EL MUNDO › AMBICIOSO PLAN ANTIDROGA FINANCIADO POR ESTADOS UNIDOS

El Plan Colombia, pero a la mexicana

Contra el narco y también la guerrilla. EE.UU. aportará 1400 millones de dólares en dos años y entrenará a militares.

 Por Gerardo Albarrán de Alba
desde México, D. F.

Tal y como hace en Colombia desde hace seis años, Estados Unidos está a punto de lanzar el “Plan México”, el cual le abre las puertas para una intervención militar abierta en territorio mexicano mediante la creación de un centro de comando, control e inteligencia contra el narcotráfico, de acuerdo con un informe parcial difundido el martes en Washington por la Oficina de Política Nacional para el Control de las Drogas de la Casa Blanca.

Para preparar el terreno, Estados Unidos contó esta semana con el apoyo del vicepresidente colombiano, Francisco Santos Calderón, quien el lunes pasado, en la capital mexicana, planteó olvidarse de soberanías nacionales ante la “necesidad” de crear un plan continental que enfrente al crimen organizado “trasnacional” mediante una mayor cooperación en materia de inteligencia entre los países del hemisferio, así como la modernización de sus legislaciones y de sus sistemas penales. “Se deben romper paradigmas como el de la soberanía, tal y como se entiende hasta hoy, pues las estrategias locales han sido rebasadas por estos grupos criminales que no reconocen fronteras”, sostuvo el vicepresidente Santos durante el foro “Seguridad y Derechos Humanos, base para el Progreso en México y Colombia”, organizado en el Tec de Monterrey por la embajada de ese país sudamericano, en el que estuvo acompañado por el fiscal general Mario Iguarán Arana y el consejero presidencial José Obdulio Gaviria.

Ahí, el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, dejó en claro que México busca replicar la experiencia colombiana en el combate no sólo al narcotráfico, sino a la guerrilla. De paso, aprovechó para calificar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como “un grupo terrorista”, lo que implica un vuelco en la política exterior mexicana.

Medina Mora aseguró que “México está bajo un cruce de amenazas serias a su seguridad” y defendió la reforma penal propuesta por el presidente Felipe Calderón, la cual se ha visto detenida en el Congreso por su carácter extremadamente represivo y violatorio de derechos humanos y en la que se incluyen figuras similares a las que se encuentran en Colombia, como los juicios orales, una policía nacional y figuras legales como la extinción de dominio, que permite que los bienes del narcotráfico pasen a formar parte del Estado sin que haya juicios de por medio. “La experiencia colombiana es un referente obligado en la lucha contra la delincuencia organizada para la reconstrucción de las capacidades del Estado”, dijo el fiscal mexicano, anticipando sin mencionarlo el “Plan México” que se cocina en Washington.

Paradójicamente, al mismo tiempo, la canciller mexicana Patricia Espinoza aseguraba al pleno de la Cámara de Diputados que el acuerdo en materia de seguridad que México negocia con EE.UU. es un programa que “se basa en el respeto a la soberanía nacional”. El anuncio oficial del centro de comando, control e inteligencia contra el narcotráfico diseñado por Estados Unidos para México podría darse esta misma semana, pero el periódico texano The Dallas Morning News filtró datos que anticipan que la intervención militar estadounidense abarcará hasta Centroamérica, pues el plan incluye el fortalecimiento de la frontera entre México y Guatemala, según David T. Johnson, secretario de Estado adjunto para narcotráfico y asuntos de policía internacionales, citado por el diario.

La colombianización del combate al narcotráfico en México implicaría “asistencia” por 1400 millones de dólares en sólo dos años; el centro de comando coordinaría el trabajo de todas las corporaciones policíacas antidrogas y podría implicar al ejército y a la armada de México, que desde diciembre pasado tomaron el control casi total del combate al narcotráfico en todo el país. Actualmente, la “cooperación” estadounidense al gobierno de Felipe Calderón para este año es de sólo 40 millones de dólares. En comparación, el Plan Colombia ha significado un costo de mil millones de dólares anuales durante los últimos seis años, lo que ha comprado a la administración Bush la presencia física de militares propios que entrenan, dirigen y supervisan a las fuerzas armadas colombianas.

John Walters, zar estadounidense antidrogas, adelantó que se trata de un esquema de cientos de millones de dólares. “Estamos a un par de días de anunciar los detalles del paquete de ayuda.” Según la Oficina de Política Nacional para el Control de las Drogas de la Casa Blanca, el “Plan México” forma parte de un hasta ahora secreto plan de asistencia antinarcóticos que busca frenar el paso de drogas a Estados Unidos a través de la frontera mexicana, por donde circula el 90 por ciento de los estupefacientes que consumen desaforadamente los estadounidenses.

Compartir: 

Twitter
 

Soldados mexicanos bajan paquetes con toneladas de cocaína de un helicóptero colombiano.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.