ECONOMíA › TEMAS DE DEBATE: EL PAPEL DE LOS ORGANISMOS FINANCIEROS MULTILATERALES

¿Qué FMI necesita la Argentina?

La crisis internacional puso en tela de juicio el rol del Fondo Monetario, que no supo prever la debacle y en algunos países la profundizó con sus recetas ortodoxas. Los especialistas formulan propuestas para reformar el organismo.

Producción: Tomás Lukin

[email protected]


Dejar atrás la ortodoxia

Por Noemí Brenta *

Argentina necesita un FMI de propósito claro, beneficioso para todos los países miembro, y cumplido con responsabilidad y coherencia. Un FMI que vele por la estabilidad monetaria internacional, que principalmente es la de las divisas clave: el dólar, el euro, el yen, la libra y el yuan. Un FMI que, como integrante del sistema de las Naciones Unidas, trabaje “con el propósito de crear las condiciones de estabilidad y bienestar necesarias para las relaciones pacíficas y amistosas entre las naciones, basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, promoviendo niveles de vida más elevados, trabajo permanente para todos, y condiciones de progreso y desarrollo económico y social”. Así define la Carta de la ONU el rol de los organismos creados para fomentar la cooperación económica internacional: el FMI y el Banco Mundial.

Argentina necesita un FMI libre de la influencia política de cualquier país o sector, y especialmente independiente de aquellos países o sectores que por su tamaño y poder pueden afectar las condiciones globales, exportando sus crisis, su desempleo, su irresponsabilidad o sus pérdidas al resto del mundo. Un FMI basado en una teoría económica unificada y creíble, y no en modelos fragmentados, que intimidan a los legos, pero a menudo son triviales y mutuamente contradictorios. Como los que se usan para evaluar los programas económicos de los países solicitantes de préstamos, que siempre asumen pleno empleo y un crecimiento económico excesivamente optimista, que caerá como maná del cielo. Así, a juicio del FMI, siempre es posible ajustar más, disminuir salarios reales, aumentar impuestos, pagar más intereses, casi ilimitadamente.

El G-20 reafirmó, días atrás, el rol central del FMI como foro de consultas multilaterales, de cooperación en temas monetarios y financieros y de promoción de la estabilidad internacional. Incluir lo financiero en las competencias del organismo –hasta ahora limitadas a los tipos de cambio– amplía sus facultades para supervisar las economías de sus miembros. En la práctica, ¿influirá esto realmente en el comportamiento monetario y financiero de los países grandes, capaces de desestabilizar la economía mundial; o más bien tenderá a reducir la autonomía de la política económica de los países periféricos, y sus posibilidades de acotar los movimientos de los volátiles capitales de corto plazo?

El G-20 también instó a ampliar la exigua capacidad prestable del FMI y a crear una línea de préstamos de desembolso rápido y montos elevados, para países con programas económicos “sólidos” (léase “neoliberales”). Estos, hoy son los más vulnerables por su exposición a la salida de capitales, la quiebra de bancos, la devaluación de sus monedas previamente apreciadas; y la recesión. Además, el FMI alienta a estos mismos países a tomar deuda externa para implementar medidas reactivantes, arma de doble filo, porque cuando las tasas de interés vuelvan a aumentar podrían encontrarse atrapados en una deuda gigantesca, que mermaría seriamente su soberanía económica y política e hipotecaría su crecimiento por décadas. Igualito que la Argentina desde fines de los ’70.

Además, el aumento de los recursos del FMI es mucho menos espectacular y muchísimo más lento que lo anunciado, Sólo los préstamos bilaterales son de acceso inmediato, como el de Japón, de febrero, y los más recientes de Suiza y Canadá. Para incrementar el fondeo de otras fuentes se requieren largos procesos de aprobación legislativa en los respectivos estados. Es difícil que los parlamentos de los países desarrollados aprueben prestar al FMI, cuando sus tesoros están en bancarrota. Por otra parte, una nueva y significativa emisión de DEG luce remota, ya que la dispuesta en 1997 aun no se concretó, debido a que el Congreso de los Estados Unidos –país con poder de veto sobre ciertas decisiones del FMI– no ratificó esta enmienda, ni mira con simpatía aumentar los aportes a los organismos internacionales, y mucho menos adoptar medidas que debiliten al dólar como moneda clave de reserva de los bancos centrales, como son los derechos especiales de giro.

A pesar de su retórica remozada, el FMI no cambió. Basta mirar las condiciones de los acuerdos de Islandia, o cualquiera de los países de Europa del Este, como Letonia, que redujo el 15 por ciento el salario de los empleados públicos; Hungría, que suprimió el aguinaldo, después de rebajar las jubilaciones. O Ucrania, que debe garantizar superávit fiscal primario, en medio de una caída del producto bruto de dos dígitos. O El Salvador, que firmó un clásico acuerdo ortodoxo antes de las elecciones para garantizar la continuidad del programa económico y de la dolarización. Más de lo mismo. Restricción fiscal, restricción monetaria, recorte de salarios reales y programas sociales, aumento de impuestos y tarifas públicas, profundizar la apertura comercial y financiera, recesión. Los préstamos del FMI continúan siendo catalizadores, condicionados a conseguir más fondos del sector privado. Este no es el FMI que Argentina necesita. En síntesis, Argentina necesita un FMI que cumpla su mandato de asegurar la estabilidad del escenario monetario y financiero para las relaciones internacionales. Lo mismo necesita el mundo, pero las perspectivas de lograrlo son remotas.

* Economista.


Inyectar más liquidez

Por Mario E. Burkun *

La reflexión sobre la crisis económica y las perspectivas del nuevo orden internacional obliga a pensar desde el interés de Argentina, sobre el desarrollo de los últimos eventos y reuniones en las que se esbozaron las medidas para paliar y afrontar la crisis financiera, comercial y productiva. Dentro de estas reuniones las metodologías del uso del poder entre las potencias, tanto las tradicionales como las emergentes, mostraron diferencias, tanto de concepción como de implementación.

En el caso del FMI, el debate muestra formas que no ven una salida profunda de la crisis, mediante una transformación del papel de las instituciones financieras multilaterales, sino una mutación de funciones y practicas. Sin embargo es muy probable que la dilación en la toma de decisiones y la carencia de un piso para la debacle comercial y productiva, generen que las propuestas más revolucionarias afecten al sistema institucional supranacional.

Cuáles son las posturas y cómo se explicitan.

- Ampliación de recursos monetarios para inyectar liquidez al sistema internacional y evitar defaults técnicos, al mismo tiempo que permitir sostener la relación entre tasas de interés y tipos de cambio entre las monedas claves existentes en la actualidad.

- Modificar el papel de unidad de cuenta del DEG, para ampliar la masa monetaria en circulación y de dicha manera permitir un incremento de las transacciones comerciales que reactive el mercado internacional.

- Generar cambios en las condicionalidades para acceder a los recursos del FMI, y permitir que el organismo oriente prestamos para actividades y proyectos de sostén a la producción y el consumo, que puedan ir más allá que la de resolver problemas de balanza de pagos o de ser garante de última instancia para los endeudamientos internacionales.

- Modificar la representación en la conducción del FMI, dando más lugar acorde con los aportes de ampliación de cuotas a países emergentes poderosos, como los BRIC.

Junto a estas medidas de cambio de criterio y sentido común, aparece la necesidad de resolver la gestión institucional, que es quizá la transformación más importante, frente a la crisis. La burocracia del FMI está anquilosada en propuestas de orientación de políticas económicas, propias del liberalismo obsoleto, y proclives a planes de ajuste que profundizan la recesión y la nocividad de la crisis en sus aspectos sociales y productivos.

Cambiar esta actitud de los funcionarios es la tarea que tiene por delante el actual titular del Fondo, con una concepción más heterodoxa, y que contemple las diferencias regionales de salarios, productividad, y culturas de consumo y de condiciones de desarrollo. Ante esta situación, el debate en el G-20, las reuniones entre potencias y las modificaciones institucionales permiten percibir diferencias entre Estados Unidos, China y Brasil, como un posible minibloque, la Unión Europea en su núcleo duro, Alemania y Francia, con Japón, y el Reino Unido con propuestas más avanzadas.

Dentro de esta mezcla de actitudes, se suceden situaciones que van delineando hechos fácticos que comprometen a los actores a futuro.

En las últimas decisiones de sostén, el FMI acepta aportes contingentes a Ucrania y a México, con menores condicionalidades que las que tuvieron Letonia y Hungría y la República Checa, estas últimas ya eran más flexibles que las de los tradicionales ajustes.

Respecto de otro campo de funciones que se discuten, el Fondo podría ser convocado a fungir como el organismo de control y auditoria del sistema financiero, para evitar los comportamientos inciertos y disruptivos de la especulación en la volatilidad de los capitales líquidos internacionales.

El lavado, el fraude, la elusión fiscal y la generación de dinero ficticio, con los derivativos y los hedge funds sin respaldo, convocan a la dirigencia internacional a buscar una veloz solución, en donde un organismo dotado de facultades supranacionales podría salvar la debacle bancaria y financiera.

Toda esta reflexión tiene que servir para analizar qué puede hacerse dentro del interés nacional. Frente a nuestras carencias y ambigüedades, producto de la emergencia de la crisis internacional, y de la incertidumbre en la gestión de las medidas anticrisis, la actitud frente al FMI implica algunas certidumbres.

- No podemos afrontar los cambios que se están produciendo en la concepción del poder internacional con prejuicios obsoletos justificados por la historia pero que pueden modificarse con la crisis.

- Administrar la relación en forma de nuestra conveniencia implica gestionar favorablemente, en la medida de la posibilidad regional, la concepción antiamericana, y la visión de ser país sometido por los planes de ajuste orientados por la institución FMI.

Finalmente, producir medidas creativas respecto de la liquidez internacional que necesitamos, en función de la relación regional y del vínculo del comercio internacional y de la inversión en nueva tecnología. Planificar acciones que partan de nuestra estructura productiva y evaluar permanentemente los cambios en los vínculos internacionales es entonces nuestra necesidad objetiva. Sigue pendiente la pregunta shakesperiana, pero ya no para el Fondo, sino para los responsables de nuestra política nacional.

* Doctor en Economía. Director de Escuela de Posgrado Universidad Nacional de La Matanza.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice
  • EL MERCADO DE TELECOMUNICACIONES SIN LUGAR PARA LA COMPETENCIA
    Coto de caza de Telefónica y Telecom
    Por Fernando Krakowiak
  • TEMAS DE DEBATE: EL PAPEL DE LOS ORGANISMOS FINANCIEROS MULTILATERALES
    ¿Qué FMI necesita la Argentina?

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.