EL PAíS › EN EL JUICIO AL EX CAPELLAN CHRISTIAN VON WERNICH

La inspección de Puesto Vasco

“Me llevaron en un auto, me colocaron una venda en los ojos y aparecí en un centro de detención que después fue Puesto Vasco.” Así relató su secuestro Osvaldo Papaleo, ex secretario de Prensa de Isabel Perón, cuando declaró en el juicio que se le sigue al cura Christian von Wernich. Ayer, por ese mismo juicio, él y otros tres ex detenidos regresaron al campo de concentración donde fueron torturados, para reconocer el lugar visitado habitualmente por el ex capellán de la Policía Bonaerense. En una de las últimas inspecciones oculares de la causa, el periodista Juan Ramón Nazar, el empresario Isidoro Graiver y su esposa Lidia Brodsky, además de Papaleo, recorrieron junto a los miembros del Tribunal Oral Federal número 1 de La Plata el campo que funcionó en Quilmes entre abril de 1976 y febrero de 1978.

“Estaba en mi celda de dos metros por 80 centímetros, recostado en una colchoneta y entró un señor alto, de sotana, y sin saber yo quién era, dijo que venía a brindarme apoyo espiritual”, recordó Nazar al salir de lo que ahora es la Comisaría de la Mujer. Después supo que se trataba de Von Wernich, quien circulaba por los centros del denominado “Circuito Camps” y conversaba con los detenidos a los que les decía que “colaboren” con los represores. “No tenía discurso de sacerdote sino de un policía, interrogaba y actuaba con un nivel de obediencia y cercanía a Camps muy claro”, detalló Papaleo, compañero de cautiverio del entonces director del diario La Opinión, Jacobo Timerman.

Puesto Vasco, ubicado en Pilcomayo 59, a metros de la estación Don Bosco, tiene el aspecto exterior de una casa baja con un amplio jardín adelante, edificado sobre un ancho terreno se ubica en un barrio de casas similares. “Aquí se torturaba física, mental, espiritual y moralmente”, afirmó Nazar, dueño en aquella época del diario La Opinión de Trenque Lauquen. Uno de los objetivos de la inspección es corroborar los dichos de los testigos durante las audiencias. Al salir del lugar, Papaleo aseguró que “nadie desconocía que era un campo de concentración; si hasta los vecinos veían los movimientos y oían los gritos”.

En el marco del reclamo de testigos y organizaciones de derechos humanos para evitar la “revictimización” de los detenidos, el ex funcionario de Isabelita aseguró que el reclamo “no debe servir como pretexto para no concurrir” al juicio que está ya en su tramo final. El presidente del Tribunal, Carlos Rozanski, y los miembros Horacio Isaurralde y Norberto Lorenzo deberán dictar sentencia el martes 9, tras escuchar los alegatos de la querella y la defensa.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.