DEPORTES › OPINIóN

Lo bueno y lo malo

 Por Juan José Panno

Lo bueno de que River corra peligro de irse a la B es que se alimenta con nuevas letras el folclore futbolero; lo malo es que a veces las cargadas se vuelven obvias, pesadas y martirizan impiadosamente. Una cosa es que se les diga piolín (porque se va con el Globo) y otra cosa es la catarata de gastadas en los medios.

Lo bueno es que se va a conocer finalmente la famosa auditoría con las seguras irregularidades cometidas por la conducción anterior; lo malo es que se la cajoneó muchísimo tiempo y recién ahora se la desempolva.

Lo bueno es que River rompa pactos de silencio que tenía con la AFA para no perjudicar al ex presidente José María Aguilar, miembro de la FIFA; lo malo es que ahora salen a la luz justamente esos entuertos.

Lo bueno es que se producen debates acerca del peso social, cultural y político del fútbol más allá de lo deportivo; lo malo es el nivel que alcanzan algunos debates, cuando algunos intelectuales actúan (a favor o en contra del destino del club) como el más fanático de los hinchas. Se lo pudo ver en los informes y en los comentarios manipulados de 6,7,8.

Lo bueno es que Ignacio Copani la va a tener que cortar con ese asunto de que el más grande sigue siendo River Plate; lo malo es que muchos hinchas dolidos cometen actos que le quitan la grandeza que tiene el club.

Lo bueno es que River llegó a la Promoción cuando pocos creíamos en esa posibilidad y apostábamos a que iba a aparecer alguna ayudita de último momento; lo malo es que la sospecha sigue vigente y se sostiene con algunos antecedentes nefastos de la historia, empezando, sin ir muy lejos en el tiempo, por el arbitraje de Gabriel Brazenas que despojó a Huracán de un campeonato que merecía.

Lo bueno es que existen los foros y las redes sociales para que muchos hinchas expresen sus genuinos y apasionados sentimientos; lo malo es que en esos mismos foros hay tipos que envían mensajes terroríficos convocando a ejercer violencia contra dirigentes, técnicos y jugadores.

Lo bueno es que el partido decisivo se va a jugar con público; lo malo es que hay distintas varas para medir los incidentes ya que con anterioridad por causas menores se castigó a Vélez y Huracán.

Lo bueno es que en Núñez va a haber 2500 policías; lo malo es que va a haber más policías que hinchas de Belgrano.

Lo bueno es que hay quienes dimensionan bien los alcances del descenso en el caso de un grande; lo malo es que no se entiende que en Italia y Brasil se fueron a la B casi todos los grandes, incluidos Milan, Roma, Juventus, Corinthians, Flamengo, Fluminense y Vasco da Gama.

Lo bueno es que muchos hinchas de Boca, en el fondo, sienten el cosquilleo de pensar que les puede pasar lo mismo y de hecho empiezan el campeonato con un promedio muy bajo; lo malo es que muchos otros creen en la impunidad eterna.

Lo bueno es que mucha gente se compadezca del dolor que sufren los hinchas de River; lo malo es que algunos periodistas/hinchas famosos comparen el hecho de irse al descenso con la muerte de un hijo.

Lo bueno, lo mejor de todo esto, es que gracias a River, Clarín y sus satélites descansan un poco de sus ataques al Gobierno.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
SUBNOTAS
  • Lo bueno y lo malo
    Por Juan José Panno
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.