EL PAíS › ACTIVISTAS DE LA FALGBT ESPERABAN PARA FESTEJAR

“Se empañó la fiesta”

 Por Emilio Ruchansky

Había 300 personas acreditadas para entrar al Congreso de la Nación, otras tantas afuera, dispuestas a festejar, y miles siguiendo por radio y televisión las alternativas de la que prometía ser una votación crucial para la historia de la igualdad de derechos en América. Hasta se organizó una conferencia de prensa para las 10 en el Hotel Bauen, donde activistas de la Federación Argentina de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Trans (Falgbt) junto a integrantes del Instituto contra la Discriminación y legisladores porteños destacaron la importancia de que se trate la ley de matrimonio para personas del mismo sexo. Dos horas después, la alegría se desvaneció. No hubo quórum para tratar el proyecto.

“Yo siempre pedí que se tratara primero la reforma del Código Civil porque había más consenso, pero no hubo caso. Ahora se rompieron todos los pactos políticos, es necesario que todos nos comprometamos a ir”, decía ayer, sin ocultar la bronca, la diputada Vilma Ibarra, una de las autoras del proyecto de ley. Según contó Ibarra, el martes pasado, durante la reunión de Labor Parlamentaria, se negaron a su propuesta los jefes de bloque del Peronismo Federal y de la UCR, Felipe Solá y Oscar Aguad; Patricia Bullrich, de la Coalición Cívica, y Pino Solanas, de Proyecto Sur. Ibarra estaba trabajando en su despacho ayer, dijo, sin saber que el bloque kirchnerista y otros legisladores, que se oponían al proyecto que ella presentó, habían decidido no dar quórum. El titular del bloque oficialista, Agustín Rossi, quien apoyó la reforma de los artículos 172 y 188 del Código Civil para que puedan casarse las parejas del mismo sexo, reconoció que “fue un error haber mezclado los dos temas” y propuso que el miércoles que viene, a las 10, se realice una sesión especial dedicada exclusivamente a debatir el matrimonio homosexual.

Esta idea no tuvo buena recepción en la Falgbt. Su titular, María Rachid, explicó que en las sesiones especiales puede dificultarse el quórum. “Los presidentes de algunos bloques opositores pueden decidir no ir porque la propuesta sale del oficialismo”, dijo Rachid, quien planteó que la votación debe hacerse en la próxima sesión ordinaria. “Queremos que sea el primer tema a tratar y que no haya trampas. El tema del impuesto al cheque era sobre algo reglamentario, no de fondo, no se jugaba la coparticipación federal. Quizá se apruebe en el recinto, pero el Ejecutivo lo puede vetar”, dijo la titular de la Falgbt.

Para Rachid, en concreto, la discusión que iba a darse ayer sobre la ley del cheque no tiene ningún efecto sobre la vida de la gente. “Pero lo del casamiento les va a cambiar la vida a muchísimas personas en Argentina, entonces por una disputa política, de poder, se empañó y postergó un día de fiesta. Vinieron de todo el país para festejar, en base a los compromisos políticos. Necesitamos que además de apoyar, en el Congreso hagan todo lo posible para que se trate el proyecto”, dijo.

Ayer al mediodía, cuando se supo que no habría actividad parlamentaria, los activistas que se habían agolpado sobre la Avenida Rivadavia y Riobamba aprovecharon cada semáforo en rojo para pedirles a los automovilistas que tocaran bocina para repudiar la falta de quórum. Muchos de ellos habían pedido el día en sus trabajos o viajado desde muy lejos, por lo que la bronca era indisimulable, al igual que los insultos. “No sé cuántos podrán volver la semana que viene, la verdad es que todo esto nos tomó por sorpresa”, reconoció Rachid.

La Falgbt y la Comunidad Homosexual Argentina habían enviado cartas al Congreso en las que pedían prioridad en el tratamiento del proyecto, sabiendo que la ley del cheque aprobada de forma polémica por el Senado podía complicar el panorama. El martes por la noche, cuando se decidió lo contrario, varios diputados kirchneristas y radicales aseguraron al activismo local que habría quórum. Ayer, poco importaban las declaraciones cruzadas entre opositores y oficialistas a los militantes que desconcentraron llevando las banderas que esperan volver a traer hasta el Congreso la semana que viene.

Alex Freyre, quien se casó en Ushuaia con José María Di Bello en diciembre pasado, en lo que fue el primer matrimonio homosexual de América latina, aseguró: “Los votos están, eso no hay duda. La próxima semana cuando haya reunión en el Congreso se va votar y se va votar a favor, pero es una vergüenza que no se sienten a votar la ley de la igualdad. La historia los está juzgando”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “Se empañó la fiesta”
    Por Emilio Ruchansky
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.