ECONOMíA › ACUERDO AUTOMOTOR POR CINCO AñOS ENTRE ARGENTINA Y BRASIL

Más que socios, copilotos

El acuerdo hasta el año 2013 establece incentivos a la inversión y a la fabricación de ambos lados de la frontera. Prevé alcanzar una producción global de seis millones de unidades a su término, con comercio totalmente liberado.

El intercambio comercial de la industria automotriz entre Argentina y Brasil seguirá controlado otros cinco años. Tal como anticipó PáginaI12, la reunión de ayer entre el secretario de Industria, Fernando Fraguío, y su par brasileño, Iván Ramalho, fue la última. Ambos funcionarios acordaron hasta julio de 2013 la aplicación de un nuevo acuerdo para incrementar la inversión y la producción, con el objetivo de liberar el comercio a partir del sexto año.

La extensión del régimen administrado prevé la aprobación de un flex de convergencia entre ambos países. El flex es un coeficiente que indica el monto que está permitido importar por dólar exportado. Argentina fijó un coeficiente de 1,95 como límite a las importaciones provenientes de Brasil, y este país a su vez estableció un flex más generoso, de 2,50 para la entrada a su mercado de productos automotores argentinos, según confirmaron ayer los funcionarios encargados de la negociación, que comenzó a principios de año.

“Brasil es nuestro principal socio comercial, con quien tenemos un comercio bilateral de 30.000 millones de dólares, que implica un crecimiento de las exportaciones hacia Brasil de 40 por ciento y de 35 por ciento de las importaciones hacia Argentina”, indicó Fraguío durante una conferencia conjunta brindada en la Secretaría de Industria. Por su parte, Ramalho precisó que “este tipo de acuerdo posibilitará producir conjuntamente dentro de cinco años unos seis millones de automotores, como así también luego de ese lapso que no se cobren más tributos ni controles cuantitativos”.

El nuevo esquema, que deberá ser aprobado en breve por sus respectivos ministerios de Economía, contará con monitoreos trimestrales. El acuerdo contempla además que a partir del quinto año, el comercio ingresará en una etapa sin ningún tipo de restricciones. Todo dependerá entonces del diagnóstico que haga el Comité Evaluador, que se creará con el nuevo régimen, de la situación del sector en ambos países. La comisión estará integrada por representantes del ámbito público y privado.

En el sector se mostraron conformes con el acuerdo que establece “reglas de mediano y largo plazo que regirán para el comercio bilateral por los próximos cinco años”. Así lo resumió el director ejecutivo de la Asociación de Fábricas de Automotores, Fernando Rodríguez Canedo, quien resaltó además que “Argentina estará en mejores condiciones para exportar más a Brasil que ellos a nuestro país”.

Fraguío confirmó, en diálogo con este diario, que las variables que se tomarán en cuenta, dentro de cinco años, para evaluar la posibilidad de abrir el mercado doméstico serán “el intercambio comercial de ese momento, el nivel de producción y el de inversión” de cada país. Sólo en el caso de que no se haya perdido competitividad y el sector autopartista se encuentre sólido, se abrirá el comercio.

Compartir: 

Twitter
 

El acuerdo contempla barreras para evitar avalanchas, pero con una apertura progresiva.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.