un gobierno nacional y popular.

La patria socialista

–¿Cuáles van a ser las primeras medidas de su gobierno?

–Las primeras medidas van a estar vinculadas a limitar las funciones del gobernador para la designación de los jueces de la Corte. Como fue el artículo 222 del Presidente, es una forma de mejorar la Justicia.

–¿Y sobre el tribunal actual?

–Se va a mantener el número. Lógicamente, si hay un proceso constitucional, será plausible de ello. Pero nuestra preocupación fundamental va a estar dada de ahora en más: que las designaciones no sean propuestas exclusivas del gobernador, sino con una forma similar a la nacional, pero adaptada a la realidad de Santa Fe.

–¿Está pensando en reformar la Constitución santafesina?

–Sí, por supuesto. Las dos constituciones más antiguas eran las de Entre Ríos y Santa Fe. En la última elección, se eligieron los constituyentes para Entre Ríos, por lo que la más antigua es la de Santa Fe. Es de 1962. Quedó anticuada ante los conceptos que introdujo la reforma de 1994 en términos de participación, la inclusión de los pactos internacionales de derechos humanos, que deben ser incorporados a las constituciones provinciales. Además, hay otros temas fundamentales, como la autonomía de los municipios, y una mejora de la representatividad legislativa.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Alberto Gentilcore
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.