EL PAíS › Y POLITICA EN LANUS Y TIGRE

Dos para el campeonato

Dos localidades que hoy pelean el Apertura con sus equipos. Y ambas cambiaron sus intendentes recientemente. Y eligieron dos fanáticos muy relacionados con la camiseta de sus pagos chicos.

SERGIO MASSA, DE TIGRE

“Ahí hay un tema casi de dignidad”

Junto a La Hiena Barrios, Sergio Massa es el otro hincha ilustre de Tigre. Aún más, se dice que el intendente electo es el hombre fuerte del club y que, por ejemplo, fue él quien intervino en la decisión de que fuera Diego Cagna el director técnico. Consciente de los tres puntos que lo separan de Lanús, Massa defiende su optimismo, asegura que su gestión no se mezclará con su pasión y niega que le hayan ofrecido, como se dijo, la cartera de Economía en el futuro gobierno de Cristina Kirchner.

–¿Va a empezar su mandato con un Tigre campeón?

–Nosotros hasta ahora nos pusimos un objetivo que fueron 25 puntos. A partir de ahí, todo lo que Dios mande lo disfrutamos.

–Se lo vio exultante contra Boca. ¿Va a ir a la cancha contra Argentinos?

–Claro, y si me lo cruzo al Alberto Fernández y ganamos lo voy a cargar.

–¿Cómo ve al barrio? ¿Muy convulsionado?

–Es increíble, una cosa única. A mí habitualmente me paran para preguntarme de jubilaciones o ahora de cuestiones municipales. Pero hoy por la mañana todos me preguntaban si creía que Boca iba a ir para adelante o si le ganábamos a Argentinos Juniors...

–Ya que estamos, también le pregunto si cree que Boca va a ir para adelante...

–Ahí hay un tema casi de dignidad. Lanús le robó el campeonato a Boca el año pasado y creo que a ningún equipo le gusta que le den la vuelta en la cara y en la cancha...

–¿Qué implicaría para el partido que el equipo saliera campeón?

–A Tigre lo consolidaría en el escenario grande y le daría identidad al fútbol de la zona norte en general. Pensá que en el sur tenés a Racing, Independiente, Arsenal, Banfield, Lanús jugando en primera. En cambio, desde la General Paz hasta Rosario tenés sólo un club.

–Se dice que usted es el hombre fuerte de Tigre. ¿Qué rol tendrá, cuando asuma, el club en su gestión?

–Nunca mezclé. El club es de todos, de los radicales, peronistas, vecinalistas y tratamos de que todos se sientan parte. El vínculo personal lo seguiré manteniendo, y en los próximos días hay renovación de autoridades y veremos si ellas necesitan que las sigamos apoyando o no.

–¿En qué estado espera recibir al municipio?

–Recibimos un municipio con muchas carencias y tenemos el desafío de cuidar las cosas que se hicieron bien, y de hacer las que faltan. Por un lado, las cuentas están bastante ordenadas. Sin embargo, desde el punto de vista de la infraestructura pública quedan mucha cosas por hacer, ya que el 90 por ciento no tiene cloacas y el 60 por ciento vive sin agua potable.

–¿Cuáles serán las prioridades en su futura gestión?

–El esfuerzo más grande del año que viene desde la inversión del recurso local lo vamos a poner en salud, seguridad y en desarrollo urbano.

–¿Es cierto que le ofrecieron el Ministerio de Economía?

–De ningún modo. El Presidente nunca me ofreció ningún cargo después de la elección porque tanto él como yo somos conscientes de lo importante que es estratégicamente la tarea que hay que llevar adelante en Tigre.

–¿Algún comentario para Darío Díaz Pérez?

–Que le tengo mucho cariño y que me puso muy contento su triunfo electoral. Pero espero que la sonrisa que tiene desde ese momento se le borre de la cara este fin de semana.


DARIO DIAZ PEREZ, DE LANUS

“Quindimil era del sector mufa”

Al otro lado del teléfono se lo escucha entusiasmado. Es que sabe que hoy su equipo puede salir campeón por primera vez en su historia. Se trata del intendente electo de Lanús, Darío Díaz Pérez, quien cuenta que el estadio lleva el nombre de su hermano, que irá a la cancha de Boca invitado por Mauricio Macri y que el eterno Manolo Quindimil (que “es de Independiente”, subraya), pertenece a “un sector mufa” del club.

–Parece que es tiempo de novedades en el partido: primero perdió Quindimil, ahora quizá salga campeón Lanús...

–Nosotros lo vemos como un tiempo global de cambio. La verdad que se siente en el aire una sensación distinta.

–¿Qué relación tiene usted con el club?

–Mirá, con decirte que hace un año y medio que la cancha tiene el nombre de mi hermano (se llama Néstor Díaz Pérez), te digo todo. El fue presidente e hizo el estadio sin pedirle plata un centavo al club. La guita la buscó, como se dice en la jerga, haciendo mangazo por todos lados. Mi hermano pertenece a la generación que rescató y salvó a este club, que hoy es un modelo, cuando estaba de remate.

–¿Piensa ir a la cancha de Boca el domingo?

–Obviamente...

–¿Lo invitó Macri?

–Me llegó la invitación por ese lado, y la voy a aprovechar porque entradas no conseguí. Con esto de que nos dan sólo tres mil, supongo que deben estar todas en la reventa.

–¿Tiene algo que ver el que Quindimil haya perdido las elecciones con que Lanús esté por ser campeón?

–Hay una historia que dice, y él mismo lo asumió, que Manolo pertenece a un sector mufa de Lanús. A pesar de que siempre intentó demostrar que es del club, se sabe que en realidad es de Independiente. Cada vez que iba a la cancha, Lanús perdía. Entonces, la hinchada decidió pedirle que no fuera nunca más. Yo, en cambio, cada vez que en la campaña iba a ver al granate, el equipo ganaba. Todo esto espero coronarlo el domingo.

–¿Qué política tendrán, cuando sean gobierno, con el club?

–Desde siempre nosotros tuvimos una política de acercamiento y de complementación. El club nos brinda becas para las colonias de vacaciones y nosotros en los momentos de dificultad le damos una manito con alguna obra chica. Esto lo empezó mi hermano, que tenía una buena relación con Quindimil, cosa que yo nunca tuve. Pero no será sólo con Lanús; acá hay tres o cuatro instituciones importantes que la han dado un ritmo muy particular a la vida deportiva del municipio.

–¿En qué estado cree que va a recibir al partido?

–Cada día pierdo más el poder de asombro. Contáblemente me entregan un presupuesto con un déficit de 20 millones. Pero no sólo eso; un 65 por ciento está dedicado a salarios, un 30 por ciento a la basura y me queda un 5 por ciento para gestionar. La otra cosa muy grave, es una planta de personal ultra dimensionada que, después de mi triunfo, se ha apelotonado en colas de supuestos empleados. Muchos de ellos son ñoquis a los que hay que echar, porque no hay otra forma de administrar esto.

–¿Algo para decirle a Sergio Massa?

–Que espero que en el partido no le vaya tan bien como le fue en la última elección.

Informe: Diego González.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.