EL PAíS › RICARDO ALFONSíN Y FRANCISCO DE NARVáEZ NO TERMINAN DE PONERSE DE ACUERDO

Tironeos en la nueva pareja

Hay conflictos en unos 12 distritos donde podrían ir a internas, entre los que se encuentran La Plata, Lanús, Lomas de Zamora y Vicente López. En Capital, orgánicos de la UCR se oponen al deseo de Alfonsín de encabezar con el ex fiscal Manuel Garrido.

 Por Sebastian Abrevaya

Los líderes de la Unión para el Desarrollo Social, Ricardo Alfonsín y Francisco de Narváez, siguen sin ponerse de acuerdo. Después de mantener un sinnúmero de reuniones entre los radicales y los peronistas disidentes, apenas pudieron anunciar ayer los dos primeros diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, el radical Miguel Bazze y la ex ministra Graciela Ocaña. Tal como había trascendido, De Narváez ratificó a José “Pepe” Scioli como primer candidato a senador y a su vice, que también será de su espacio, la diputada provincial Mónica López. Además de la indefinición por los siguientes cargos legislativos, hay conflictos en unos 12 o 13 distritos donde podrían ir a internas, entre los que se encuentran La Plata, Balcarce, Junín, Lanús, Lomas de Zamora y Vicente López. Cruzando la General Paz también hay conflictos. Sectores orgánicos de la UCR que responden a Enrique Nosiglia y a Jesús Rodríguez se resistían a desplazar a sus candidatos para colocar al ex fiscal Manuel Garrido como cabeza de la lista, tal como pidió Alfonsín.

El bunker de De Narváez en Las Cañitas fue el escenario elegido en esta oportunidad para anunciar las listas de candidatos. Los dos aseguraron que la sangre no llegará al río, pero a un día del cierre de la presentación de candidatos, apenas pudieron oficializar lo que ya había trascendido como un secreto a voces. De Narváez se quedó con el vice y el senador, mientras que los radicales le reclamaban al menos uno de esos cargos y no obtuvieron ninguno. Para salvar al menos simbólicamente el rol del radicalismo en el acuerdo, la ex ministra de Salud Graciela Ocaña fue relegada al segundo lugar, a cambio del titular del Comité bonaerense, Miguel Bazze.

Con cierto fastidio, Alfonsín respondió ayer que hoy se iban a conocer el resto de los nombres. Según pudo saber Página/12, el lugar siguiente en diputados será para el denarvaísta Alberto Roberti, secretario general de la poderosa Federación de Trabajadores de Petróleo y esposo de Mónica López. El cuarto es el radical Eduardo Santín, hombre del cacique Leopoldo Moreau. Quinto, el ex director del Cippec Nicolás Ducoté, que dejó la ONG por un importante puesto bien remunerado como jefe de los equipos técnicos del Colorado. El sexto lugar, que debe ser para otra mujer, la pondría el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

“Es posible que haya internas, pero estamos haciendo todo el esfuerzo para evitarlas”, sostuvo ayer De Narváez, en conferencia de prensa. No son pocos los distritos donde podrían terminar compitiendo el 14 de agosto. El caso paradigmático es La Plata, donde Moreau y Federico Storani acompañan al titular del radicalismo, Sergio Panella, mientras que De Narváez impulsa a Gonzalo Atanasoff, el hijo del diputado Alfredo Atanasoff. Otro caso curioso es Vicente López, donde el intendente, Enrique “Japonés” García, de origen radical, buscará la reelección por un partido vecinalista mientras que dentro de la Udeso Alfonsín apoya a Norberto Erro y De Narváez a Carlos Arena.

En la ciudad de Buenos Aires el conflicto está centrado en la UCR. El candidato del radicalismo es Hernán Rossi, referente de la agrupación juvenil La Cantera, vinculado con el ex titular de Franja Morada en la Facultad de Económicas, Emiliano Yacobitti, y con el histórico dirigente Enrique “Coti” Nosiglia.

El problema surgió cuando Alfonsín introdujo a Garrido, para darle a su candidatura una impronta “anti-corrupción”. Garrido, actualmente en Guatemala, viajó hace unos días a Buenos Aires para reunirse con el candidato. El hijo del ex presidente no había convencido entonces a los propios radicales de la conveniencia de llevarlo a Garrido, por lo que no lo recibió y posteriormente viajó a Ginebra al encuentro de la OIT. Si Garrido encabeza, Rossi no quedaría segundo, sino que en ese lugar debería ir una mujer, por lo que sus chances de ingresar al Congreso nacional se reducen considerablemente. Además, el sector de De Narváez pensaba colar una lista de adhesión, que, según dejaron trascender, podría encabezar el ex fiscal Pablo Lanusse.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Alfonsín y Francisco de Narváez presentaron algunos de sus candidatos ayer en las Cañitas.
Imagen: Rolando Andrade
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.