EL PAíS › LA CUMBRE DE LAS AMéRICAS CONCLUYó CON UNA DECLARACIóN POR “CONSENSO” PERO “NO POR UNANIMIDAD”

Todo muy lindo pero sin acuerdo

Pese al buen clima entre las delegaciones latinoamericanas y de Estados Unidos, los presidentes sólo produjeron un “documento de compromiso”. Las principales objeciones provinieron de los países del ALBA y apuntaron a la situación de Cuba.

 Por Fernando Cibeira

Desde Puerto España

Como bien dice la Ley de Murphy de la diplomacia, si hay posibilidades de que una cumbre termine mal lo más probable es que eso ocurra. En una Cumbre de las Américas en la que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió un nuevo inicio en la relación con Cuba y el resto de los mandatarios coincidió en indicar que había comenzado “un nuevo orden regional” –el textual es de Cristina Kirchner–, no hubo acuerdo para que los presidentes firmaran la declaración final. Los siete países que pertenecen al ALBA, encabezados por Venezuela, habían anticipado el rechazo al documento que consideraban “un atraso” en muchos puntos y su postura no pudo ser modificada durante el retiro que los presidentes pasaron ayer en la elegante residencia del primer ministro de Trinidad y Tobago. El resultado, más híbrido todavía que la declaración en sí, fue que se dijera que había salido por “consenso” y no por unanimidad.

El primer ministro y anfitrión Patrick Manning transmitió: “Es un documento de compromiso que obtuvo la aprobación de unos y la desaprobación de otros, pero nos pusimos de acuerdo en adoptarlo y reconocemos que no hay unanimidad, pero sí un gran consenso sobre cuestiones importantes”. Los documentos finales que se emiten luego de cada cumbre suelen ser un compendio de buenas intenciones y éste que se distribuyó ayer se lleva las palmas. “Es como si te preguntara si querés a tu abuelito”, comparó el presidente de Ecuador, Rafael Correa, uno de los que no estaban de acuerdo. Más generales todavía suelen ser en la Cumbre de las Américas, que se realiza cada cuatro años, y el seguimiento para que se cumpla lo firmado es prácticamente nulo. Sin embargo, en las últimas ediciones se vienen repitiendo los problemas.

Lo extraño fue que, pese a que estaba claro que había desacuerdo, nadie dijo una palabra durante la extensa sesión que se llevó todo el sábado. Fue como si no se quisiera estropear el clima de concordia que signó el evento. “Obama, I want to be your friend”, insistió durante el plenario Hugo Chávez, pero del documento ni una palabra. Cuando alguien le preguntaba, insistía en que era un texto que atrasaba respecto de la realidad americana.

Aunque no se sumaron a la oposición del ALBA, en la comitiva argentina coincidían con el venezolano en cuanto a que el texto que desde hacía tiempo venían trabajando los delegados de cada Cancillería para esta cumbre iba más atrás de algunas cosas que se decían en el documento final de la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, en 2005. En aquella ocasión, la Cancillería argentina se preocupó por darle un perfil más “social” al texto, con varios párrafos en los que se hablaba de equidad, de distribución del ingreso y de empleo. El texto de ayer, agregaban los argentinos, se parecía más al que se aprobó en la anterior cumbre, en Canadá, en 2001.

Ayer era el último día de la Cumbre, destinado de 9 a 12 a un “retiro” de los 34 presidentes, en la residencia oficial de Manning, ubicada a 10 kilómetros de Puerto España. Cosa rara, la asistencia fue casi perfecta y en eso seguramente influyó que Obama se quedara hasta el final. Los presidentes, al menos los de la región, no suelen destinar tres días a una cumbre.

Las negociaciones se extendieron hasta último momento pero no hubo forma. Los mandatarios también cuestionaron al documento por no hacer mención a Cuba –por lejos, el principal tema de la cumbre, tanto que devoró a la crisis financiera–, también por halagar el trabajo de la OEA –y no decir que Cuba está marginada de ese organismo– y algunas otras cosas que cada uno agregaba de su cosecha.

“La declaración en sí misma no tiene la completa aprobación de los 34 países presentes”, dijo Manning, en la clausura. El primer ministro firmó la declaración en representación de los mandatarios y tomando en cuenta las objeciones de varios países.

“Bolivia tiene reservas por la cuestión del biodiésel, yo con la discusión económica que el documento deja para 2010, otros con la cuestión de Cuba”, explicó luego Lula, revelando que no eran sólo los del ALBA los que se anotaban como cuestionadores.

La declaración final empezó a negociarse meses antes de la celebración de la cumbre. Manning reconoció las dificultades de incorporar temas que se sumaron a la agenda continental con el paso del tiempo, como la crisis económica y el reclamo de la región contra el embargo de Estados Unidos a Cuba.

Los documentos de la Cumbre salen generalmente con la firma de todos los mandatarios. Desde 1994, cuando se iniciaron las Cumbres en Miami, nunca se produjo un veto de un grupo de países al documento, aunque existieron reservas como sucedió en la cumbre de Mar del Plata, en la que un punto disparó un conflicto entre Estados Unidos y la región.

“Lo importante es que la guerra no se produjo y la reunión se llevó a cabo en un clima excepcional. Yo creo que lo mejor que se produjo en esta reunión fue el clima político”, indicó, por caso, Lula, al final del encuentro. El clima de la reunión le hizo creer que es “plenamente posible” que haya una evolución en la relación entre Estados Unidos y Latinoamérica.

Pese al desacuerdo, nadie quiso hacer declaraciones conflictivas para no estropear una cumbre que en más de un sentido puede considerarse histórica, basta repasar la conferencia de prensa del presidente Barack Obama. Chávez se sacó varias fotos con él en la lujosa residencia de Manning, y rápidamente las imágenes se distribuían a través de la presidencia venezolana.

Compartir: 

Twitter
 

“Obama, ¡vamos a hacer negocios, vamos a proponer libros! Yo te regalo uno y tú me regalas otro”, bromeó Hugo Chávez.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.