ECONOMíA › PROPUESTA DESDE GRAN BRETAñA

Sindicatos globales

 Por Cledis Candelaresi

Si los estados no hubiesen hecho aportes millonarios para sostener las economías, la crisis económica habría generado 12 millones más de desocupados. La sentencia corresponde a Bredan Barber, el titular de la Trades Union Congress (TUC) de Gran Bretaña, poderoso núcleo sindical, quien visitó Buenos Aires para entrevistarse con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y los dirigentes sindicales Gerardo Martínez y Omar Viviani. Su objetivo fue avanzar en el proyecto de crear una suerte de central obrera internacional, que analice la problemática laboral desde la perspectiva de los trabajadores.

Barber conoció los piquetes argentinos el mismo día de la semana pasada en que el coche de la embajada británica en Buenos Aires intentó acercarlo hasta la sede de la cartera laboral. El bloqueo lo obligó a llegar de a pie hasta el edificio de la cartera laboral. “Argentina enfrenta problemas económicos importantes, a pesar de sus avances. Con un 40 por ciento de empleo en negro y mucha desigualdad”, arremetió el visitante. En materia de empleo, su país no está mucho mejor. Aunque la crisis económica haya amainado, dejó en Gran Bretaña su lastre en el campo laboral, con una desocupación del 8 por ciento (un punto por debajo de la local), lo que equivale a 2,5 millones de desempleados, de los cuales un millón son jóvenes.

Un viaje al exterior que hizo días pasados Hugo Moyano le impidió a Barber discutir directamente con el líder de la CGT los temas de la agenda que trajo para analizar con sus colegas en Buenos Aires. Pero tuvo ocasión de repasar con otros popes del sindicalismo algunos puntos que desvelan a los trabajadores del Primer Mundo, pero que difícilmente rocen a los locales, como la militancia para disminuir el calentamiento global.

Sin embargo, Barber partió de Buenos Aires con la ilusión de que podría replicarse en la Argentina el modelo inglés de conformar grupos de delegados que velen por el cumplimiento de normas ambientales en sus lugares de trabajo. El tema del calentamiento global, y la importancia de economizar energía sustituyendo recursos fósiles por otros menos agresivos al planeta, es una de las banderas que elevó más alto la administración del primer ministro británico Gordon Brown, lo que genera también en el sector laboral una conciencia que por estas tierras no existe ni en estado germinal.

Pero lo que verdaderamente acercó a unos y a otros fue el proyecto gestado ya hace un par de años de crear una CGT internacional, algo en lo que están trabajando las confederaciones sindicales de varios países, incluida la Argentina. Ese punto de encuentro diluyó el resto de las diferencias, incluida la que define la relación con el poder político de turno. La TUC nuclea a 60 sindicatos, de los cuales sólo 16 son de origen laborista, como el actual gobierno británico.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.