EL PAíS › EL CENTRAL LES GANó UNOS 70 MILLONES DE PESOS A QUIENES ESPECULARON CON EL DóLAR

Morder el polvo después de la corrida

El cierre de las posiciones de mayo arrojó un resultado nítido en la pulseada entre la autoridad monetaria y los financistas que jugaron a la disparada de la divisa: el promedio de los contratos a futuro pasó de 3,28 a 3,18. Al público bajó a 3,13.

Los especuladores que pulsearon contra el Banco Central para hacer subir el dólar terminaron perdiendo unos 70 millones pesos. Esa es la cuenta provisoria que hacen operadores de la city y en el propio organismo tras el cierre de posiciones de mayo en el mercado de futuros. La autoridad monetaria operó más de 600 millones de dólares en ese segmento en la última quincena del mes cuando se insinuó una corrida contra la divisa. A eso se sumaron unos 1400 millones de dólares para domar la cotización mayorista, con su repercusión al público. El saldo fue un millonario castigo a quienes buscaron aprovechar la tensión política para obtener ganancias rápidas.

En la plaza cambiaria el resultado de la contienda fue categórico: el dólar físico cerró mayo a 3,13 pesos para la venta, el mismo nivel que tenía en junio del año pasado. El mes había arrancado con la divisa a 3,22. En la franja mayorista, donde se define el rumbo de la cotización, descendió a 3,10 pesos.

Los especialistas estimaban ya desde temprano las ganancias que obtuvo el Central en el mes que, con la intensificación del lockout rural, salió a jugar fuerte tanto en el mercado spot como en el de futuros. En el momento más álgido del mercado, donde las infaltables cadenas de mails premonizaban una devaluación, corrida bancaria y/o corralito, el BCRA aceptó el desafío y se posicionó vendedor en el mercado a término. En ese momento, se llegaba a pagar hasta 3,285 pesos por un contrato de dólar a fin de mayo, un valor que hoy resulta extravagante.

Los que apostaron a una apreciación del billete estadounidense compraron los contratos a cualquier precio. Pero el Central intervino la plaza volcando cerca de 2000 millones de sus reservas y desarticuló cualquier expectativa cambiaria. No sólo eso, sino que perforó el piso a niveles previos al inicio del conflicto agropecuario. “Estos valores hacen para el BCRA una ganancia millonaria en futuros”, estimó Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, en diálogo con este diario.

Por su parte, en el Central confirmaron a PáginaI12 que las ganancias en ese mercado “ascendieron a 70 millones de pesos”. No obstante, una alta fuente de la autoridad monetaria aclaró que la intención fue “sólo normalizar el mercado” y dejar al sistema “bien abastecido”, no montar “un operativo castigo”.

La cuenta que hacían en el mercado coincidía con esa cifra, poniendo un piso de 50 millones de pesos. El organismo operó entre 500 y 600 millones de dólares a futuro y en todos los plazos. El promedio de los contratos era entonces de 3,28 pesos. El viernes, ese promedio se ubicó en 3,18 pesos, diez centavos menos en 15 días. El resultado, de todos mondos, lejos de ser lineal, es incluso mucho mayor si se toma en cuenta que los tramos más operados fueron los más volátiles. Estos arrojan un spread (diferencia entre puntas) superior a esos diez centavos. En las operaciones de ayer se reconoció un dólar en 3,121 pesos para los compromisos que vencen a fin de junio y se ofreció 3,133 para los de julio próximo.

Aunque resta esperar hasta el lunes para ver el total de ‘bajas’, se habla también de muchas deserciones en el mercado. En este caso, los que huyeron fueron los que entraron para “timbear”. “Muchos que compraron no cerraron sus posiciones y se fueron a la mitad, antes de seguir sumando pérdidas. Hubo una gran cantidad de deserciones, dejando sin cobertura al que vendió”, afirmó a este diario un operador del mercado rosarino de futuros.

No todos tienen la espalda financiera para comprar a 3,20 pesos y poner a diario toda la diferencia hasta los 3,10. Es por eso que en 3,15 se fueron y dejaron sin cobertura al que compró. A esta situación se suma que “nadie compra un dólar (billete) a estos precios”, agregó el analista. “Aquellos que buscaron cobertura también están desarmando sus posiciones”, según confirmó a este diario la misma fuente del BCRA.

La estrategia de Redrado no presenta signos de agotamiento (las reservas quedaron ayer en 48.606 millones). No obstante, el organismo desplegó un arsenal de medidas para compensar cualquier reducción en la liquidez del mercado. Ayer empezó con la operatoria de pases activos en dólares. La medida sirve para otorgar liquidez en moneda extranjera a los bancos y que éstos no tengan que salir a comprarla en el mercado de cambios utilizando pesos. De todos modos, el principal escollo que enfrenta el Central es la suba de tasas. Esto favorece nuevos depósitos, pero, por otro lado, enfría la economía. La tasa para plazos fijos a 30 días arrancó el mes en torno a 9,30 por ciento y terminó mayo en 12,08 anual.

Compartir: 

Twitter
 

En el mes de las cadenas de mails anunciando corralitos y devaluaciones, el dólar bajó 9 centavos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.