EL MUNDO › OPINIóN

Evo está bien

 Por Fidel Castro *

Evo está bien, animoso y sereno. Ingiere sólo agua. Lo acompañan en el Palacio de la Presidencia líderes de la Central Obrera Boliviana y dirigentes campesinos de la Coordinadora Nacional por el Cambio. García Linera, como vicepresidente de Bolivia, preside el Congreso. En una comisión se sostienen intercambios con la oposición oligárquica. Una cuestión muy discutida es el número de legisladores indígenas de la propuesta de Evo sobre la representación de esas comunidades, siguiendo la Constitución aprobada, sin fijar cifras. Evo propone 14, la oposición sólo acepta 3. Le envié saludos a Evo a través de nuestro embajador en La Paz, Rafael Dausá, a las 14.25.

A las 16.01 vuelvo a conversar con Dausá. Había transmitido mi saludo a Evo, que tenía proyectado visitar Cuba el 9 de abril. Lo vio absolutamente sereno. Estaba jugando ajedrez con sus compañeros. El pueblo se está sumando a la huelga de hambre; ésta se ha extendido a El Alto, Cochabamba, Santa Cruz, La Paz y otras ciudades. Constantemente lo llaman organizaciones populares ofreciéndole apoyo. La Cámara de Diputados lo apoya abrumadoramente. En ese sector del Congreso la ventaja sobrepasa los dos tercios requeridos. El problema está en el Senado, donde la oligarquía es mayoritaria.

Hace unos minutos escuchaba el debate en el Congreso. Es increíble el odio y la insolencia de los líderes de la oligarquía. Están entrenados en el insulto y las ofensas personales. Les indigna Evo, el primer indio en la historia moderna de nuestra América que gobierna a un país que es además de origen y costumbres ancestralmente indígenas.

Acaba de aprobarse en la Cámara la disputada ley por 100 votos a favor y 30 en contra. El debate tiene lugar en La Paz, en la sala pertinente del edificio legislativo situado a pocos metros del Palacio de Gobierno.

A las 18.40 horas me comunico de nuevo brevemente con Dausá. Me cuenta que representantes de las organizaciones populares están arribando a la plaza Murillo frente al Palacio. Comenta igualmente la insolencia de los planteamientos, aunque me expresa que no todos los diputados de la oligarquía son tan groseros, algunos se comportan correctamente.

Escucho por la televisión el debate senatorial que ya se inicia. La transmisión cesó a las 19.20, al solicitar un senador de oposición la suspensión de la reunión para negociar, a la que se sumaron otros senadores. A las 20.41 llamé a Dausá. Evo bien, se comunica constantemente con los cuadros suyos, por celular. Siguen llegando personas a la plaza Murillo. Nuestro embajador conoce que las negociaciones avanzan, pero la oposición pide se retire a la gente de la plaza y que Evo cese su huelga de hambre. Ambas cosas es difícil que puedan lograrlo. Dausá cree que tal vez al final de la noche se llegue a un acuerdo. Prometí llamarlo de nuevo.

Llamé dos veces más a Dausá, a las 22.20 y a las 22.49. Coincide la primera llamada con las palabras de García Linera explicando la situación en ese momento. Se mantiene el impasse en el Congreso. La minoría senatorial sigue exigiendo que Evo cese en su huelga de hambre y se desaloje a la gente de la plaza Murillo. No existe ya la posibilidad de que se llegue hoy jueves a un acuerdo. Tal vez en la madrugada del viernes pero no es seguro. Evo bien y tranquilo. Mantiene invariable su actitud. En la segunda llamada después de algunos contactos pendientes me ratifica lo anterior.

Son ya las 12 de la noche y no hay acuerdo. La oposición abandonó el Parlamento. Debo entregar este material a Cubadebate para que se publique a tiempo en nuestra prensa. No es un partido del Clásico de pelota, pero a pesar de eso hay que acostarse bastante tarde. No albergo la menor duda de que Evo saldrá victorioso.

* Del diario oficial cubano Granma.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.