EL PAíS › POR FALTA DE QUóRUM, DIPUTADOS NO TRATó EL IMPUESTO AL CHEQUE NI EL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO

Una pelea que enfrenta a todos contra todos

La imposibilidad de debatir en el recinto ayer desató acusaciones entre todos los bloques legislativos. Ahora buscan la forma de acordar el tratamiento del proyecto de casamiento gay. El oficialismo propuso hacer una sesión especial.

 Por Miguel Jorquera

La falta de quórum frustró la sesión de Diputados donde se iba a debatir la coparticipación total del impuesto al cheque y el matrimonio de personas del mismo sexo y desató una serie de acusaciones cruzadas entre todas las bancadas políticas. El peronista anti-K Felipe Solá y la cívica Patricia Bullrich pidieron que se levantara la sesión y cargaron la responsabilidad sobre el kirchnerismo y sus aliados, que no estaban presentes, a pesar de que el Grupo A tampoco sentó a su propia tropa para garantizar el tratamiento del impuesto al cheque. Desde Nuevo Encuentro, Vilma Ibarra –impulsora del proyecto sobre el matrimonio homosexual– afirmó que la sesión se cayó por “una canallada de quienes no quieren la ley” y le atribuyó su propia “demora” para llegar al recinto a que “no pensamos que se rompería el acuerdo” sellado el martes. Desde Proyecto Sur criticaron a oficialistas y opositores por igual, por “no querer tratar el DNU 1953 que habilitó el canje de deuda”, el tercer punto del temario. En tanto, socialistas y el GEN cuestionaron a sus aliados por derrumbar la sesión y avanzaron en la decisión de romper lazos con el Grupo A. Ahora la discusión pasa por cómo se tratará el proyecto de matrimonio gay, donde la mayoría de los bloques tiene propuesta propia e impone condiciones.

Solá fue quien pidió al presidente del cuerpo, Eduardo Fellner, que la sesión se diera caída ante la falta de quórum (129 diputados) y cumplido el tiempo reglamentario de espera. Habían pasado 40 minutos de la hora fijada para sesionar. Eduardo Macaluse, del interbloque de Proyecto Sur, trató de interceder y solicitó un poco más de “flexibilidad”. En ese momento, el tablero electrónico marcaba 116 diputados presentes, mientras muchos otros deambulaban en los alrededores del recinto. Pero Bullrich exigió que se cumpla el reglamento “sin excepciones”. Fellner dio por cumplido el tiempo. El tablero se apagó con 110 legisladores sentados en sus bancas.

Solá y Bullrich apuraron la clausura del debate pese a las advertencias que habían lanzado sobre la continuidad de Fellner al frente de la Cámara, si éste no ponía a consideración del pleno la habilitación del tratamiento en Diputados de la polémica media sanción del Senado sobre la coparticipación del impuesto al cheque: primer tema de la fracasada sesión de ayer.

Desde el conglomerado opositor le apuntaron al kirchnerismo, pero pusieron en el centro de las críticas a los diputados de Nuevo Encuentro, el bloque que encabeza Martín Sabbatella.

El oficialismo defendió su postura a través de su jefe de bloque, Agustín Rossi. “Nunca vamos a estar de acuerdo con el impuesto al cheque, por eso no dimos quórum. Este expediente, que no fue votado en el Senado con la mayoría calificada que impone la Constitución, no debe tratarse en la Cámara de Diputados”, sostuvo el santafesino. Rossi adelantó que habilitarán el debate sobre el tema en una sesión especial para el miércoles próximo. Por la noche, el Frente para la Victoria presentó formalmente el pedido ante Fellner, con el matrimonio entre personas del mismo sexo como único tema. El interbloque de proyecto Sur, socialistas y el GEN pidió que el martes se acuerde, en una sesión especial, el temario para el miércoles, en el que estarían incluidos todos los proyectos que figuraban en la agenda de ayer.

Sabbatella e Ibarra, que llegaron al recinto minutos después que se levantara la sesión, fueron abordados por los periodistas para que explicaran su ausencia para dar quórum, pero los gritos de la diputada de la Coalición Cívica Fernanda Gil Lozano en medio del Salón de Pasos Perdidos acapararon la atención.

“Es una vergüenza que justo ellos –refiriéndose a Ibarra y Sabbatella– no dieran quórum. Mienten, dicen ser la oposición, ser de izquierda y progresistas pero son una colectora del kirchnerismo”, soltó de corrido la legisladora –que trabajó junto a Ibarra en la elaboración del proyecto– sin reparar en que desde su propio bloque pidieron que se cayera la sesión.

“Me hago cargo de la torpeza pero no voy a aceptar ni permitir que digan, seriamente, que tuve un acuerdo espurio de ninguna índole. Yo presenté este proyecto y lo milité como nadie”, replicó Ibarra. Luego explicó que “había un compromiso de todos los bloques para que hubiera sesión y se aprovechó un retraso de pocos minutos para imponer lo que quieren los sectores más conservadores. Fue una canallada”.

Desde el interbloque de Proyecto Sur coincidieron en asociar “al oficialismo y varios bloques del grupo A” en el fracaso de la sesión. “Unos no querían tratar el matrimonio entre personas del mismo sexo, otros no querían tratar la ley de cheque y nadie quería tratar el tema deuda externa”, sostuvo Macaluse. Fernando “Pino” Solanas embistió contra quienes “se negaron a tratar el decreto 1953 que habilitó la emisión de bonos para el canje de la deuda” pero tampoco dudó en apuntarle al ex intendente de Morón: “La perla negra del día fue para Sabbatella”, expresó el cineasta, parafraseando al ex árbitro Guillermo Nimo.

El jefe de la bancada de la UCR, Oscar Aguad, que se había opuesto sin suerte a que las organizaciones de gay y lesbianas ocuparan las bandejas del recinto durante el debate, responsabilizó del fracaso a “quienes quieren eludir el ingreso del impuesto al cheque” a la Cámara baja.

El GEN y el socialismo repartieron responsabilidades a través de un comunicado: “A los pseudo progresistas que, para frustrar el ingreso del expediente del impuesto al cheque, sacrificaron el tratamiento del matrimonio de personas del mismo sexo. También a quienes se comprometieron a sesionar y volvieron a sobreponer sus propios intereses políticos y solicitaron el levantamiento de la sesión”. Luego, socialistas y margaritos pegaron el portazo en la reunión que mantuvieron en el Grupo A en medio de una dura discusión y adhirieron a la propuesta de Proyecto Sur de solicitar para la semana que viene una sesión con el mismo temario de la frustrada ayer. Sin acuerdo, radicales, cívicos, peronistas disidentes y macristas postergaron una definición.

Compartir: 

Twitter
 

Felipe Solá y Patricia Bullrich fueron los que pidieron que se levantara la sesión rápidamente.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.