EL PAíS › CONINAGRO SE VOLVIó A DIFERENCIAR DEL RESTO DE LAS ENTIDADES

Siguen las internas empresarias en el campo

 Por Fernando Krakowiak

Coninagro volvió a diferenciarse ayer del resto de las entidades agropecuarias al evaluar como un gesto positivo el cambio introducido por el Gobierno en el régimen de retenciones. “Nos permitimos leer en esa decisión un reconocimiento de razones, un inicio de caminos distintos que, así esperamos, estén dirigidos al logro de un diálogo fecundo y serio”, aseguró la entidad a través de un comunicado firmado por su presidente, Fernando Gioino. El dirigente sostuvo además que “mantener una visión diferente de ninguna manera significa decidir una separación o escisión del conjunto” y aprovechó para deslizar una crítica contra sus colegas: “Pareciera que este principio básico de convivencia grupal que distingue al sistema cooperativo, defendiendo el disenso para alcanzar el consenso, no siempre es entendido”.

Coninagro mantiene desde el inicio del conflicto la posición más moderada, pero en los últimos días comenzó a hacer públicas sus diferencias dejando expuesta la interna política que enfrenta a los dirigentes del campo. Esta entidad coincide en el rechazo a la suba de las retenciones, pero considera que el lunes se debe poner fin al boicot comercial y a los cortes de ruta y pasar a una etapa de protestas más moderadas mientras se busca restablecer el diálogo. “Se empezó a hablar de retenciones y hay un inicio para tratar el tema. Si ésta es la oportunidad de empezar a hablar, hay que buscar los mecanismos para que el diálogo llegue”, afirmó Gioino ayer.

A mediados de semana, Coninagro también cuestionó la “politización de las posiciones”, en obvia referencia a los discursos pronunciados por Eduardo Buzzi, titular de Federación Agraria, y Mario Llambías, presidente de CRA, en el acto realizado por los ruralistas el domingo pasado en el Monumento a la Bandera. Buzzi dijo ese día que “los Kirchner son un obstáculo para el crecimiento” y luego se vio obligado a pedir disculpas.

Las dos principales cooperativas que integran Coninagro buscar forzar un acuerdo lo antes posible por diferentes motivos. Sancor, de donde proviene Gioino, necesita poner fin al enfrentamiento porque necesita la ayuda del Gobierno para superar su crisis. Mientras que la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), donde reporta el vicepresidente de Coninagro, Carlos Garetto, también ve en la continuidad de la medida de fuerza un riesgo porque tiene menos espalda financiera que las multinacionales con las que compite en la exportación de granos.

La posición dialoguista dentro de la Mesa de Enlace es compartida por la Sociedad Rural, la cual también plantea la necesidad de poner fin al lockout y los bloqueos a partir del lunes. Luciano Miguens y Hugo Luis Biolcati, presidente y vice de la entidad, criticaron con dureza los cambios que introdujo el Gobierno el jueves en el régimen de retenciones, pero igual recomiendan ponerles un freno a los piquetes y comenzar a manifestarse montando carpas frente a las intendencias y gobernaciones.

De hecho, eso fue lo que anunció la Mesa de Enlace el martes pasado, aunque los dirigentes más “duros” dentro de Federación Agraria y Confederaciones Rurales pugnan por seguir adelante con los cortes de ruta. Hasta el jueves el entrerriano Alfredo De Angeli era el único que reivindicaba esa opción en público, pero luego de las detenciones que ayer realizó la Gendarmería en San Pedro (ver página 3) los “duros” recuperaron posiciones.

“Mañana (por hoy) no vamos a dejar pasar ningún transporte de carga en repudio a las detenciones”, señaló a PáginaI12 ayer un dirigente de Confederaciones de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). Eduardo Buzzi, por su parte, convocó a “una sentada en las rutas de todo el país” en protesta por lo que consideró como una “judicialización de la protesta”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.