DEPORTES

El torneo de la Fuerza Aérea

 Por Pablo Vignone

Interesante el contraste de los cabezazos, como si fueran dos radiografías a la misma luz, en una fecha en la que llovieron goles desde lo alto. El de Germán Denis, el goleador de Independiente, el martes abriendo la victoria sobre Gimnasia de Jujuy, fue de esos a medio cincelar, en los que el parietal le sugiere apenas un desvío a la pelota, a guisa de obstáculo que solamente le imprime un ángulo delicado a la trayectoria. Más fricción que impacto.

Por el contrario, el de Martín Palermo, ayer contra San Lorenzo, fue de esos frentazos impecables que uno encontraría en el Manual del Perfecto Cabeceador, el golpe preciso, el cambio de dirección como calculado con geométrica precisión, desde la cumbre del salto en la que se impone al insuficiente esfuerzo zaguero por descolgarlo, hasta la ratonera en la que atajarla se parece a una fantasía.

Son dos goleadores, dos instantes, dos equipos en pugna, un único campeonato. ¿Son símbolos? ¿A uno le cuesta lo que al otro le sale naturalmente? Pero Denis lleva convertidos más del doble de tantos que Palermo en el Apertura. ¿Serán entonces las formas menos trascendentes que el fondo de la cuestión? Quedan siete fechas para entenderlo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El torneo de la Fuerza Aérea
    Por Pablo Vignone
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.