DEPORTES › EL FUERTE CONDIMENTO FíSICO QUE IMPONE LA PRUEBA

Para ganar hay que ser un atleta

Lo había anticipado Carlos Sainz: en este Dakar los pilotos sentirán mucho más el calor que en Africa. Esta edición 2009 de la singular competencia, la primera fuera de territorio africano, será más dura, como anticipó el presidente de la organización, Etienne Lavigne, para máquinas y pilotos, y especialmente para éstos. “Tenés que tener una condición de atleta para poder subirte y sacarle rendimiento al auto” opina el mendocino Orly Terranova. “Tenemos que tener una resistencia permanente, con casi diez horas arriba del auto, con temperaturas de casi 50 grados y mantener la concentración. Esa es la clave”, asegura el cordobés Gabriel Pozzo.

La prueba comprenderá interminables 9578 kilómetros a campo traviesa por caminos que incluyen largas rectas, curvas, dunas, terrenos muy irregulares de distinto tipo, alturas de hasta 3000 metros, un doble cruce de la Cordillera de los Andes y temperaturas que pueden superar los 50 grados dentro de los habitáculos, pese a que los autos de los equipos oficiales disponen de equipos de aire acondicionado.

Los entrenamientos del equipo Mitsubishi, ganador de las últimas ediciones del Dakar en Africa, no dejaron librado nada al azar, e incluyeron dos series de entrenamientos físicos en Francia –en Bretaña y en las montañas del Jura, junto a la frontera suiza.

El trabajo comienza en el gimnasio con estiramientos y algo de pesas para reforzar a nivel muscular las zonas que reciben los violentos choques producidos al conducir a tanta velocidad, en saltos y demás, como en el cuello, las cervicales y la zona lumbar. El entrenamiento incluyó también disciplinas que parecen impensadas a la hora de imaginarse la preparación física de un piloto, como sesiones de ciclismo, vela, footing y esquí de fondo.

El equipo Volkswagen, como otros, dedicó una parte de esa preparación a entrenamientos en altura, en Arosa, en los Alpes suizos, a más de 3 mil metros, pensando en el cruce de la Cordillera de los Andes con asistencia de fisioterapeutas. “Nuestro campo de entrenamiento en los Alpes ofreció a pilotos y copilotos la oportunidad de adaptarse a alturas inusuales”, señaló Kris Nissen, director deportivo.

Terranova detalló que trabajó “muy duro durante el año para aumentar la capacidad aeróbica, de recuperación”. Pozzo relató que en los últimos tres meses estuvo “dándole más de importancia a la parte aeróbica para tratar de lograr un poco más de resistencia a largo plazo”.

El piloto cordobés explicó que en la carrera consumirá más proteínas y tratará de buscar comida “más simple, que se pueda consumir arriba del auto, y después alimentarse bien al final de cada día” y subrayó: “Es importante cenar bien y dormir bien”. Para Terranova, “son claves la alimentación, la hidratación, la suplementación y el entrenamiento físico. Hay que abolir los fritos, tomar mucha bebida con sales, colas, llegar bien hidratado, fuerte, para que el cuerpo pueda resistir muchas horas”.

Compartir: 

Twitter
 

El camión Ginaf de los holandeses Blom, Peltenburg y Kragt.
Imagen: Alejandro Leiva
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.