ECONOMíA › EMPLEO MUNDIAL SIN RECUPERACIóN

Reacción lenta

 Por Tomás Lukin

La recuperación del sendero de crecimiento económico, la inversión, el consumo y el intercambio comercial a escala global que comenzó el año pasado no tiene un correlato en la creación de puestos de trabajo. Un informe elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que la cantidad de desocupados ascendió a 205 millones de personas el año pasado, una cifra similar a la registrada en 2009. El documento proyecta que la dinámica laboral mejorará levemente durante los próximos doce meses, hasta los 203 millones de desocupados. En ese escenario, los asalariados en situación de vulnerabilidad representan al 50 por ciento de la fuerza laboral mundial y la cantidad de personas que ganan menos de 1,25 dólares por día aumentó en 40 millones durante 2009. Los mercados de trabajo en los países en desarrollo muestran una evolución más sólida que las principales potencias económicas mundiales. En ese sentido, el informe de la OIT que se presenta hoy destaca la recuperación de los niveles de empleo en Argentina, Brasil y Uruguay.

Las cifras que presenta el informe Tendencias globales de empleo 2011 reflejan la profundidad del impacto del crisis sobre los distintos mercados de trabajo alrededor del mundo. “Precisamos repensar las combinaciones típicas de políticas macroeconómicas y hacer de la creación de empleo un objetivo tal como lo son las altas tasas de crecimiento, la baja inflación y los presupuestos públicos equilibrados”, expresó el director general de la OIT, Juan Somavía. El documento enfatiza la necesidad de promover medidas para fortalecer la demanda interna y el incremento de la protección social.

Según sostiene la entidad, el mercado de trabajo tarda entre cuatro y cinco años más en recuperarse que otras variables económicas, nunca sin dejar secuelas sobre la distribución del ingreso, la calidad del empleo y las remuneraciones. Para 2011, el documento estima una leve mejora en la tasa mundial de desempleo, de 6,2 a 6,1 por ciento, significativamente por encima de la tasa de 5,6 por ciento registrada en 2007, antes de la crisis.

El impacto de la crisis sobre el nivel de empleo y el ritmo de la recuperación varían según la región. El 55 por ciento del incremento en el desempleo global entre 2007 y 2010 se produjo en las economías desarrolladas. A pesar de la reactivación económica, el desempleo promedio en las economías europeas y en Estados Unidos ascendió al 8,8 por ciento durante el año pasado. En muchos de esos países los trabajadores experimentaron rebajas salariales, la flexibilización de la legislación laboral y la reducción de los beneficios de la seguridad social. En España el desempleo llegó a superar el 20 por ciento.

En América latina, el desempleo urbano recuperó los niveles previos a la crisis, al caer hasta el 7,4 por ciento. Los últimos datos disponibles para Argentina, correspondientes al tercer trimestre de 2010, se ubican en 7,3 por ciento. En la región, el crecimiento impulsado por políticas de impulso a la demanda efectiva, el despliegue de políticas activas de empleo y el sólido comportamiento de las cuentas externas permitió crear 1,2 millones de trabajo. Para 2011, la OIT proyecta que a pesar de la desaceleración en el ritmo de crecimiento, la desocupación caerá hasta el 7,2 por ciento.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.