EL PAíS › LA IMAGEN DE KIRCHNER AL FIN DE MANDATO

Con un buen recuerdo

Según una encuesta, el balance que hace la gente de sus cuatro años es en general bueno. Un cuarenta por ciento opina bien o muy bien de su mandato; otro tanto, regular y sólo un veinte lo critica.

 Por Raúl Kollmann

Al finalizar su mandato, cuatro de cada diez argentinos opinan bien o muy bien de lo hecho por Néstor Kirchner y sólo dos de cada diez califican la gestión del Presidente como mala o muy mala. En un cuadro comparativo, Kirchner sólo pierde con Juan Domingo Perón, ya que los encuestados sostienen que su gobierno fue mejor que los de Carlos Menem, Raúl Alfonsín, Eduardo Duhalde y los ocho presidentes argentinos de los últimos 60 años, pero que fue inferior al del propio Perón. Los dos grandes déficit señalados por la mayoría están relacionados con la inflación y con la inseguridad.

Las conclusiones surgen de una encuesta realizada por la consultora Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), que lidera Enrique Zuleta Puceiro. El trabajo se terminó ayer mismo y fueron relevadas 1100 personas de todo el país, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social. La conducción técnica del estudio estuvo a cargo de Isidro Adúriz.

“Hay un juicio muy positivo sobre la gestión de Kirchner –señaló Zuleta–, con un énfasis en los temas económicos y, sobre todo, del manejo de la crisis y el poder político. O sea que los encuestados apreciaron rasgos de liderazgo, compromiso con el país y nivel de trabajo del Presidente, pero con especial énfasis en los logros económicos, que son aprobados por casi el 60 por ciento de la población. Tal vez lo más valorado es la política de empleo, reivindicada por más del 83 por ciento de los consultados. Son cuestiones, insisto, que tienen que ver con la gestión de la emergencia que vivió la Argentina. Ahí hay niveles altísimos de aprobación. Lo menos valorado es la política respecto de la inseguridad ciudadana. En ese rubro casi un 60 por ciento se manifiesta en desacuerdo con las políticas desarrolladas por Kirchner.”

Para Zuleta, “hay cuestiones de largo plazo que quedan en un territorio más bien dudoso, en un segundo lote con menos aprobación. Por ejemplo, en la reducción de la pobreza, hay un 35 por ciento que opina que Kirchner actuó bien y un 30 por ciento que cree que su gestión en esa materia fue deficitaria. En el medio, otro 35 por ciento lo califica con un regular. Yo diría que en estos temas de más largo plazo, como pobreza, salud y educación, existe menos aprobación que en la cuestión económica y las medidas para enfrentar la crisis del país”.

–Se habla mucho de la calidad institucional como cuestión pendiente –le sugirió este diario a Zuleta.

–Una cosa es la mirada política y otra lo que percibe la gente. En las encuestas, el tema gobierno-oposición, calidad institucional, ha bajado en importancia en forma sistemática durante los últimos años. Se los percibe menos graves de lo que se habla. Si tuviéramos que sintetizar lo pendiente, desde el punto de vista de los encuestados, yo diría que son dos: la inflación y la inseguridad. En el tema inflación, por ejemplo, hay un 54 por ciento crítico y un 32 por ciento que dice que el Gobierno actúa bien. En el terreno de la inseguridad, hay un 27 por ciento que dice que Kirchner combate bien el delito y un 47 por ciento afirma que lo hace mal o muy mal. Yo, igual, haría un distinción. Para los encuestados el tema de la inflación aparece como un mal de la economía, parte de la puja distributiva, no como un gran déficit del Gobierno, sino como una economía que pierde equilibrio. Es más, los acuerdos de precios no tienen una fuerte opinión en contra. Creo que a la mayoría le gusta la idea de concertar, llegar a acuerdos. En el tema de la inflación y en muchos otros. Siempre la noción de bajar conflictos es una noción apreciada por el ciudadano común.

En función de estas evaluaciones, una abrumadora mayoría cree que Kirchner debe seguir actuando en el terreno político y nada menos que seis de cada diez personas creen que su papel central consiste en acompañar al gobierno de Cristina. Es más, un 30 por ciento de los consultados dice que no sólo debe apoyar, sino que tiene que intervenir en la administración Cristina y un 24 cree que tienen que acompañar, pero interviniendo poco.

“Me parece que tanto Néstor como Cristina Kirchner han tomado, después de las elecciones, el camino de recuperar la relación con muchos sectores. En especial el empresario y otros actores económicos. La mayor rispidez tiene que ver, últimamente, con los jueces, a quienes quieren imponerle un horario obligatorio y el pago del impuesto a las Ganancias. En cambio, el clima con los empresarios cambió notablemente. En la cena de la Cámara de la Construcción, los líderes del sector aplaudieron al Presidente durante largos minutos, puestos de pie. Habrá que ver cómo evoluciona este mejoramiento de algunas relaciones y el choque con otros sectores.”

Respecto del gobierno de Cristina, los encuestados sostienen que va a cambiar poco o nada de lo hecho por su marido.


























Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.