DEPORTES

Ellos los vieron deslumbrar

 Por L. C.

“Moreno fue el mejor de todos, me animo a decir que fue casi tan grande como Maradona. Con un jugador como él, Argentina ganaba algún Mundial si se hubiera jugado en los ’40”, opinó Francisco Varallo, el único sobreviviente de la Selección Argentina que jugó el Mundial de 1930. “Erico era letal, en el área no había nadie como él. Definía con una rapidez inigualable. Por sus condiciones, sin dudas que se mereció jugar un Mundial pero, en aquellos años, Paraguay no tenía mucha tradición futbolística y Arsenio pagó el pato”, agregó Varallo, para quien “Walter Gómez era de la línea de Erico; el mejor uruguayo que vi".

Silvio Marzolini fue compañero de Angel Clemente Rojas en Boca y en la Selección. “Rojitas se lesionó en una gira previa al Mundial ’66, y fue una gran pérdida para la Selección –asegura–. Sin él, el equipo no tuvo la cuota de calidad que le hubiera permitido llegar más allá de los cuartos de final, donde nos eliminó Inglaterra.” El ex marcador de punta jugó contra Spencer: “Un jugador muy rápido y fuerte, lo enfrenté en varios choques de Copa Libertadores. Era muy difícil de marcar”.

Con Estudiantes, Raúl Madero jugó contra George Best en la final Intercontinental de 1968: “Era un jugador único, que obligaba a un gran esfuerzo de concentración cada vez que se lo intentaba marcar”, recordó.

“Weah es el mejor jugador en la historia de Africa, un gran delantero –opina el ex arquero Norberto Verea–. Litmanen jugó toda su vida como un holandés y es notable que, habiendo nacido en un país nórdico, donde se juega al fútbol nada más que durante cuatro meses al año, haya desarrollado las condiciones técnicas que exhibió. A Giggs será una lástima no verlo en Alemania. Los tres merecieron jugar un Mundial".

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.