EL PAíS › LUEGO DE UNA HUELGA DE HAMBRE DE 43 DIAS

Esteche quedó libre

El líder de Quebracho estaba detenido desde marzo por los destrozos a un local de Sobisch.

 Por Adriana Meyer

“Tengo una sensación contradictoria de satisfacción por haber logrado una victoria, pero también siento indignación y bronca porque un par de hombres expusimos el cuerpo para que los jueces resuelvan conforme a derecho”, expresó a Página/12 el líder de la agrupación Quebracho, Fernando Esteche, a pocas horas de recuperar la libertad y de haber levantado la huelga de hambre que llevó adelante con su compañero Raúl “Boli” Lescano durante 43 días. Estaban detenidos desde marzo por los incidentes ocurridos en la manifestación de repudio tras la muerte del docente neuquino Carlos Fuentealba. Ahora esperarán el juicio oral por estos hechos –que se produjeron en el local del gobernador neuquino y candidato Jorge Sobisch– pero en libertad, junto a una docena de otros manifestantes. “Es una situación increíble, estuvimos seis meses presos por una vidriera rota y un mueble quemado, mientras ese tipo sigue en campaña, ofreciendo más bala”, se quejó Esteche, ya en su casa de La Plata.

Todo comenzó el 5 de abril, cuando la marcha de repudio por el asesinato de Fuentealba llegó a una sede del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y se produjeron incidentes que terminaron con el incendio y rotura de una parte del local. Tanto Esteche como su abogada Liliana Mazea afirmaron a Página/12 que en el expediente consta que él no estaba en el lugar.

“En el mismo procesamiento el juez (federal Ariel Lijo) reconoce que Lescano no participó en el hecho y yo ni siquiera estaba ahí físicamente, pero nos mantuvo presos por considerarnos ‘responsables políticos’, además de poner una serie de valoraciones prejuiciosas sobre nosotros”, indicó Esteche. En el mismo sentido, Mazea completó que “en el juicio demostraremos que se aplicó el ‘derecho penal de autor’, es decir que por pertenecer a una ideología usan el código, no por los hechos, sino por el pensamiento del imputado, es una aberración que va contra todas las garantías”.

Esteche y Lescano estuvieron primero en la cárcel de Marcos Paz, pero fueron trasladados a Ezeiza porque tuvieron un altercado con Miguel Etchecolatz, mientras el represor “se paseaba” por el penal. En ese penal denunciaron malas condiciones –sostienen que no tenían agua ni calefacción–, hasta que iniciaron la huelga de hambre. “No pedíamos nada excepcional, los tiempos procesales estaban cumplidos. Y así, sin llamadas mágicas, el mismo día que deciden nuestro traslado a un hospital, nos excarcelaron”, explicó Esteche. Horas antes, la abogada Mazea había presentado un pedido para que no fueran al centro hospitalario de Marcos Paz, sino a “un hospital abierto”, y en el mismo escrito solicitó al Tribunal Oral Federal 3 la excarcelación de los dos miembros de Quebracho, que fue concedida.

Esteche expresó su agradecimiento a los médicos del Argerich y del Zubizarreta, porque “lo que hacen es asombroso”. Y precisó que estuvieron todo el tiempo en la sala de guardia porque llegaban accidentados de mayor gravedad que ellos. Sin embargo, apuntó que Lescano estaba muy afectado por la deshidratación, la inflamación prostática y una insuficiencia renal, además de la pérdida de 17 kilos. “Yo perdí 18 y medio y ya estaba consumiendo masa muscular, estábamos muy cansados y nos costaba movernos”, concluyó. Para recuperar la libertad, Esteche puso bajo fianza el automóvil de una compañera, por un valor de 15 mil pesos.

Compartir: 

Twitter
 

Fernando Esteche estaba detenido junto a Raúl “Boli” Lescano.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.