ECONOMíA › LA APARICIóN DE ALGUNOS INDICADORES ECONóMICOS MáS FAVORABLES EMPEZó A DESPEJAR EL PESIMISMO EN ESTADOS UNIDOS

Obama dice ver una tenue luz de esperanza

El presidente de la principal potencia busca transmitir un mensaje alentador. La OCDE publicó un informe que también asegura que hay signos de mejoría en algunas de las siete grandes economías del mundo. Japón lanza otro plan millonario para enfrentar la crisis.

Estados Unidos está por batir un nuevo record: entre octubre del año pasado y marzo último, la principal potencia del mundo registró casi un billón de dólares de déficit presupuestario. Para todo el ejercicio 2008–2009, la administración de Barack Obama prevé superar los 1,752 billón de dólares en déficit, es decir un 12,3 por ciento de su PBI. Sin embargo, durante los festejos de Pascuas Barack Obama quiso dar un mensaje positivo. “Lo que empezamos a ver es una tenue luz de esperanza para la economía. Si no desfallecemos ante algunas dificultades, estoy absolutamente convencido de que vamos a encaminar nuevamente el rumbo.” A pesar del gran déficit presupuestario, Obama pronunció esa frase teniendo en cuenta el anuncio de beneficios del banco estadounidense Wells Fargo, que ganó 3000 millones de dólares en el primer trimestre de este año, a lo que se sumó la caída semanal de las peticiones de subsidio por desempleo. Por otro lado, la OCDE difundió un informe que destaca un freno en la caída de los países miembros y Japón anunció un plan de estímulo fiscal de 154.000 millones de dólares. Por el feriado de Pascuas, los mercados del mundo se perdieron las excusas para anotarse una suba.

El presidente Obama aseveró que se vislumbra una “tenue luz de esperanza” para la economía estadounidense. Sin embargo, recalcó que “todavía queda mucho trabajo por hacer” para lograr una reactivación. Lo que motivó el humor de Obama fue el aumento del número de préstamos acordados a las pequeñas empresas, las reducciones fiscales que comienzan a hacer efecto, las nuevas inversiones en infraestructura y energía y los citados aumentos en las ganancias de Wells Fargo y la disminución en los pedidos de subsidio por desempleo.

Lo que no tuvo en cuenta el presidente Obama a la hora de mostrarse optimista fueron los números del déficit presupuestario, que está por alcanzar el billón de dólares. De los 700.000 millones aprobados por el Congreso para estabilizar el sistema financiero, ya se destinaron 293.365 millones. Por otro lado, casi 300.000 millones fueron entregados a bancos y otras instituciones.

“Siempre fuimos muy prudentes en nuestras previsiones, eso no va a cambiar con la excusa de que estamos en Pascuas. La economía está todavía bajo una presión terrible”, admitió Obama, quien agregó: “Tenemos todavía mucho trabajo por hacer y en las próximas semanas habrá nuevas iniciativas de la administración”.

Otra institución que estuvo en sintonía con el buen humor de Obama fue la OCDE, cuyos indicadores sobre la coyuntura económica perfilaron “signos de una posible mejoría” en países como Francia e Italia, aunque se siguen constatando contracciones en las siete grandes economías del mundo. El conjunto de países de la OCDE pasó de perder 0,9 puntos en enero a 0,6 puntos en febrero. Sin embargo, el nivel de pérdidas está ubicado en los 9,7 puntos, algo que para el organismo sigue siendo una “fuerte ralentización de la economía”.

“Las perspectivas de crecimiento se mantienen débiles respecto del último mes en Estados Unidos, Canadá y Japón y se deterioran incluso en las grandes economías no miembros de la OCDE”, señaló la organización. “Aunque parecen dibujarse signos de una posible mejora, no hay que sobreestimar esos datos”, aclaró la institución internacional.

Donde la OCDE se mostró menos optimista fue en los datos sobre el desempleo. España registró en febrero la mayor tasa entre los países que integran la organización, al ubicarse en 15,5 por ciento, mientras que el nivel promedio de los países miembro fue de 7,3 por ciento. En la zona del euro fue del 8,5 por ciento.

Japón, a su vez, aprobó un plan de estímulo fiscal por 154.000 millones de dólares para ayudar a su economía. La cifra histórica, equivalente al tres por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), fue acordada por el Ejecutivo y la coalición gobernante del Partido Liberal Demócrata y el Nuevo Komeit. La iniciativa deberá pasar por el Parlamento japonés, en una sesión estimada para el próximo 27 de abril.

Según el gobierno nipón, este nuevo gasto fiscal ayudará a crear medio millón de empleos y aumentará en un dos por ciento el PIB, si es que se logran dinamizar las exportaciones. Las nuevas medidas de estímulo destinarán fondos para empresas con problemas de liquidez, a prestaciones por desempleo, como así también para mejorar el sistema de salud pública y ayudar a los jubilados.

En tanto, China registró la quinta caída consecutiva en sus exportaciones. En marzo el retroceso fue del 17,1 por ciento. “Las cifras muestran que las exportaciones permanecieron débiles. Pero el ritmo de desaceleración se está reduciendo, lo cual es una señal relativamente positiva en este momento”, estimó Jason Xu, economista de China International Capital Corporation en Beijing. Las exportaciones totalizaron 90.290 millones de dólares tras los pésimos datos de febrero, cuando las ventas al extranjero cayeron un 25,7 por ciento interanual, su mayor declive en más de una década.

El FMI tampoco quedó exento de dar sus previsiones. La entidad previó que el PBI de Alemania –la mayor economía de Europa– retrocederá este año un 5 por ciento. “Cualquier ciudadano que sepa hacer cuentas sabe que estamos movilizando miles de millones para combatir la crisis”, aseveró el ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrick.

Compartir: 

Twitter
 

Obama analizó la situación económica junto al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y su asesora Christina Romer.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.