ECONOMIA › CERTIFICADO DE SALUD Y EDUCACION DE LA AUH

Más dinero para beneficiarios

 Por Roberto Navarro

A fines de mayo, más de 3 millones de beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo ya presentaron los certificados de salud y educación exigidos por la Anses para mantener el beneficio. En la actualidad, 3.580.000 reciben la AUH. Así, a cinco meses de comenzado el año, el 85 por ciento cumplimentó el trámite. Las familias reciben mensualmente el 80 por ciento del beneficio y para cobrar el 20 por ciento restante y mantenerlo deben presentar anualmente certificados de salud y escolaridad. Según el último informe del Ministerio de Educación, desde el inicio de la implementación del nuevo derecho, el promedio de nuevas matrículas de estudio entre escuelas primarias y secundarias se incrementó en un 22,3 por ciento.

La media mensual de pagos de la Anses por la AUH es de 650 millones de pesos. En los últimos cuatro meses subió a 850 millones de pesos, por el pago del saldo del 20 por ciento relacionado con las acreditaciones de salud y educación. Fuentes del Ministerio de Economía señalaron a Página/12 que el incremento del monto recibido por las familias se sintió en el consumo de la clase baja de la población. Un informe del Conicet, elaborado por el economista Demian Panigo, señala que “la AUH pulverizó la indigencia entre los menores de 18 años. En esta franja etaria, el porcentaje de indigentes cayó a 1,7 por ciento. La mayor caída de la indigencia se dio en las familias conformadas por madres solteras”.

“Dado el inicio de la temporada escolar en marzo, la Anses recibe la mayor cantidad de libretas con datos de acreditación durante esos primeros meses del año. Desde el inicio de la Asignación por Hijo ya hemos logrado acreditar el cumplimiento de las condicionalidades de salud y educación de 3.051.000 niños. En total, el reconocimiento recibido por ir a la escuela y tener el control médico permitió pagos por más de 764 millones de pesos, desde que se puso en funcionamiento la AUH”, señala un informe oficial.

Cuando se creó la AUH, el beneficio era de 180 pesos por mes; a mitad de 2010 se elevó a 220 pesos. Cada beneficiario recibió 176 pesos mensuales y ahora, al presentar los certificados, recibe 44 pesos por cada mes que cobró. El año pasado, en marzo, se liquidaron los meses de noviembre y diciembre de 2009, y enero y febrero de 2010. Ahora recibirán el saldo de marzo de 2010 a diciembre de 2010: diez meses juntos. Así, cada chico recibirá 440 pesos más los 176 del mes. El estímulo para estas familias es grande, ya que una compuesta por tres hijos va a recibir 1320 pesos adicionales a los 528 del mes.

En la liquidación de mayo, que será percibida durante junio, los grupos familiares que presentaron las libretas tienen en promedio 1,7 niño. Esto implicó que cada grupo familiar que cumplió con las condicionalidades de la prestación recibirá 644 pesos promedio como complemento. Con respecto al beneficio mensual, el informe señala que “los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo para Protección Social son cerca de 3,58 millones de niños, que corresponden a 1,89 millón de grupos familiares. El importe medio recibido por cada mamá o responsable de familia es de más de 335 pesos”.

Las certificaciones comenzaron a llegar a la Anses en enero y mantienen un ritmo creciente, que en mayo llegó a 680 mil certificados. El viernes último, cuando se cerró el informe mensual, ya había pedidos de turnos para presentación de certificados de otros 53 mil beneficiarios. El decreto que creó la AUH prevé que los chicos que no presenten las certificaciones de salud y educación no sólo no cobrarán el 20 por ciento adeudado de los últimos diez meses de 2010: también perderán el beneficio. En los últimos seis meses se dieron de baja un promedio de 15 mil beneficiarios por mes. La mayor parte de ellos volvió a conseguir la AUH poco tiempo después, al presentar las certificaciones.

El sistema está organizado para que los padres reciban tres avisos antes de que caiga el beneficio. Los primeros por carta o mensaje de texto, y el último figura en el mismo ticket de cobro. Los beneficiarios tienen un año para presentar los comprobantes. Para el período marzo-diciembre de 2010 tienen hasta diciembre de 2011 para acreditar que los niños cumplen con las exigencias de salud y educación. Cuando no lo hacen, la Anses gira un expediente al Ministerio de Desarrollo Social para que evalúe si es posible solucionar el caso. Si no es así, se da de baja, pero la familia tiene la posibilidad de presentar las certificaciones nuevamente y volver a obtener el beneficio. Si lo hace antes de los tres meses, cobra todo el período con retroactividad.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pablo Piovano
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared