ECONOMíA › UN INFORME OFICIAL RELATIVIZA EL IMPACTO EN EL MERCADO DE TRABAJO

Resistiendo la crisis en la trinchera

El Ministerio de Trabajo afirma que en el primer trimestre las desvinculaciones alcanzaron apenas al 1,2 por ciento del personal.

Un informe del Ministerio de Trabajo, al que accedió Página/12, revela que en el primer trimestre las desvinculaciones decididas por las empresas, entre las cuales se contabilizan los despidos, alcanzaron al 1,2 por ciento del personal, mientras que en el mismo período de 2008 esa proporción había llegado al 1,4 por ciento. A su vez, se afirma que el bajo nivel de desocupación (8,4 por ciento) se logró mantener con una elevada participación de la población en el mercado de trabajo y no a costa del retiro de personas del ámbito laboral. De hecho, la tasa de actividad alcanzó al 46,1 por ciento, la segunda más elevada en los primeros trimestres desde 2003. De este modo, el organismo oficial que conduce Carlos Tomada negó la existencia de un supuesto proceso masivo de despidos como el que describen algunos analistas privados.

El informe busca resaltar la fortaleza que evidenció el mercado de trabajo en medio de la peor crisis económica internacional de los últimos ochenta años. Para ello se compara la situación con lo ocurrido durante las dos últimas crisis globales que el país enfrentó en la década del ’90, las cuales tuvieron una intensidad notablemente menor que la actual. En mayo de 1995, el efecto Tequila, provocado por la crisis mexicana, hizo que la desocupación trepara al 18 por ciento y en mayo de 1999, en medio de la contracción provocada por la crisis brasileña, los desempleados llegaron a representar al 15 por ciento de la población económicamente activa. Sin embargo, en la actualidad el desempleo se ubica en 8,4 por ciento, la tasa más baja de los últimos seis años. El dato resalta aún más al contrastarlo con lo que actualmente está ocurriendo en los países centrales, donde durante el primer trimestre las principales multinacionales del sector financiero y de la industria anunciaron en conjunto cientos de miles de despidos.

Otra cifra que se destaca en el informe oficial es la correspondiente al empleo asalariado registrado. Según los registros administrativos de la AFIP, el empleo registrado creció 0,7 por ciento entre los primeros trimestres de 2008 y 2009; variación que representa a cerca de 50 mil nuevos asalariados registrados en todo el país. De hecho, en el primer trimestre la mayoría de los sectores productivos incrementaron la dotación de personal, con la excepción de industria, construcción e intermediación financiera. En la actualidad, hay 2,2 millones de asalariados registrados más de los que había a principios de 2003.

A su vez, se afirma que el menor ritmo de crecimiento del empleo no se explica por un aumento de los despidos, sino fundamentalmente por la caída verificada en el número de nuevos trabajadores contratados por parte de las empresas, las cuales prefieren postergar algunas decisiones ante la incertidumbre que genera el contexto global.

El Ministerio de Trabajo reconoce que la industria es una de las ramas más afectadas por la crisis internacional, pero igualmente identifica sectores industriales particularmente importantes para el entramado productivo que en la comparación interanual aún muestran un incremento del empleo formal. Entre esas actividades se encuentran el sector automotor (con un crecimiento de 6,3 por ciento) y la producción de alimentos (2,8 por ciento). Por último, se remarca que en el primer trimestre se contabilizan 557 mil empresas en el país, 134 mil empresas formales más que las existentes en 2002.

Todos estos datos se inscriben en una fuerte polémica que viene manteniendo el Gobierno con las consultoras de mercado. Algunos analistas afirman, en base a relevamientos privados, que el mercado de trabajo está sufriendo en la actualidad una fuerte contracción. Ecolatina, por ejemplo, afirmó ayer en base a datos de Tendencias Económicas que en el primer cuatrimestre las suspensiones alcanzaron a 163 mil trabajadores y 105 fueron relegados de sus puestos de trabajo, cuando apenas un año atrás ascendían a 24 mil y 6 mil, respectivamente. El Observatorio Pyme, por su parte, también había trazado un escenario complicado la semana pasada al afirmar que en el primer trimestre el empleo entre las pymes industriales había caído 10 por ciento. Desde el oficialismo desestiman estos datos poniendo en cuestión la metodología de los relevamientos o atribuyéndoles intereses políticos, mientras que los privados responden relativizando las estadísticas públicas, pues afirman que el Gobierno disimula el impacto de la crisis de cara a las próximas elecciones.

Compartir: 

Twitter
 

Los datos oficiales desmienten a las consultoras privadas.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.