EL PAíS

“Profundizar el rescate de la memoria de los años terribles”

Con un acto simbólico, presidido ayer por la ministra de Defensa, el edificio de la ESMA dejó de pertenecer a la Armada para pasar a convertirse en un espacio para la Memoria y los Derechos Humanos.

Era algo que parecía imposible no hace tanto: pasar por la puerta de la ESMA y entrar, sólo eso, entrar como a cualquier lugar público. Poder mirar, conocer, hacerse a la idea, y preguntar sobre todo lo ocurrido en ese sitio que la última dictadura convirtió en uno de sus mayores centros de exterminio. De ahora en más, será posible. Una ceremonia simbólica, encabezada por la ministra de Defensa Nilda Garré, formalizó ayer la apertura del edificio que dejó de pertenecer a la Armada para convertirse en el Espacio para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos.

“Hemos generado un acontecimiento significativo para el futuro de los argentinos al profundizar el rescate de la memoria de los años terribles de la represión dictatorial y poder realizar el balance necesario para consolidar la democracia”, dijo Garré al firmar el acta que oficializó la entrega de las instalaciones a la Comisión Bipartita que integran el gobierno nacional y el de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de la coordinación de su funcionamiento.

En la ceremonia estuvieron también el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, el subsecretario de Derechos Humanos de la Ciudad, Omar Abboud, la coordinadora del Archivo Nacional de la Memoria, Judith Said, y el titular de la Armada, Jorge Godoy. Hubo madres de Plaza de Mayo, ex detenidos y familiares de desaparecidos.

La antigua ESMA propiamente dicha fue mudada hace tiempo e integrada en la nueva Escuela de Suboficiales de la Armada (ESA), parte de cuyas instalaciones el presidente Kirchner inauguró a fines de 2006 en la base de Puerto Belgrano, en Bahía Blanca. Lo que seguía funcionando en el complejo de 14 hectáreas de Núñez era el Liceo Naval Almirante Brown, la Escuela de Guerra Naval, la Biblioteca de la Armada y el Centro de Estudios Estratégicos. Ese sector militar estaba separado por un vallado del Espacio para la Memoria. La división dejó de estar el domingo pasado.

El nuevo polo educativo de la Armada estará en Vicente López, pero la construcción marcha lentamente. Garré mandó a revisar todas las licitaciones para las obras a raíz de denuncias sobre irregularidades y demoras. Todavía no hay nada construido pese a que se pagaron 23 millones de pesos como adelanto (sobre un total de 68) a la empresa adjudicataria, que pertenece al contraalmirante retirado Basilio Pertiné, cuñado del ex presidente Fernando de la Rúa. No obstante, la ministra elogió a la Marina por haber cumplido “en tiempo y forma” con la entrega de las instalaciones. “Respondió a las expectativas”, dijo, “a pesar de las múltiples dificultades”, abundó.

La ESMA fue centro clandestino de detención entre 1976 y 1983. Por allí pasaron cerca de 5 mil desaparecidos y funcionó también como una maternidad clandestina, sostén de un plan sistemático de apropiación de niños. La mudanza comenzó el 24 de marzo de 2004, cuando el Gobierno anunció que el lugar sería transformado en un Museo de la Memoria, que todavía está en preparación. Pero el predio estará de ahora en más abierto al público.

Compartir: 

Twitter
 

De la ceremonia participaron Madres de Plaza de Mayo, ex detenidos y familiares de desaparecidos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.