ECONOMíA › UN REPRESENTANTE DE MILES DE BONISTAS ITALIANOS RECOMENDó ACEPTAR LA OFERTA DEL GOBIERNO

“Es el momento de entrar al canje”

Tullio Zembo encabeza uno de los principales grupos de holdouts italianos. Su consejo de participar de la reestructuración de deuda contrasta con la posición que tuvo en 2005, cuando sugirió rechazar la oferta. Para el Gobierno, es una buena señal.

“Les aconsejo que entren, sin duda. No hay ninguna opción a no entrar al canje. Este es el momento.” La frase marketinera no fue pronunciada por ningún funcionario del Gobierno, sino por uno de los abogados que representa a unos 400 mil bonistas italianos con deuda argentina todavía en default. Se trata de Tullio Zembo, que en 2005 tuvo una posición muy dura respecto de la reestructuración que planteó la Argentina a los acreedores. El abogado del Movimiento Nacional de Defensa de Derechos Italianos en el Exterior (Middie) –se presentó como candidato a senador en Italia por esa fuerza– sostuvo que la vía legal se encuentra agotada, por lo cual exhortó a estos holdouts a “modificar sus posiciones”. Desde el Ministerio de Economía recibieron estos dichos como una buena antesala de lo que será el nivel final de aceptación a la operación. Esta es la primera manifestación luego de que el organismo regulador del mercado italiano autorizara el canje. Todavía resta que se exprese la Task Force Argentina, que nuclea a 180 mil bonistas. Nicola Stock, su presidente, aseguró que lo haría luego del pronunciamiento de la comisión de valores italiana.

La Consob –regulador de Italia– dio anteayer su autorización a Economía para que registre nuevos títulos en ese mercado. De esta manera, los bonistas también tuvieron vía libre para manifestar públicamente sus opiniones. Zembo hizo punta con una postura que nada tiene que ver con la esbozada desde 2005 hasta aquí. “La perspectiva para el canje es muy viable y muy interesante. Los que están en la negativa, creo que tendrán que modificar sus posiciones”, dijo el abogado. Zembo reside en la Argentina desde 1986 y representa además a la Asociación de Consumidores Bancarios Italianos (Adesbef).

Durante el proceso de registración del canje e intercambio de documentos entre Economía y los órganos reguladores internacionales, la Consob mantuvo la postura más dura. Sucede que ese organismo carga con la cruz de haber hecho la vista gorda mientras varios bancos de inversión recomendaban a sus clientes posicionarse en bonos argentinos hasta días antes de que el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá declarara el default en 2001.

Durante la etapa 2005 del canje, un gran número de bonistas italianos desecharon la oferta y eligieron continuar por la vía legal. “Embarcarse en un hipotético juicio hacia la Argentina, para mí, tiene muchas limitaciones de carácter resolutivo. Hay que entrar en el canje, sin duda”, recomendó ahora Zembo, quien representa legalmente a casi todos los bonistas italianos que no ingresaron en aquella oportunidad. “No habrá muchas otras alternativas”, agregó el letrado en declaraciones radiales.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, manifestó sobre el tema que las condiciones para iniciar el proceso de canje son “espectaculares”. “Estamos en una muy buena performance”, dijo. Según argumentó, la propuesta “es más beneficiosa para el país que la expresada en 2005”. Los bonos que se entregarán a los acreedores serán los mismos que se ofrecieron en aquella oportunidad (Discount y Par), respetándose las jurisdicciones y monedas de origen. No obstante, la quita total sobre el valor presente será mayor. Estoy convencido de que va a salir todo bien”, agregó Fernández.

El jefe de ministros rechazó que la crisis que afecta la economía griega tenga impacto sobre la operación. “La situación de Grecia, Portugal y España es de hace unos cuantos meses. No tenemos nada que ver”, consideró el funcionario. No obstante, en Economía se mostraron aliviados al conocerse que la Reserva Federal mantendrá, al menos en el corto plazo, su tasa de interés cercana a cero.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, también manifestó su apoyo al canje. “Esto le permitirá al país un mayor desarrollo de la actividad económica y un crecimiento en la producción y en el empleo”, sostuvo. El gobernador opinó que la operación permitirá en el futuro “obtener una tasa de interés del 5 por ciento, como tiene Chile, Uruguay y Brasil y no del 15 como ocurre actualmente”. El Banco Provincia, en tanto, logró colocar ayer 220 millones de pesos en una nueva licitación de Letras de la entidad. Se registró record de ofertas, que permitió reducir la tasa de interés. La tasa de corte para plazos cortos fue de 11,9 por ciento y para los largos de 12,50.

Compartir: 

Twitter
 

Amado Boudou, ministro de Economía, confía en una alta adhesión de bonistas al canje.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.